Alejandro Sabella, junto a sus escuderos Gugnali y Camino, dan la arenga al plantel en el Mundial de Brasil 2014 (Foto: Télam)
Alejandro Sabella, junto a sus escuderos Gugnali y Camino, dan la arenga al plantel en el Mundial de Brasil 2014 (Foto: Télam)

Un día como hoy, pero de 2014, Argentina perdía la final de la Copa del Mundo en el mítico Maracaná de Brasil. Aunque la Selección había sido superior, fue Alemania que se coronó campeón gracias al gol de Mario Götze en el segundo tiempo suplementario. Dos de los artífices principales de aquella campaña que lideró Alejandro Sabella la recuerdan con "orgullo". Claudio Gugnali y Julián Camino, los escuderos de "Pachorra", rememoran con Infobae aquella cita mundialista que "con el tiempo se ha ido valorando más".

También destacan el grupo humano que se forjó en medio de grandísimas figuras y lamentan que Lionel Messi no haya podido coronar con el título su paso por la Selección. Qué opinan de la nueva camada de futbolistas que se presentó en la Copa América de Brasil y del futuro de Lionel Scaloni como DT. La crítica a los entrenadores "que hablan desde afuera y no se involucran" y la sorpresa por el "olvido" hacia el cuerpo técnico que hizo historia al alcanzar una final de un Mundial luego de 24 años.

¿Qué es lo primero que se les viene a la mente de aquel domingo 13 de julio de 2014?
Gugnali: "Orgullo. Después de 24 años la Selección volvió a jugar una Final. Si me decís si cambiaría algo te digo no, haría exactamente lo mismo, aún perdiendo la final. No tenemos nada que reprocharnos. Estuvimos humildemente a la altura de las circunstancias y representamos al país de la manera que la gente quería. Veíamos desde allá a la gente que salía a festejar ante cada paso que dábamos. Contra Alemania se jugó de la mejor manera. Desde la entrega, desde lo táctico… Creo que fallamos en la definición, después fuimos superiores en todo el partido ante una Alemania que había jugado un día y había goleado 7-1. En cambio nosotros lo hicimos un día después, con alargue y penales (frente a Holanda). Llegamos muy desgastados. Orgullo es lo que siento".

Camino: "Fue uno de los mejores momentos de mi carrera. Haber estado en el Mundial y representando a la Argentina y en Brasil, para mí fue muy importante. Mis hijas me decían si cuando estábamos jugando esos partidos definitorios nos dábamos cuenta del lugar en el que estábamos, cómo se festejaba en Argentina y todo lo que estaba pasando. Y no. Estábamos tan concentrados, que terminaba un partido y en el avión de regreso pensábamos en el armando del entrenamiento del otro día. No se pudo disfrutar y se nos pasó rápido, en ese sentido fue todo difícil para nosotros. Pero la verdad es que no estamos arrepentidos de nada".

Alejandro Sabella (DT) junto a sus ayudantes de campo Julián Camino (izquierda) y Claudio Gugnali (derecha) y el preparador físico Pablo Blanco (centro) en la presentación del cuerpo técnico de la selección en el predio de Ezeiza (Foto: NA)
Alejandro Sabella (DT) junto a sus ayudantes de campo Julián Camino (izquierda) y Claudio Gugnali (derecha) y el preparador físico Pablo Blanco (centro) en la presentación del cuerpo técnico de la selección en el predio de Ezeiza (Foto: NA)

Si hay algo que se destaca de ese ciclo es el grupo humano que pudieron forjar, pese a que estaba conformado por muchas estrellas. ¿Es así?
Camino: "El grupo que decidimos que nos acompañe al Mundial fue espectacular. Nos llevábamos muy bien entre todos. El que no jugaba, apoyaba desde afuera. Antes de ir al Mundial pensábamos que se nos iba a ser difícil estar con tantas figuras. Estuvimos en total casi 45 días juntos y los jugadores se comportaron unos fenómenos, siempre predispuestos al trabajo y en ningún momento sentimos que nos rodearan figuras. Simplemente eran jugadores que estaban buscando un triunfo para llegar lo más alto posible con la camiseta argentina que se le estaba negando. Para mí es una generación espectacular. Lamentablemente no pudo concretar ni el Mundial ni la Copa América. La verdad se merecía ganar algo por la calidad de jugadores y el grupo humano que conformaron estos chicos".

Gugnali: "Lamentablemente hubo mucho desprecio hacia ese grupo de jugadores. Fueron injustamente cuestionados y muchos de ellos marcados por esas críticas renunciaron a la Selección. Otros van quedando, pero se los maltrató. Con el tiempo tiempo vemos lo difícil que se nos va a hacer llegar a otra final. Me parece que en ese momento ese grupo no se los consideró de la manera que deberían".

¿Creen que con el tiempo se valora más esa final alcanzada?
Gugnali: "Es un defecto de los argentinos: valoramos las cosas cuando ya no están y no disfrutamos cuando las tenemos. En ese momento había muchos cuestionamientos de parte del periodismo por el funcionamiento y porque el equipo era muy vertical y defendía mal, decían. La gente no es tan detallista y cuando ven esfuerzo, respeto y gente de trabajo te acompaña. Igual a esa Selección se la disfrutó bastante y se fue metiendo en la gente. Le mostramos algo genuino, puro y responsable. Fuimos subcampeones y llegamos a Ezeiza y tuvimos que ir a contramano porque no podíamos salir de autos y gente que había. No fuimos al Obelisco, donde había miles esperándonos, porque nadie nos garantizaba la seguridad. A muchos de los jugadores, como Biglia y Mascherano, los condecoraron o fueron recibidos en los palacios municipales. Los chicos tuvieron su reconocimiento. Nuestro gran premio fue haber haber logrado que la selección argentina en el Mundial 2014 sea una gran familia".

Camino: "Sí, ahora se está valorando un montón. Primero por lo que nos comentan y porque nos llaman, y segundo porque lamentablemente Argentina no ha podido hacer un Mundial bueno. Éramos criticados por la forma de jugar pero estábamos convencidos de lo que estábamos haciendo. Llegamos a la final y creo que el mejor partido lo perdimos".

La Selección Argentina logró una gran conexión con el público en el Mundial de Brasil 2014 (Foto: NA)
La Selección Argentina logró una gran conexión con el público en el Mundial de Brasil 2014 (Foto: NA)

Lograron una conexión con la gente como hacía mucho tiempo no se vivía. ¿Eso lo palparon?
Gugnali: "Estamos muy lejos de aquello. Aunque hoy pasa lo mismo que pasaba cuando nos hicimos cargo: había un desencuentro de la gente con la Selección y ya en 2014 con la llegada del equipo a cada estadio, lo que se vivía en Brasil, en cada ciudad y en Argentina fue una demostración de afecto enorme. Hincharon por la Selección, algo que no pasaba hacía mucho tiempo. Por eso me da pena que hoy no ocurra eso".

¿Por qué con todos los pergaminos con los que se fueron, no los volvieron a llamar?
Gugnali: "Así es la Argentina y el fútbol es el fiel reflejo de la sociedad. Así estamos. Es triste que nadie se haya acercado a preguntarnos aunque sea cómo lo hicimos y en qué nos equivocamos o en qué acertamos para luego seguir un poco por el mismo camino. Pasaron cinco años y se va enfriando todo lamentablemente. En este país no es extraño, es lo más normal que ocurra. Acá no construimos, reconstruimos siempre. Así es nuestra forma de vida. No sirve poner un ladrillo arriba del otro, acá hay que tirar abajo una pared y hacerla de nuevo, entonces se pierde mucho tiempo. Hay selecciones en todo el mundo que ponen un ladrillo arriba del otro y cuando los enfrentabas antes que les ganabas fácil, ahora se hace más cuesta arriba. Porque tienen un proyecto. Acá es difícil constituirlo y continuarlo".

Camino: "No lo sé, habría que preguntarles a ellos. Cada uno tiene su forma de trabajar y hay que respetarla. Nosotros siempre hemos estado a disposición de cualquier cuerpo técnico que nos quiera consultar cómo trabajamos y por supuesto que ayudaríamos encantados porque a nosotros nos gusta que a la Selección le vaya bien. Sobre todo a estos chicos que son unos fenómenos".

Alejandro Sabella y Javier Mascherano durante el Mundial de Brasil 2014 (Foto: AP)
Alejandro Sabella y Javier Mascherano durante el Mundial de Brasil 2014 (Foto: AP)

¿Cómo ven el presente de la selección argentina, tras lo ocurrido en la Copa América de Brasil?
Gugnali: "Está en recambio. Desde mi lugar no puedo evaluar lo que está bien o mal, no es ético eso y no me gusta cuando los colegas opinan de colegas. En la Selección hay un director y dirigentes que son los que tienen que evaluar. Era un poco lógico el cambio de jugadores, pero con todo respeto no tienen la calidad de los que estaban antes. Tendrán que trabajar mucho para crecer como equipo y como grupo. Ese será el gran desafío, hacer un grupo compacto y fuerte. Se vienen una Eliminatorias que no serán fáciles".

Camino: "Se sabía que iba a ser así. Cuando cambias siete u ocho jugadores te va a costar un campeonato o dos. Lo más importante es que lleguen bien al Mundial. Podés hacer una mala campaña en Eliminatorias, pero si sos fuerte en el Mundial te va a ir bien. Creo que a Scaloni le pasó lo mismo que a nosotros: no empezó bien pero terminó mejor. El equipo contra Brasil (en las semifinales) la verdad jugó muy buen. Con Colombia (en el debut) le costó y había jugado un poquito mejor, luego fue superado. Con el correr de los partidos y entrenamiento vas mirando a los jugadores y pensás cómo querés jugar y vas ordenando. A las semifinales se llegó muy bien y si se alcanzaba la final no tengo dudas de que la ganábamos".

Hoy el tema de debate es nuevamente Lionel Messi. ¿Qué genera que aún no haya podido lograr un título con la Selección?
Gugnali: "Es injusto lo que ocurre con él. No sabemos cobijar al mejor del mundo. Es una picardía porque ya tiene 32 y le queda un Mundial. Es una pena no aprovecharlo. No debemos meterlo en estas situaciones que terminan feo y expulsado. Yo lo quiero mucho y él tiene un gran respeto por nosotros. Siempre viene con ganas de ganar algo con la Argentina, pero lamentablemente no se le ha dado hasta ahora. Sinceramente, me da mucha pena".

Camino: "El fútbol es injusto con él. El mejor jugador del mundo, quien ha ganado todos los premios, todas las copas con el Barcelona. Le falta esto que no se le ha dado en cuatro finales, no la ha podido meter y es una lástima. Lo conocemos y sabemos cómo es en la intimidad, y mirá que tiene todo eh. La realidad es que sí, me da lástima que no lo pueda concretar con la Selección".

¿Qué opinan de este nuevo rol y sus fuertes declaraciones pos partido contra Brasil y Chile? ¿Temen una fuerte sanción de parte de la Conmebol?
Gugnali: "No me cambia nada (su nuevo rol). Para mí siempre fue el mejor del mundo y el referente futbolístico de la Selección. Es más, me preocupa que lo hayan echado porque eso no pasa nunca. Así que no disfruto esto que le pasó, no me parece que sea lo correcto, pero bueno es parte de la situación. Igualmente no creo que haya una sanción fuerte porque la Conmebol tiene una deuda muy grande por lo que fue el partido contra Brasil. Fue muy cómico. Para mí la sanción va a ser mínima".

Camino: "Prefiero no hablar de este tema. A Leo solo lo evalúo cuando juega bien o mal, el otro tema no me interesa entrar en respuestas si está bien o no. Yo lo quiero mucho y lo único que quiero es que juegue bien. El partido con Brasil es llamativo. Hubo dos jugadas muy dudosas que ni siquiera las analizó el VAR. Se equivocó claramente".

Lionel Messi, durante la Copa América de Brasil 2019 (Foto: AP)
Lionel Messi, durante la Copa América de Brasil 2019 (Foto: AP)

Marcelo Gallardo dijo que a Messi habría que cuidarlo más y no exponerlo. ¿Coinciden?
Gugnali: "Sí, claro que coincido, pero también los entrenadores argentinos que son citados a las selección argentina tienen que saber decir que sí. Dejar un poco de lado lo económico y los egos y ponerse al servicio de la Selección. Me parece que opinan desde distintos lugares y cuando tienen que ser los responsables o los invitan, y no lo digo por Gallardo, sino por muchos que han sido nombrados, después no se acercan a tratar de ser útiles a esta causa. Me parece que para opinar de Messi hay que dar muestras desde otro lugar. Leo se sabe cuidar solo, nosotros como sociedad tendríamos que darle un respaldo mejor y un poco más de equilibrio".

Camino: "Sobre los entrenadores lo único que me gustaría decir es que pido que nombren a uno, sea Scaloni o cualquiera, y punto. Se terminó ahí y luego vayamos todos para adelante. Se acercan las Eliminatorias y no tenemos que empezar a ver si viene o no y nombrar a este pero hablamos con el otro. Acá lo único que sirve es la selección argentina. Ojalá que el Comité de la AFA piense en el mejor y lo traigan, y si eligen otro entonces el que eligieron hay que apoyarlo y que todos tiren para el mismo lado".