La Gendarmería Nacional arrestó durante la tarde de este domingo a 16 personas que violaron la cuarentena obligatoria y se encontraban jugando al pádel en el en Club Atlético Pilar. Uno de los detenidos es Fernando Lauría, secretario general de Economía del Municipio de Tigre.

Según detallaron las fuentes de Seguridad a este medio, la denuncia de violación del aislamiento obligatorio fue realizada por un vecino de la zona, de manera anónima, al número 134 Durante el operativo, además, se secuestraron cinco vehículos. Interviene en la causa el juez federal de Zárate, Adrián González Charbay.

Dentro de los detenidos, están los dos dueños del lugar, y se procedió a clausurar el lugar por orden del magistrado..

Las canchas de pádel, en Pilar
Las canchas de pádel, en Pilar

Con este último ejemplo, los casos donde se hallaron personas rompiendo la cuarentena se repiten. El último que más llamó la atención fue el de un grupo de hombres y mujeres que se reunió en pleno centro porteño y realizó una fiesta de música electrónica en una mueblería. Ayer, la Policía de la Ciudad desarticuló el evento con la sospecha, además, de que se iba a comercializar drogas sintéticas.

Así lo informaron fuentes policiales. Todo sucedió anoche en un local comercial de la avenida Belgrano al 2300, en Balvanera. El hecho fue descubierto por personal de la División de Sumarios y Brigadas de Prevención de la fuerza de seguridad porteña mientras hacía una recorrida.

“Personal policial advirtió que en el comercio, donde había muebles colocados de forma vertical, ingresaban mujeres y hombres. Uno de ellos entró con un equipo de música”, detallaron las fuentes consultadas.

Los efectivos se comunicaron con personal de la Agencia Gubernamental de Control (AGC) y de la División Precursores Químicos de la Policía de la Ciudad. Lo primero que se hizo fue identificar a las personas que estaban en la puerta y a dos de ellas se le secuestraron pastillas de éxtasis.

Cuando el personal de la Policía de la Ciudad y los funcionarios de la AGC ingresaron en el local, había 30 personas en su interior y en el subsuelo había un equipo para musicalización, bebidas alcohólicas y luces similares a las que se usan en los boliches.

Alertados por los vecinos, los policías subieron al techo y encontraron a una persona que se había escondido.

Dos hombres, a los que se le secuestró la droga sintética, quedaron detenidos y otras 30 personas quedaron imputadas por haber violado el artículo 205 del Código Penal, que tiene prevista una pena de seis meses a dos años de cárcel para quien incumple las medidas adoptadas por las autoridades competentes, para impedir la introducción o propagación de una epidemia, en este caso el Covid-19.

Seguí leyendo