Adriana Lucía vuelve a la música y habló de su apoyo a Petro y el Paro Nacional: “Tuvo más consecuencias negativas que positivas”

La cantante habló con Infobae Colombia de “Te lo digo en cumbia”, su primer material original y adelanto de su próximo álbum de estudio

Guardar

Nuevo

Adriana Lucía presenta su nuevo sencillo "Te lo digo en cumbia", su primer lanzamiento tras firmar con Sony Music - crédito cortesía Sony Music Colombia
Adriana Lucía presenta su nuevo sencillo "Te lo digo en cumbia", su primer lanzamiento tras firmar con Sony Music - crédito cortesía Sony Music Colombia

Adriana Lucía es una de las figuras contemporáneas que se ha esforzado desde el pop en difundir la sonoridad tradicional colombiana. A lo largo de su carrera, la cordobesa incursionó en el vallenato, la cumbia y el porro, a los que les suma elementos del tropipop, lo que en el proceso le permitió ser nominada al Latin Grammy y el reconocimiento como una clave en la preservación de los ritmos tradicionales en el país.

Desde su álbum Porrock hasta la fecha transcurrieron siete años en los que la maternidad y su apoyo al Paro Nacional de 2021 y al entonces candidato presidencial Gustavo Petro le dieron tantos aliados como detractores. En medio solamente lanzó en 2022 Maestro Lucho, un álbum con versiones de temas del maestro Lucho Bermúdez, y solo hasta 2024 lanzó su primera canción original en siete años, Te lo digo en cumbia.

Ahora puede seguirnos en nuestro WhatsApp Channel y en Facebook.

Acompañada de Yeison Landero, nieto del juglar Andrés Landero y varios de los percusionistas que estuvieron en su día al llamado Rey de la cumbia, la canción pone en común la tradición y la sonoridad más actual, con una base rítmica de bajo y batería que acompaña la pista. Es además el primer adelanto del que sería su próximo larga duración, que en principio se publicará en el segundo semestre de 2024.

Infobae Colombia habló con Adriana Lucía de este lanzamiento, de los cambios en su vida en los últimos siete años, la exigencia de mantener vivo el folclor en medio del panorama digital de la música, y de las consecuencias que le representó en su vida manifestar su punto de vista en política.

¿Cuál es la historia detrás de “Te lo digo en cumbia”?

Tenía mucha intención de trabajar cumbia. Siempre ha estado en mí, hace parte, yo creo, del ADN de los colombianos y obviamente de mí, como caribe que soy. Me llama la atención que hay muchos movimientos de cumbia en toda Latinoamérica, pero siento que en Colombia falta mucha más convicción sobre este género tan precioso que tenemos. Yo le llamo a la cumbia “la mamá”, porque muchos de nuestros ritmos derivan de ahí.

Como ya había trabajado otro tipo de cumbias, empecé a pensar, por ejemplo, ¿Cuál fue la cumbia que se arraigó en México?. Y encontré esta sonoridad tipo Landero, tipo Lisandro Meza, que era una cumbia con acordeón. Una cumbia sabanera que en su momento fue relegada, ¿sabes? Decían “ah, eso no es cumbia” y cosas por el estilo. Fue muy revolucionario.

Y decían que tampoco era vallenato...

Claro, exacto. Eso es muy importante, porque había una idea de que todo lo que se tocaba con acordeón era vallenato. Muchos de esos músicos como Lisandro, Alfredo Gutiérrez y Los Corraleros de Majagual reivindicaron eso. Entonces me metí por ahí, por ese camino. Fue una delicia estudiar a Landero, y el reto fue encontrar ese balance, esa delgada línea entre no alterar la esencia, pero tampoco quedarnos con una vaina arcaica, antigua, anticuada.

Yo nunca pienso en que vamos a hacer urbano o reguetón, pero siempre me pregunto cómo hago para sonar ahí, en medio de eso. Como hacer para que lo que hacemos no suene como una cosa de otra época. Y creo que lo hemos logrado, eso es lo que más me ha gustado de Te lo digo en cumbia.

¿Cómo fue trabajar con Yeison Landero, el nieto de Andrés Landero? ¿Cuál considera que fue su mayor aporte al tema?

Conoce perfectamente el legado de su abuelo. Cuando uno tiene eso claro, entiende la época de los sonideros que llegaban y buscaban aquí música y dieron con Landero, que es un ídolo en México.

El gran aporte de Landero fueron esas melodías cumbieras en tonos menores, que usualmente los acordeoneros no los manejan tanto. También el uso de los bajos del acordeón, y más grande todavía fue su aporte en la percusión. Él [Yeison] se llevó a todos estos viejitos que grababan con Landero al estudio, y grabamos la percusión con ellos. Ya con eso teníamos una base muy sólida para poder jugar con lo demás.

El videoclip de “Te lo digo en cumbia” se grabó en distintas locaciones y hasta aparece tu familia. ¿Cómo fue grabar con ellos?

Fue muy particular, porque nunca lo hago. Es más, yo pensé que no iban a poder porque mi esposo es superintrovertido. Yo le dije “hey, ¿bailas?”, pero como tirando ahí la cosa y dijo “sí”. Yo dije “¿En serio? ¡Cambienlo de una vez!”. Mi hijo sí es muy extrovertido.

Con las niñas me pasó que pensé que no iban a poder, porque les pones una cámara enfrente y uno dice que bailan, pero cuando coge la cámara no se puede. Y detrás de un videoclip hay un montón de gente, luces. Pero no, prendimos la cámara y esas niñas enloquecieron con esas faldas. Nos dieron material, y empezaron a facturar desde chiquitas (risas).

Además, tuve la dicha de que se sumaron personas muy importantes dentro de la danza de la cumbia. Está el Cumbión de Oro del Carnaval de Barranquilla. En Lorica, mi tierra, sumamos a una bailarina portando una vela, y hasta sale un goro, un bailarín de cumbia rebajada que se creó en México. Fue absolutamente divino tener todos esos mundos, todas esas maneras de bailar la cumbia.

¿Qué nos puede contar de su próximo álbum de estudio? ¿Ya tiene fecha de lanzamiento?

Saldrá el segundo semestre, eso es un hecho. No te digo fecha porque ahora mismo yo soy la más perdida con eso, porque ahora son sencillos y sencillos y después sale el álbum. Antes era al revés. Supongo que es por el acceso tan fácil a la música que desvirtúa cuál es el sencillo. Pero ya estamos listos.

¿Ya tiene título?

No. ¡Soy tan mala para poner nombres! Me cuesta mucho poner los nombres. Incluso para las canciones, porque mira que curiosamente “Te lo digo en cumbia” le puse yo ese nombre, pero solo hay un par de canciones a las que les puse el nombre antes, esta y Cedro [tema de su álbum de 2014, Porro Hecho en Colombia]. De resto, tengo que ponerle el nombre porque ya va a salir y todo el mundo empieza “¡Pero por Dios!”.

Si quiero que el título tenga que ver con mi vida, como con un resumen de mi vida, algo así. Pero si, creo que por ahí va el nombre.

¿Qué representa este álbum en este momento particular de su vida?

Hace siete años que no hago música original. Es un montón de años. Pasamos pandemia, embarazo, todo… Te puedo decir que había un momento en que no podía pensar en música porque criando a las niñas solo podía pensar en leche, pañales. Pero hay un momento donde haces ese clic y dices “estoy lista”. Me entró el desespero de hacer música, de querer salir. Estoy en esa etapa de la vida, y este álbum es justamente un resumen, por eso te decía que el título debía ser algo de mi vida. Tiene de todo lo que yo he hecho, vallenato de ese romanticón, porro, champeta, tiene ese ritmo muy al estilo de Quiero que te quedes, más pop.

También vengo de la independencia a Sony Music, ese es otro cambio, porque pase de tener una junta directiva de tres gatos a 85, que todavía no termino de conocer todo el equipo (risas). Pero me siento preparada, lista, y con muchas ganas de seguir ofreciendo música.

La cantante tiene programado lanzar un nuevo álbum de estudio en el segundo semestre de 2024 - crédito cortesía Sony Music Colombia
La cantante tiene programado lanzar un nuevo álbum de estudio en el segundo semestre de 2024 - crédito cortesía Sony Music Colombia

Vivimos en un mundo digitalizado donde la música se consume de manera más inmediata. Tenemos acceso a toda la música del mundo, y quizá ahora más que nunca nos apegamos más a la tendencia. ¿Cómo afronta este reto de difundir el folclor en estos tiempos?

Esa es una de las cosas que más me impresiona. Parece que tenemos acceso a todo, que somos muy libres, pero ahora nos imponen todavía más porque todo es medible. Antes había un aspecto de ilusión, ahora sabes que tu canción sonó tantas veces en tan lugar, que la descargó tal persona en tal aparato. No sé si eso sea tan bueno tomarlo, pero es la realidad.

Algo que me ha costado mucho, te lo confieso, es la rapidez del consumo. No puedo creer que se tenga que sacar canciones cada 15 días, cada semana. Hay personas que sacan canciones cada semana, yo no podría. ¿Cómo es posible que ya en 15 días tenga que grabar otro video, otra canción, otro programa? Eso me agobia un montón.

Entonces, te diría que me mantengo firme frente a mis convicciones y esta idea de hacer música basada en las sonoridades colombianas, en medio de esta avalancha de cosas que te dicen “la tendencia, la tendencia” primero, tratando de ser muy fiel a mí misma. Teniendo claro cuál es mi propósito, que antes no lo tenía muy claro, pero ahora si. Pero también evitando discutir o dar una cátedra, diciendo que “en mis tiempos se hacía así”. Se trata más de cómo aprovecho las cosas que están pasando, cómo aprovechamos esta tecnología.

Cuando yo empecé a cantar, si uno quería pegar en Ecuador, uno tenía que meter un disco en un paquete, enviarlo a una dirección y llegaba a esa dirección y nada más. Una vez me encontraba en una emisora en Madrid y una chica rusa me dijo “me encanta tu música”, y yo dije “pasenmela porque yo quiero saber cómo a esa rusa le llegó mi CD”. No podía entender cómo pasaba. Ahora tienes seguidores de cualquier parte del mundo, y cuando veo que “tu canción sonó 3 veces en Chisinau” ¿Quién carajo me escuchó en Chisinau? ¿Y dónde queda? (risas).

Entonces, más que pelear con la tecnología o la tendencia, es cómo hago yo para mantener mi propósito dentro de este entorno. Es superdifícil.

La cantante señaló su afán de marcar distancia de sus posturas políticas de los últimos años, apoyando a Gustavo Petro y el Paro Nacional de 2021 - crédito cortesía Sony Music Colombia
La cantante señaló su afán de marcar distancia de sus posturas políticas de los últimos años, apoyando a Gustavo Petro y el Paro Nacional de 2021 - crédito cortesía Sony Music Colombia

Entre los cambios que atravesó en estos siete años está el tema político. Ya se van a cumplir dos años desde que se posesionó Petro ¿Sigue firme en su decisión de apoyarlo?

Me he apartado mucho del tema político porque la pase muy mal, la he pasado muy mal. Ustedes son conscientes del matoneo que vivo en redes (…) no me bajan de lo peor. Se meten con mi familia, con mis hijos. Estuve amenazada, tuve activado protocolo de seguridad… cosas impensables en mi vida. Entonces, si yo no cuido a mi familia, ¿Quién la va a cuidar?

No tengo ninguna aspiración política, quedó clarísimo que no la tenía, no la tengo. Expresar mi posición política tuvo más consecuencias negativas que positivas, y pues mansa, pero no mensa. En estos momentos lo más importante para mí es cuidar de mi familia. Yo no me arrepiento en lo absoluto de haber apoyado las protestas y los chicos. Pero si me arrepiento de expresar mis votos. No lo volvería a hacer porque los políticos echan mano de eso, y los medios echan mano de eso.

Al final, este es un país que le exige más a una reina de belleza, a un artista, a un deportista, que a un político. Los manes salen de un puesto terrible a uno mejor, y a nosotros nos tachan. En estos momentos de mi vida tengo claro que mi prioridad es mi familia y no me importa cuanta cosa me digan, yo seguiré firme en mi convicción de que si yo no cuido de lo mío, nadie lo va a hacer.

¿Cómo van los planes para volver a tocar en vivo?

Por ahora estoy en gira promocional, mostrando Te lo digo en cumbia y esperando el proceso antes de la salida del disco, porque no sé cuántos sencillos saldrán antes. Voy a estar en promoción en Ecuador, Perú y México, y esperamos que esto desencadene en una gira de conciertos. En eso estamos.

Guardar

Nuevo