De Felippe muestra un par de instantáneas propias de su estadía en las Islas (Nicolás Aboaf)
De Felippe muestra un par de instantáneas propias de su estadía en las Islas (Nicolás Aboaf)

Huracán había descendido y disputaba la temporada 1986/1987 en el Nacional B. Omar De Felippe había vuelto a las canchas después de su inolvidable y traumática experiencia en la Guerra de Malvinas.

El entrenador del Globo era Carlos Leone, que había sucedido a Ángel Cappa durante el transcurso de la temporada. Se iba a disputar la fecha 33 en Parque Patricios frente a Unión de Villa Krause y el DT habló con De Felippe: "¿Me jugás de 2?", fue la pregunta que contó con la aceptación del futbolista que no jugaba desde hacía tiempo.

La titularidad de Omar motivó a su madre a regresar al estadio Tomás Adolfo Ducó. Fue el compromiso que rompió un veto que se había prolongado desde que era jugador de la Novena división. "Un día fue a verme y, mi vieja, era brava. Puteó al árbitro y al técnico, porque no me ponía. Le dije 'no quiero que vengas nunca más, si algún día soy jugador de fútbol, será porque me lo gané. Y si no, no quiero que vengas más, déjame solo'. Mi vieja no fue nunca más hasta este partido", rememoró el hoy entrenador.

El rival sanjuanino era uno de los más flojos de la categoría (terminó último) pero a Huracán, que le había metido 9 goles como visitante en la primera ronda, le costó mucho. "Fuimos un desastre", confesó Don Omar sobre ese cotejo válido por la fecha 33 del certamen que vería ascender a Deportivo Armenio (campeón) y Banfield (ganador del Reducido en el que el equipo quemero quedó eliminado en semifinales ante Belgrano de Córdoba). Igualmente fue triunfo 3-2 para el dueño de casa en Parque Patricios, con una gran actuación del Toti Iglesias.

Y ese día tuvo lugar una cruda anécdota, con la madre de Omar De Felippe como protagonista. Él mismo la contó en el programa radial El que abandona no tiene premio (FM 947): "Un tipo dijo '¡De Felippe, te hubieran matado en las Malvinas!'. Tuvo la desgracia de estar al lado de mi vieja. Agarró, se paró, lo tocó y cuando se dio vuelta le dio una piña… le dijo 'yo soy la madre', lo re puteó. Ahí el tipo reaccionó y le dijo 'señora, discúlpeme' y agarró y se fue de la cancha".