Rio Tinto cuenta con 200 locomotoras que transportan mineral de 16 minas a cuatro terminales portuarias
Rio Tinto cuenta con 200 locomotoras que transportan mineral de 16 minas a cuatro terminales portuarias

Un tren sin personas a bordo circuló de manera autónoma e independiente durante cien kilómetros. El viaje significó un recorrido sin precedentes, una epopeya. Podrá convertirse en el comienzo de una era. No intervino un maquinista. En la región de Pilbara, en Australia Occidental, se completó con éxito el primer viaje de un tren completamente autónomo: unió Wombat Junction a Paraburdoo.

No partió de China, de Japón, de Europa o de Estados Unidos, mercados que asumen la innovación en materia de movilidad. Fue la compañía Rio Tinto, el segundo mayor exportador de mineral de hierro del mundo, quien emprendió el paso hacia la automatización de los trenes de larga distancia en sus operaciones de transporte de mineral de hierro. El viaje inaugural de la firma es la primera fase del proyecto AutoHaul, un programa macro de conversión de los trenes: otorgarles autonomía para trasladar materiales desde las minas a las estaciones portuarias.

El sistema AutoHaul aspira aplicar la tecnología de autonomía en la conducción para reducir los costos de mano de obra y ampliar la capacidad de la red ferroviaria de 1.700 kilómetros. "Se están creando nuevos roles para administrar nuestras operaciones futuras y estamos preparando a nuestro equipo actual a nuevas formas de trabajar para asegurar que sigan formando parte de nuestra industria", describió la compañía en un comunicado.

El experimento fue monitoreado en tiempo real por los equipos técnicos de la firma y representantes de la Oficina del Regulador Nacional de Seguridad Ferroviaria, tanto en el terreno como en el Centro de Operaciones de Perth. Chris Salisbury, jefe ejecutivo de la compañía, dijo que el tren robot permitirá liberar beneficios de seguridad y productividad. El propósito de esta práctica de avanzada es relegar la ayuda humana de su red autónoma.

Los trenes autónomos operan en la región de Pilbara, en la zona occidental de Australia (Christian Sprogoe Photography)
Los trenes autónomos operan en la región de Pilbara, en la zona occidental de Australia (Christian Sprogoe Photography)

Este cambio sustancial en la dinámica de conducción de los trenes reducirá las horas de viaje porque no habrá necesidad de realizar paradas para cambiar los puestos de maquinistas. Las unidades serán, además, más veloces y los costos de energía más baratos, lo que contribuirá en inversiones más eficientes, según lo presentado en los expedientes de la compañía. La intervención de los trenes autónomos en el plano laboral será drástica. Será misión de los organismos estatales en comunión con las multinacionales diseñar estrategias para reposicionar a los trabajadores.

LEA MÁS: