Según el último informe de la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, las dos zonas más complicadas en cuanto a la falta de agua son en la provincia de Buenos Aires y el norte de La Pampa, donde cerca del 30 % del cereal registra una condición de humedad de regular a sequía, debido a la ausencia de precipitaciones en gran parte de la región.

Por lo que esto retrasa el desarrollo del cereal, impide su crecimiento y limita la posibilidad de realizar fertilizaciones, alertó la entidad porteña.

A su vez, la falta de vigor en los cuadros ha aumentado considerablemente la susceptibilidad al ataque de enfermedades, registrándose un incremento en la aparición de focos de roya amarilla, roya anaranjada y mancha amarilla, con dificultades para el control químico de las mismas.

"El problema más grave es que fallaron las lluvias de otoño porque lo normal es que no llueva en invierno. Todavía no hay daños para destacar pero viene atrasado la fertilización y las pulverizaciones", agregó Carlos Bodanza, periodista y consultor del sudoeste bonaerense.

Como ejemplo, puntualizó en dos localidades: Stroeder y Algarrobo, dos ciudades del sur de Buenos Aires donde hay campos donde llovió solo 150 mm totales en los 9 meses de año cuando el promedio es de 400 a 500 mm.

Otra de las zonas característica del trigo es el sudeste de Buenos Aires y en esta zona comienza a presentarse problemas por esta merma de las lluvias, sobre todo en el corazón del cereal, entre Balcarce, Tandil y Ayacucho. Allí, Damián Delfino, ingeniero agrónomo que asesora campos en aquella zona, informó que llovieron hasta agosto 357 mm en el año contra los 466 mm del 2018, con el agravante de que en julio y agosto llovieron solo 10 mm. "No hay todavía mermas de rinde, pero sí se nota un retraso en el desarrollo de los trigos", remarcó.

También empieza a vislumbrarse falta de lluvias en la zona núcleo que impacta en el trigo y sobre todo para la siembra de maíz (que ya comenzó en algunos lugares) y para la de soja en octubre.

"Con este panorama, continúa la pérdida de humedad edáfica en toda la región, agravando cada vez más la situación de los cultivos", sintetizó la Bolsa de Comercio de Rosario.

Las zonas más comprometidas siguen siendo el sur de Córdoba, extremo sudoeste de Santa Fe y extremo noroeste de Buenos Aires, donde ya se vislumbran condiciones de sequía. "La humedad edáfica escasa ya abarca prácticamente toda la región, salvo el extremo noreste de Buenos Aires que muestra condiciones de humedad regular", sostuvo la Bolsa rosarina.

Heladas que afectan también al trigo

En este sentido, La Bolsa de Comercio de Rosario señaló en que septiembre arrancó torcido en la zona núcleo: además de la falta de sin lluvias, hubo una seguidilla de heladas en la semana que pasó que pueden dejar su marca en los trigos.

La del martes 3 fue la más brava en la cual el 70% de la región pampeana quedó sumergida los bajo cero grados. Un poco más al sur del centro de Buenos Aires, las temperaturas casi tocaron los 8°C bajo cero, cómo en Coronel Suárez.

Otra vez se combina con la falta de agua, por lo que podría dejar daños importantes en los lotes más adelantados", advirtió.

Según la entidad rosarina, los trigos de la región núcleo cayeron de condición en esta semana. Aparecieron los lotes regulares, que alcanzan un 15% de la región. Los que estaban entre excelentes y muy buenos descendieron 10 puntos, —55% del área, ahora—, y los buenos descendieron un 5%, pasando al 30%.

Aparte, las bajas temperaturas del invierno mantienen bajas las tasas de crecimiento del cultivo. "El cultivo se ve desmejorado, con las hojas quemadas y sin vigor. Sólo los lotes que se fertilizaron a la siembra se notan diferentes y son los que en general están muy buenos", remarcó.

Lo positivo, según la Bolsa rosarina, es que los cultivos están más atrasados que en otros años, pero de todas formas, las heladas se dieron justo con el 30% comenzando a encañar. Pero habrá que esperar para saber en qué termina esto, ya que todavía no puede evaluarse el nivel de daño.

Qué pasara con el clima entre octubre-noviembre

Según el informe de Perspectivas Agroclimáticas lanzado por la Bolsa de Cereales de Buenos Aires para los meses de octubre a diciembre, las precipitaciones se activarán por encima de la media en la mayor parte de la Región.

Asimismo, informó que para el sudoeste de la Región Pampeana recibirá lluvias moderadas a abundantes que traerán alivio a los déficits que viene sufriendo la zona, aunque sin lograr erradicarlos. Aquí, donde se concentra más del 50% de la superficie triguera, se esperan lluvias entre 100 a 250 mm.

Seguí leyendo: