Fotos: Fernando Calzada.
Fotos: Fernando Calzada.

Construida con 25 toneladas de materiales reciclados, incluidas latas, botellas y cubiertas de autos, la escuela se autoabastece de agua, energía y calefacción. Además, cuenta con huertas para la propia producción de alimentos.

El establecimiento, que ocupa más de 300 m2, se construyó en 45 días. Allí funciona la escuela primaria N.º 12.

Casi toda la estructura del edificio está construida con unas 5000 botellas de vidrio, 14.000 latas de aluminio, y unos 2200 neumáticos.
La comunidad fue parte del proyecto, con una campaña para la recolección de estos materiales.

La escuela cuenta con una celda botánica, un lugar impermeable, como si fuera una pileta.
El agua de los lavatorios de todo el edificio se destina allí y se reutiliza.

En la huerta se cultivan plantas comestibles, como mandarinas, bananas y frutales tropicales.

Los muros de neumático juegan un rol importante en el acondicionamiento térmico del edificio, ya que almacenan el calor que entra durante el día y, cuando cae la temperatura a la noche, lo devuelven al ambiente. Así, la temperatura se mantiene agradable a toda hora.

En los techos, hay banderolas que funcionan a modo de esclusas para evacuar el aire caliente en verano y mantener así refrigerados los ambientes sin usar energía.

La energía de todo el edificio proviene de 18 paneles solares.

La construcción sustentable de la escuela también cuidó los detalles estéticos del edificio.

Desde una vista aérea, se puede ver la zona con celdas de tratamiento de aguas negras. Ese espacio funciona como una especie de humedal. Los desechos de los inodoros de los baños pasan por una fosa séptica y luego terminan en esas celdas, donde plantas especialmente elegidas terminan de limpiar el agua.

*La versión original de esta nota fue publicada en la revista DEF N. 122