Uno de los episodios más repudiables que dejó el Superclásico se vivió en Zárate. Las imágenes tomadas por una simpatizante con su celular expusieron la aberrante reacción de los hinchas de River contra una mujer que acompañaba a su pareja de Boca.

El hecho se inició con un arrebato de un fanático del Xeneize contra un par de simpatizantes del Millonario que trasladaban una bandera para festejar el triunfo por 2 a 0 en la Bombonera.

Tras "el robo del trapo" (esa cultura retrógrada que considera héroes a los que consiguen los "trofeos" de los otros equipos), los hinchas de River se bajaron de su vehículo para recuperar su estandarte.

Luego de una recorrida de escasos metros, uno de los ineptos sorprendió a una mujer con un golpe de puño que la hizo caer de forma inmediata. La pelea continuó durante varios segundos y un reducido grupo de hombres salió en defensa de la joven atacada.

Aquella acción repudiable expuso una muestra más de la falla como sociedad que marca ese fanatismo absurdo. La violencia de género es una cuenta pendiente que también debe tratarse en el fútbol.

En las redes sociales se busca el paradero del agresor:

 

Seguí leyendo