Daniel Angelici, presidente de Boca (Nicolás Aboaf)
Daniel Angelici, presidente de Boca (Nicolás Aboaf)

Boca es el actual bicampeón del fútbol argentino, pero las finales contra River por la Supercopa Argentina y la Copa Libertadores hicieron despertar el enojo de los hinchas y el principal foco de las críticas pasó a ser Daniel Angelici.

El presidente del "xeneizeconfirmó que no irá por la reelección pese a que un decreto presidencial le abrió una puerta para hacerlo, analizó su gestión al frente de la institución, rememoró los cruces ante el Millonario y contó detalles de cómo era la relación entre Guillermo Barros Schelotto y Carlos Tevez. En esta nota, las frases más importantes de una entrevista realizada por el diario deportivo Olé.

La re-reelección:

– "Yo creo en la alternancia en la instituciones. Estoy agradecido con todos los socios que me permitieron estar estos ocho años. Siempre dije que terminaba mi mandato en 2019 y volvía a mi trabajo".

– "Me voy tranquilo. Porque más allá de no haber podido ganarlas, hemos llegado a las finales de dos Copa Libertadores. Y es complicado llegar hasta ahí. Después, hemos puesto en la vitrina del club cinco copas más en estos siete años y me hubiera gustado ganar todo. No creo que lograr la Copa me hubiera hecho el mejor presidente. Y por no haberla ganado, creo que tampoco soy el peor. Fui un presidente que trabajó honestamente, con errores y acierto, y que no utilizó nada de la institución para beneficio personal, ni el coche, ni la tarjeta de crédito, ni el teléfono. Al club hay que venir a aportarle, no a sacarle".

– "Ningún club toca fondo cuando cerrás balances positivos, cuando todos los años hacés inversiones importantes, cuando triplicás el patrimonio del club, cuando sos actualmente el bicampeón del fútbol argentino, cuando hacés compras internacionales, cuando tenés el plantel que tenés. Tocar fondo es estar último en el tabla, tocar fondo es perder la categoría o acogerte a ley de salvataje de clubes... No tiene sentido pensar que tocamos fondo por perder la final".

Los insultos de los hinchas:

– "El dolor de no haber ganado la final justo contra tu clásico rival es grande. Y entiendo que el hincha, no todos, pero una parte que viene a la cancha, tiene que canalizar esa bronca con alguien físico. Y ese alguien físico soy yo. Y está bien que así sea. No me gustaría que vengan a insultar a los jugadores o a un cuerpo técnico, prefiero que me insulten a mí, porque soy el que tengo la mayor responsabilidad. Si bien no entro a la cancha y no pateo tiros libres, ni cabeceo, entiendo que soy la cabeza del club. No me gusta que me puteen, pero lo tengo que aceptar".

– "El fútbol es sinónimo de exitismo, pero muchos hinchas me valoran en la calle tener el club ordenado económica y financieramente, las obras que hicimos, el gimnasio nuevo, la pileta de recuperación y el centro de alto rendimiento, que están a la altura de los grandes clubes europeos. También haber comprado las dos manzanas y media de Casa Amarilla. Pero bueno, faltó algo que yo estaba convencido que con trabajo e incorporando buenos jugadores íbamos a lograr, que es la Copa Libertadores. Y no lo hemos logrado. Si nos hubiera tocado perder con Gremio, habría dolido también. Pero fue con River y esto duele más. A mí me duele todavía. Estábamos a 23 minutos, siempre fuimos arriba en el partido, pero el resultado es el que termina mandando, hemos perdido esta final y hay socios a los que les cuesta digerir eso. Y después sumale, porque no soy ingenuo, que es un año electoral. En la cancha empieza un grupo de 20 ó 30 a insultar, y muchos alrededor se suman".

La final contra River:

– "A esta altura no sirve arrepentirse de nada. Yo era de los pocos que pensaban que jugar en la cancha de River, con la presión de su gente, nos beneficiaba. No era lo que creía la mayoría y uno tiene que aceptarlo. Lo único que yo quería era que no se jugara ese día (el de la agresión al micro en las afueras del Monumental) porque había jugadores que no estaban bien".

La relación entre Guillermo Barros Schelotto y Carlos Tevez:

– "Yo lo que puedo decir en este tema es que así como tengo un gran afecto personal por Carlos, lo tengo por Guillermo. Pero las decisiones pasan por el cuerpo técnico y yo siempre le dejé en claro que iba a respetar cualquier determinación que tomara. No es la función del presidente del club decir este jugador juega, éste no, a éste lo llevás a la pretemporada, a éste no… Hubo algún momento en el que la relación estuvo un poco tensa, pero como ha pasado en otros años con distintos entrenadores que yo tuve y algunos jugadores. Tiene que resolver el técnico salvo que se trate de una situación límite".

– "Son dos ídolos del club. Y Carlos sabe desde el momento en que volvió que lo hacía para sumar. Y vos podés sumar en la cancha, en el banco o en el vestuario. Cuando vos tenés la trayectoria de Carlos Tevez, no necesitás estar en el campo de juego para aportar a un plantel. Los años, la experiencia, la trayectoria, es un elemento valioso. Después, en el día a día, es como en cualquier trabajo: no todos son amigos, no todos se llevan bien, pero el objetivo del club era claro y hemos ganado dos campeonatos y llegamos a la final de la Copa. Es lógico que perdiendo salten algunas cosas que cuando vos ganás, sigue y sigue".

– "Yo soy un agradecido de Guillermo. Lo fui a buscar, no dudó ni un minuto, salió campeón dos veces, llegó a la final de la Copa… Con el diario del lunes el fútbol siempre va a ser discutir si era con este jugador o con el otro. Pero él tenía su esquema y yo estoy convencido de que él hizo lo mejor".

– "Decepcionado, no. A veces uno puede coincidir o no en el armado del plantel y más con la cantidad de jugadores que teníamos en ese momento. Pero decepción, para nada. No es fácil ganar dos títulos seguidos en el fútbol argentino y llegar a la final de la Copa. Pero le aportó mucho al club y no tengo ninguna duda de que en el futuro va a volver a ser técnico de Boca. Antes de arrancar esta parte del torneo me escribió para desearnos suerte. La decisión de no renovarle fue porque yo sabía que después de perder una final iba a ser muy difícil levantar a muchos jugadores en la parte anímica, así como había algunos que habían cumplido un ciclo y que debía darse un recambio en el plantel".

Seguí leyendo en INFOBAE DEPORTES