No es la primera vez que Horacio Pagani expone su papel de furioso cuando habla de fútbol. En este caso su ira se forjó por la mala actuación de Mauro Vigliano y el papel que desempeñó Nahitan Nández en el Superclásico disputado en la Bombonera.

"Hubo dos penales para Boca que no dio el árbitro. Tenían que haber echado a Cardona y a Ponzio; y Nández no se puede poner la camiseta de Boca", dijo el columnista de Estudio Fútbol en su análisis.

"Boca no tiene equipo, depende de las individualidades y forma cada partido con jugadores diferentes. No tiene una línea de juego", argumentó frente a sus compañeros.

Lo llamativo fue cuando Pagani intentó ubicarse en su lugar y arrojó un vaso de agua sobre sus documentos. "Tenía todo anotado, ¿ahora cómo hago?", se quejó el periodista mientras sus colegas se reían de la acción que interpretó. Sin dudas, fue otro monólogo humorístico del columnista enojado.

Seguí leyendo