El relato del "Beto" sobre el momento de aprendizaje

El desempeño de Adolfo Gaich en los Juegos Panamericanos de Lima con la Selección Sub 23 fue superlativo y maravilló al fútbol argentino. El joven delantero volvió de Perú, se puso rápidamente bajo las órdenes de Juan Antonio Pizzi y ya ilusiona a los hinchas de San Lorenzo.

Uno de los consultados por el nuevo diamante en bruto que tiene el Ciclón en su plantel fue Alberto Acosta, palabra más que calificada puertas adentro del club de Boedo. El Beto no dudó en tirarle flores al cordobés, de 20 años, y para explicar su dedicación hacia el deporte contó una anécdota de cuando fue parte de la comisión de fútbol juvenil de la institución azulgrana.

"Tengo una historia con este chico de cuando estuve en San Lorenzo, fue increíble. Había un entrenamiento de definición y (Hugo) Tocalli realmente es increíble cómo entrena, todo el tiempo los forzaba a los chicos. Había jugadas que no le salían al pibe, que recién empezaba en Reserva y se puso mal, llegó casi hasta las lágrimas. Me dio una pena… Terminó el entrenamiento, fui a la cancha y lo abracé. Le dije que eso le iba a servir. Y me dijo: 'Sí, seguro que me sirve, pero no puedo meterla en el arco'. Él se acuerda muchísimo de eso cada vez que voy a ver un entrenamiento", recordó Acosta en diálogo con el programa La Oral Deportiva.

La relación entre el Beto y Gaich es especial por varios motivos: el cordobés tiene al ex campeón de la Copa América con la Selección como uno de sus referentes, junto con Robert Lewandowski y Zlatan Ibrahimovic. De familia hincha de San Lorenzo, su primera vez en el Nuevo Gasómetro viendo al "Ciclón" fue justamente en la despedida de Acosta como futbolista profesional, en 2003.

El Beto Acosta contó el día que consoló a Gaich en un entrenamiento de Reserva (FOTO: NA)
El Beto Acosta contó el día que consoló a Gaich en un entrenamiento de Reserva (FOTO: NA)

Además de consagrarse con la medalla de oro en lo Panamericanos, el Tanque se despachó con seis dianas en cinco  partidos diputados, convirtiéndose en el goleador del seleccionado dirigido por el Bocha Batista y del certamen.

Gaich sabe que pese a su performance con la Albiceleste, debe ganarse un lugar en la consideración del DT del Cuervo. Es por eso que se negó a tomarse vacaciones después de su actuación en Perú y se sumó a los entrenamientos con la Primera. "Tengo la espina y las ganas de jugar en San Lorenzo. Tengo la cabeza puesta en el club. Ya pasó lo de la Selección a pesar de que estoy disfrutando todo lo que dejó, pero la mente está en pelearla en el Ciclón", había declarado hace unos días.

En el medio, son varios los clubes europeos que le siguen los pasos: Feyenoord de Holanda, Everton de Inglaterra y Lazio de Italia mostraron interés por sus servicios. La cláusula de salida asciende a 15 millones de dólares y el mercado de pases en el Viejo Continente termina a fin de mes.

Sin embargo, en el entrenamiento del martes, el delantero sufrió una contractura en el isquiotibial derecho que lo dejó complicado de cara al duelo del próximo sábado, desde las 17.45, ante Rosario Central por la tercera fecha de la Superliga.

Seguí leyendo: