LA COLUMNA: El corazón frena la ilusión del campeón olímpico y astro mundial Sergio Agüero y alienta a más debate en el deporte de alto nivel

Las investigaciones sobre la patología cardíaca en atletas de alto rendimiento que han padecido Covid recibirán gran atención de los expertos en este ciclo olímpico.

Soccer Football - FC Barcelona - Sergio Aguero Press Conference - Camp Nou, Barcelona, Spain - December 15, 2021 FC Barcelona's Sergio Aguero with Manchester City manager Pep Guardiola, Manchester City Director of Football Txiki Begiristain, FC Barcelona president Joan Laporta, FC Barcelona coach Xavi, Sergio Busquets and Manchester City assistant coach Lorenzo Buenaventura after announcing his retirement from football during the press conference REUTERS/Albert Gea
Soccer Football - FC Barcelona - Sergio Aguero Press Conference - Camp Nou, Barcelona, Spain - December 15, 2021 FC Barcelona's Sergio Aguero with Manchester City manager Pep Guardiola, Manchester City Director of Football Txiki Begiristain, FC Barcelona president Joan Laporta, FC Barcelona coach Xavi, Sergio Busquets and Manchester City assistant coach Lorenzo Buenaventura after announcing his retirement from football during the press conference REUTERS/Albert Gea

El retiro del fútbol del argentino Sergio Agüero por problemas cardiacos ha sido el suceso del deporte internacional esta semana y volvió a fijar la atención en la alta competición.

A los 33 años llevaba más de la mitad de su vida en el fútbol de primera división, desde que, con 15 años, un mes y tres días, se convirtió en el debutante más joven del fútbol argentino.

Junto con Lionel Messi ganó los Juegos Olímpicos de 2008, el Mundial Sub 20 de 2005 (también ganó el del 2007) y la Copa América 2021. Estuvo en las tres últimas Copas del Mundo y se despide como tercer goleador histórico con la camiseta argentina.

Agüero, uno de los mejores delanteros del fútbol mundial, dijo adiós este miércoles en emotiva ceremonia en el estadio Camp Nou para cerrar una historia de 685 partidos oficiales y marcar 385 goles con el club argentino Independiente, el Atlético de Madrid, el Manchester City y el Barcelona con el que apenas pudo disputar cinco encuentros.

Entraría definitivamente en la historia del club inglés al ser principal protagonista en la conquista de la Premier League en 2012, primer título desde 1968, convertido el sudamericano en el máximo goleador de la historia del City.

Roberto Peidró, cardiólogo y médico del hoy ex futbolista, recordó que el primer cuadro de arritmia Agüero lo presentó en el 2004. “Lo que apareció ahora, en Barcelona, es otro tipo de arritmia”, dijo a una radioemisora argentina.

“Estuve hablando con el médico de Barcelona simultáneamente mientras le hacía estudios. En medicina nunca el riesgo es cero. Estar absolutamente seguros de que no tiene otros focos va a llevar un tiempo largo”.

“Por ahora todas las pruebas fueron normales, pero le decíamos a Sergio que hay que esperar para someterse al alto rendimiento y ya tiene 33 años. No vale la pena arriesgarse. Tomó la decisión correcta. Si fuera mi hijo el que tiene esto, le hubiera dicho que no jugara más”.

Peidró aseguró que no existe relación entre el cuadro del ex jugador y el coronavirus que padeció en enero de este año. Nada que ver el COVID o la vacuna”.

La arritmia es cualquier trastorno del ritmo cardíaco.

De acuerdo a pesquisas médicas se estima que entre 1 y 3 de cada 100 000 deportistas jóvenes aparentemente sanos desarrolla una arritmia de forma súbita que ocasiona su muerte repentina durante la práctica de ejercicio. Los varones se ven afectados hasta 10 veces más a menudo que las mujeres.

El mismo consejo de Peidró lo dio el médico que atendió a Agüero en Barcelona, Josep Brugada, un referente en el campo de la cardiología mundial. En 1992 descubrió una enfermedad cardíaca causante de la muerte súbita bautizada como “síndrome de Brugada”.

“Cuando una persona hace deporte de alta competición, con una exigencia física muy alta, los requisitos para estar seguros de que todo está bien son más altos”, dijo a “La Vanguardia”.

“La persona afectada puede rehacer su vida normal, pero la vuelta a la competición, a los entrenamientos fuertes, requiere una seguridad de que esto no se repetirá”.

“Una persona que tiene una vida normal tiene una recuperación mucho más rápida que una que tiene que poner el corazón a altas revoluciones”.

“Con una exigencia física tan elevada, debemos tener el cuidado y la absoluta certeza de que todo está bien y eso hace que sea necesario más tiempo”.

El especialista reconoció que en el caso de las personas que ya han sufrido alguna arritmia se debe estar más atento.

Agüero fue sometido a una ablación de una arritmia supraventricular, un procedimiento en el que, generalmente pinchando venas desde la ingle, introducen catéteres en el corazón para localizar el foco de la arritmia y eliminarla.

Aunque los médicos y el propio “Kun” se dieron un plazo de tres meses, hasta febrero, las pruebas de esfuerzo moderado a las que se ha ido sometiendo le aconsejaron poner fin a su carrera como futbolista

El primer suceso fatal de la temporada por cuestiones cardíacas no ocurrió en el fútbol.

En febrero el portero de balonmano del club portugués FC Porto, Alfredo Quintana, de origen cubano, sufrió un paro cardiorrespiratorio mientras entrenaba. Murió cinco días después. Tenía 32 años.

Durante la Eurocopa 2021, en el juego entre Finlandia y Dinamarca, el danés del Inter de Milán, Christian Eriksen estuvo muerto durante unos minutos por un infarto hasta que el equipo médico de su selección pudo reanimarlo. Ya en el hospital le colocaron un ICD (desfibrilador cardioversor implantable).

El ICD está conectado al corazón mediante cables y envía un pulso eléctrico para corregir ritmos irregulares.

De acuerdo a “La Gazzetta della Sport”, su contrato con el Inter podría rescindirse pronto como resultado del paro cardíaco.

Los equipos de emergencia traslaban al danés Christian Eriksen tras su desvanecimiento en pleno partido de su selección ante Finlandia, en la fase de grupos de la Euro 2020. EFE/EPA/Wolfgang Rattay / POOL
Los equipos de emergencia traslaban al danés Christian Eriksen tras su desvanecimiento en pleno partido de su selección ante Finlandia, en la fase de grupos de la Euro 2020. EFE/EPA/Wolfgang Rattay / POOL

Las reglas en Italia establecen que las personas con un desfibrilador como el de Eriksen no pueden practicar deportes de contacto. Pero el joven de 29 años teóricamente podría continuar su carrera en otro país con reglas diferentes.

Eriksen aún no ha confirmado oficialmente que planea regresar al fútbol profesional.

Entre otros futbolistas con desfibriladores se recuerda al defensa belga Anthony van Loo, retirado en 2018 a los 30 años; el ex mediocampista del Arsenal, Fabrice Muamba, a quien se le detuvo el corazón por 78 minutos: se despidió del fútbol cinco meses después sin haber vuelto a pisar el césped. Sin embargo, jugó 15 minutos en el partido homenaje al jamaicano Ian Goodison en 2015.

El delantero Daniel Engelbrecht (Stuttgarter Kickers), se derrumbó en el campo contra el Erfurt pero regresó al juego profesional a los 24 años después de 17 meses, en contra del consejo de numerosos médicos.

Marcó contra el Wehen Wiesbaden, y se convirtió en el primer futbolista en anotar con un desfibrilador. Se retiró en 2018 para pasar a entrenador cuando descubrió que el dispositivo lo había devuelto a la vida tres veces.

Daley Blind (Ajax, Holanda) recibió un marcapasos al comprobarse la arritmia después de quejarse de mareos en un partido de la Liga de Campeones en diciembre de 2019. Se desmayó en un partido amistoso en agosto de 2020, pero ha continuado en el fútbol de alto nivel.

El fútbol ha sido uno de los deportes en el que más se han registrado casos de jugadores que han sufrido fallas cardíacas. Pero que es el deporte donde más atención mediática reciben, no hay duda, por su carácter de rey universal de los deportes.

Abdelhak Nouri, jugador de Países Bajos de origen marroquí, en encuentro amistoso del Ajax contra el Werder Bremen el 8 de julio de 2017, se desplomó. Aunque lo lograron reanimar, el deportista de 20 años de edad quedó con daños cerebrales graves e irreversibles.

El nigeriano Nwankwo Kanu estuvo cerca del retiro a los 20 años, cuando el Inter de Milán lo compró al Ajax y descubrieron que padecía una insuficiencia valvular aórtica, de la cual pudo ser exitosamente operado en 1996 y seguir jugando hasta triunfar en el Arsenal de Inglaterra.

El portero Iker Casillas ganó todo con el Real Madrid y la Selección de España. Con esta última conquistó dos Eurocopas y un Mundial. Tras abandonar al cuadro “merengue” se fue a cerrar su carrera en el Oporto, de Portugal, en donde sufrió un ataque al corazón durante un entrenamiento el 1 de mayo de 2019.

El guardameta tuvo que ser intervenido quirúrgicamente con urgencia y nunca más volvió a competir como profesional. Un año después anunció su retiro como futbolista.

El defensa Liliam Thuram, campeón del mundo con Francia en 1998, pasó por clubes grandes como el Mónaco, el Parma, la Juventus y Barcelona. Tras salir del conjunto catalán en 2008 intentó fichar con el Paris Saint Germain, donde esperaba cerrar su carrera, pero en los exámenes médicos le descubrieron una malformación cardíaca, lo que aceleró su retiro.

Otras víctimas fallecieron en el campo de juego entre ellas el camerunés Marc-Vivien Foe : murió en junio de 2003 durante la semifinal contra Colombia en la Copa Confederaciones de FIFA. El nigeriano Samuel Okwaraji fue el primer caso que se conoce de futbolista africano muerto en la cancha, ocurrida en 1989 durante un partido de clasificación mundialista en Lagos entre Nigeria y Angola.

Ell rumano Catalin Hildan falleció por un infarto en un partido amistoso del Dinamo Bucarest contra el FC Oltenița en el 2000; el húngaro Miklos Feher perdió la vida en 2004 por una arritmia cardíaca en un juego del Benfica contra Vitória de Guimaraes; el italiano Piermario Morosini murió en 2012 por un infarto durante el juego entre el Livorno ante el Pescara de la segunda división de Italia.

La cronología registra también casos en varias disciplinas deportivas que pese a la dolencia lograron destacar en sus carreras.

Kenley Jansen, lanzador de Los Dodgers de Los Angeles, sufrió una cirugía correctiva en el corazón en noviembre de 2018, la segunda desde 2012, luego de que en 2011 fue diagnosticado con fibrilación auricular. Continúa siendo un pitcher estelar.

RIO DE JANEIRO, BRAZIL - AUGUST 13:  Dana Vollmer of the United States competes in the Women's 4 x 100m Medley Relay Final on Day 8 of the Rio 2016 Olympic Games at the Olympic Aquatics Stadium on August 13, 2016 in Rio de Janeiro, Brazil.  (Photo by Adam Pretty/Getty Images)
RIO DE JANEIRO, BRAZIL - AUGUST 13: Dana Vollmer of the United States competes in the Women's 4 x 100m Medley Relay Final on Day 8 of the Rio 2016 Olympic Games at the Olympic Aquatics Stadium on August 13, 2016 in Rio de Janeiro, Brazil. (Photo by Adam Pretty/Getty Images)

Dana Vollmer, nadadora de Estados Unidos, fue sometida a una operación cardíaca en 2003 por una taquicardia supraventricular. Siguió nadando, ganó cinco medallas olímpicas de oro y estableció records mundiales pero necesitaba tener un desfibrilador cerca como precaución mientras competía o entrenaba. Fue la primera mujer en bajar de los 56 segundos en la prueba de los 100 mariposa

Javier Gomez Noya, el primer medallista olímpico español de triatlón al lograr plata en Londres 2012, y cinco veces campeón mundial, padece una valvulopatía aórtica congenita, un grave problema del corazón, pero eso no lo apartó de su deporte hasta nuestros días.

En abril de 2021 el veterano pivot de los Brooklyn Nets, LaMarcus Aldridge, siete veces All Star, anunció su retiro de la NBA de forma repentina, tras 15 temporadas, después de sentir un latido de corazón irregular durante su último juego.

Aldridge ya había tenido otros problemas de corazón en el pasado. En 2007, durante su debut con los Portland Trail Blazers, fue diagnosticado con el síndrome de Wolff-Parkinson-White, que puede provocar un latido de corazón acelerado, y se perdió el tramo final de la campaña, tras ser sometido a una intervención menor para corregir el problema.

En 2017, Aldridge se retiró de varios partidos, en aquel entonces con los San Antonio Spurs

Arthur Ashe tuvo que dejar el tenis luego de sufrir un infarto de miocardío a la edad de 38 años en 1979. Fue el primer jugador afroamericano que logró ganar tres Grand Slam: Wimbledon, Abierto de Estados Unidos y Abierto de Australia

Después del caso de Agüero, ocurrido el pasado 30 de octubre en la Liga española, Adama Traoré, delantero de 26 años, del Sheriff Tiraspol, tuvo que salir del campo durante el partido ante el Real Madrid, a finales de de noviembre. No había recibido ningún golpe, pero se llevó la mano al pecho y se tumbó en el terreno de juego. Estuvo de baja una semana, pero ha vuelto a jugar con aparente normalidad.

Recientemente el sueco Victor Lindelof, del Manchester United, y el polaco Piotr Zielinski, del Nápoles, se señalaron el pecho y se retiraron del campo de juego. Han estado pasando exámenes todos los días, aunque al parecer no se han detectado problemas.

El retiro anticipado de Sergio Agüero ha vuelto a agitar el debate sobre la mesa de las enfermedades cardiovasculares y la práctica del deporte de alto rendimiento, ahora con el añadido imprevisto de la Covid, mientras no se puede olvidar que el mayor porcentaje de casos por muerte súbita ocurre entre los deportistas recreativos.

.