Por qué llegan tantos inmigrantes a uno de los países más pequeños de Europa: por culpa de Bielorrusia

El dictador Alexander Lukashenko puso en marcha un peligro plan para presionar a la UE

FOTO DE ARCHIVO: Las banderas de la Unión Europea y de Lituania ondean en un puesto fronterizo en Medininkai, Lituania, 18 de septiembre de 2020. REUTERS/Ints Kalnins
FOTO DE ARCHIVO: Las banderas de la Unión Europea y de Lituania ondean en un puesto fronterizo en Medininkai, Lituania, 18 de septiembre de 2020. REUTERS/Ints Kalnins

La crisis migratoria más reciente de Europa se está desarrollando en uno de sus lugares más inverosímiles.

Lituania, una nación báltica aproximadamente del tamaño de Virginia Occidental con menos de 3 millones de residentes, no ha sido conocida como un destino para inmigrantes indocumentados: cada año, el país ve a aproximadamente 70 personas cruzar ilegalmente su frontera con Bielorrusia.

Pero en junio, las autoridades detuvieron a más de 470 personas a lo largo de la frontera de 420 millas (675 kilómetros). En julio, el número se disparó a más de 2.600, en su mayoría inmigrantes de Irak y África subsahariana. Las autoridades esperan que las cifras crezcan en las próximas semanas.

Este nuevo flujo de personas no comenzó orgánicamente, dicen funcionarios lituanos y de la Unión Europea. En cambio, dicen, que es el resultado de un audaz plan del presidente bielorruso Alexander Lukashenko para armar la migración en respuesta a las sanciones de la UE.

El presidente de Bielorrusia, Alexander Lukashenko.
EFE/EPA/MAXIM GUCHEK/BELTA POOL/Archivo
El presidente de Bielorrusia, Alexander Lukashenko. EFE/EPA/MAXIM GUCHEK/BELTA POOL/Archivo

“El creciente número de migrantes ilegales que cruzan la frontera entre Lituania/UE y Bielorrusia es un ataque híbrido orquestado por el régimen de Lukashenko”, dijo el presidente lituano Gitanas Nausėda a The Washington Post en un comunicado. “El régimen está utilizando la migración ilegal como un arma patrocinada por el Estado en represalia a la política lituana/de la UE”.

En junio, Lukashenko amenazó con permitir que los traficantes de seres humanos y los traficantes de drogas entraran a Europa. Los funcionarios de la UE dicen que tienen pruebas de que su gobierno también está alentando a los inmigrantes a viajar allí: coordinarse con una agencia de viajes bielorrusa para ofrecer visas de turista, establecer vuelos y luego transportar personas desde Minsk hasta la frontera lituana.

Bielorrusia niega haber instigado el nuevo flujo de migrantes. Andrei Lozovik, representante del país ante la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa, dijo el jueves que el aumento de las cifras se debió a la relajación de las restricciones pandémicas, la estacionalidad y las tensiones en los países de origen de los migrantes, informó la agencia estatal de noticias BelTA. También culpó a “la falta de cooperación genuina” de Europa y acusó a Lituania de politizar la cuestión.

Los puntos de referencia lituanos y bielorrusos se ven junto al paso fronterizo cerrado cerca de Adutiskis, Lituania. REUTERS / Ints Kalnins
Los puntos de referencia lituanos y bielorrusos se ven junto al paso fronterizo cerrado cerca de Adutiskis, Lituania. REUTERS / Ints Kalnins

Este floreciente conflicto está lejos de la magnitud de la emergencia internacional de 2015 y 2016, cuando 1,4 millones de migrantes llegaron a Europa de forma irregular. Sin embargo, representa un desafío apremiante en la frontera exterior de la UE con un vecino cada vez más agresivo, que hace apenas dos meses obligó a bajar un avión civil y sacó a un periodista disidente. Y pone de relieve la falta de una política coherente de migración y asilo por parte del bloque, que incluso sus propios funcionarios reconocen como una debilidad.

El jefe de política exterior de la UE, Josep Borrell, dijo que “es un tema de preocupación no solo para un Estado miembro, sino para toda la UE”. Y la comisaria europea de Asuntos de Interior, Ylva Johansson, dijo que proteger la frontera con Bielorrusia es la tarea “más importante” de la UE.

“Este es un acto de fuerte agresión de Lukashenko y Bielorrusia”, dijo Johansson en una entrevista el 28 de julio con la televisión pública lituana. “Está utilizando a personas en un acto de agresión contra Lituania, y esto es totalmente inaceptable y esto requiere una fuerte solidaridad entre todos los Estados miembros de la UE y la comisión”.

La primera ministra de Lituania, Ingrida Simonyte, y el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, visitan la frontera entre Lituania y Bielorrusia en Medininkai, Lituania. Laima Penek / Oficina del Gobierno de la República de Lituania / Folleto a través de REUTERS
La primera ministra de Lituania, Ingrida Simonyte, y el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, visitan la frontera entre Lituania y Bielorrusia en Medininkai, Lituania. Laima Penek / Oficina del Gobierno de la República de Lituania / Folleto a través de REUTERS

Un portavoz de la oficina de Asuntos Exteriores y Política de Seguridad de la UE dijo a The Post que el bloque “agregaría nuevas medidas restrictivas contra el régimen de Lukashenko y aquellos que lo apoyan o se benefician de él” si la situación no mejora. El portavoz declinó decir qué incluirían esas medidas.

Los líderes de la UE han desplegado agentes de la patrulla fronteriza y han prometido más asistencia para uno de los países más pequeños del bloque de 27 miembros.

Lituania, que prácticamente no tiene experiencia con un gran número de inmigrantes, se ha apresurado a construir una alambrada de púas a lo largo de la frontera. Su parlamento también aprobó una nueva ley que ata el proceso de asilo y permite a las autoridades detener a los migrantes hasta seis meses sin una orden judicial.

Guardias fronterizos lituanos detienen a migrantes en la frontera entre Lituania y Bielorrusia en Kalviai, Lituania. REUTERS / Janis Laizans
Guardias fronterizos lituanos detienen a migrantes en la frontera entre Lituania y Bielorrusia en Kalviai, Lituania. REUTERS / Janis Laizans

Los defensores dijeron que la nueva legislación podría violar la ley de derechos humanos y la constitución del país, pero los legisladores lituanos dijeron que era la única manera de lidiar con una afluencia tan grande de personas, y han defendido su tratamiento de los migrantes como humano.

Las autoridades lituanas están alojando, alimentando y cuidando a los migrantes en campamentos construidos apresuradamente que un alto funcionario describió como “absolutamente adecuados” pero “no cómodos”.

“Son tiendas de campaña”, dijo en una entrevista el viceministro de Asuntos Exteriores de Lituania, Mantas Adomėnas. “No son condiciones de hotel de cinco estrellas”.

Los migrantes detenidos se sientan en el puesto de control de los guardias fronterizos lituanos cerca de Kalviai, Lituania. REUTERS / Janis Laizans
Los migrantes detenidos se sientan en el puesto de control de los guardias fronterizos lituanos cerca de Kalviai, Lituania. REUTERS / Janis Laizans

Johansson, la comisionada de la UE, ha tratado de enmarcar la situación como un ejemplo de la hostilidad geopolítica de Bielorrusia, “no principalmente una crisis migratoria”, y dijo que duda de que la mayoría de las personas que solicitan asilo tengan un caso legítimo.

Sin embargo, han surgido informes de que Lituania es la última parada en un viaje desgarrador para varios de los inmigrantes, varios de los cuales se han identificado como miembros de la minoría yazidí de Irak, que sobrevivieron al genocidio del Estado Islámico y lucharon contra el desplazamiento en los años posteriores.

De las 230 solicitudes de asilo procesadas hasta ahora, cero han sido aprobadas, dijo Adomėnas. En una publicación de Facebook dirigida a los que cruzan la frontera, el ministro de Relaciones Exteriores, Gabrielius Landsbergis, escribió que “debido a que estuvieron involucrados en un astuto crimen, prácticamente nadie de ustedes recibirá un asilo”.

REUTERS/Janis Laizans
REUTERS/Janis Laizans

“Tendrás que vivir en el campamento de tiendas de campaña hasta que encontremos una manera de enviarte a casa”, escribió.

A mediados de julio, Landsbergis viajó a Bagdad para reunirse con su homólogo iraquí, parte de un esfuerzo diplomático que también ha incluido a altos funcionarios de la UE que buscan frenar la migración. Públicamente, los negociadores dicen que las conversaciones van bien. Pero los vuelos de Irak a Bielorrusia continúan.

Los líderes lituanos están abogando por una nueva ronda de sanciones de la UE contra Bielorrusia para disuadir a Lukashenko, o a cualquier otro líder, de usar tales tácticas.

Oficiales de frontera lituanos.
 REUTERS/Ints Kalnins
Oficiales de frontera lituanos. REUTERS/Ints Kalnins

“Debemos dar ejemplo para que ningún actor estatal utilice la difícil situación de los migrantes con fines políticos”, dijo Adomėnas. “La UE tiene que darse cuenta de que, de lo contrario, sigue siendo vulnerable a regímenes deshonestos como el de Alexander Lukashenko”.

Las relaciones entre la UE y Bielorrusia se han deteriorado dramáticamente en el último año, alcanzando un nadir en mayo, cuando un avión de combate bielorruso forzó el aterrizaje de un vuelo de Ryanair para arrestar al periodista Roman Protasevich y a su novia, Sofia Sapega. En una respuesta inusualmente rápida, los Estados miembros del bloque acordaron imponer duras sanciones a sectores clave de la economía de Bielorrusia.

Estados Unidos, Gran Bretaña y Canadá anunciaron medidas similares. Las medidas siguieron a sanciones anteriores por la represión de Lukashenko contra figuras y activistas de la oposición después de las elecciones presidenciales del verano pasado rechazadas por la oposición y los líderes occidentales como una farsa.

Frontera Lituania-Bielorrusia. REUTERS/Janis Laizans
Frontera Lituania-Bielorrusia. REUTERS/Janis Laizans

A finales de junio, Lukashenko anunció que Bielorrusia ya no impediría la entrada en la Unión Europea de solicitantes de asilo, drogas e incluso materiales nucleares.

“Exigen que los protejamos del contrabando y el narcotráfico. Incluso al otro lado del Atlántico escuchamos los llamados de ayuda para detener materiales nucleares para que no lleguen a Europa”, dijo entonces. “¿Estás librando una guerra híbrida contra nosotros y exiges que te ayudemos como lo hicimos antes?”

El viernes, Lukashenko dijo que las sanciones eran las más duras que su país ha enfrentado.

Un soldado del ejército lituano lleva alambre de púas en la frontera con Bielorrusia en Druskininkai, Lituania. REUTERS / Janis Laizans
Un soldado del ejército lituano lleva alambre de púas en la frontera con Bielorrusia en Druskininkai, Lituania. REUTERS / Janis Laizans

“El objetivo principal es dejar a la gente sin pensiones, salarios, beneficios, educación, servicios médicos y causar descontento entre los bielorrusos”, dijo Lukashenko, según la agencia estatal de noticias.

Bielorrusia también está enfadada porque Lituania ha concedido visados a cientos de periodistas, estudiantes y activistas bielorrusos, incluida la líder de la oposición Svetlana Tikhanovskaya, que han huido de la represión del régimen.

Los funcionarios lituanos dijeron que tienen documentos, cuentas de primera mano, inteligencia recopilada de las redes sociales y otras pruebas que apuntan a la participación del gobierno bielorruso y las empresas estatales en el transporte de migrantes a la frontera. Los analistas han estado de acuerdo, caracterizando la medida como descarada y peligrosa.

Los guardias fronterizos Gintaras Dicevicius y Tomas Tracevicius miran la torre en la frontera entre Lituania y Bielorrusia cerca de Adutiskis, Lituania. REUTERS / Ints Kalnins
Los guardias fronterizos Gintaras Dicevicius y Tomas Tracevicius miran la torre en la frontera entre Lituania y Bielorrusia cerca de Adutiskis, Lituania. REUTERS / Ints Kalnins

“Se trata de 3.000 personas que fueron trasladadas en avión desde un país muy lejano y que acaban de quedar en la frontera de la UE y ese es un fenómeno completamente nuevo”, dijo Camino Mortera-Martínez, investigador principal del Centro para la Reforma Europea. “Volar a la gente es un nivel completamente distinto de agresión y represalia”.

Debería poner a prueba aún más el temple de la UE, dijo, y obligar al bloque a responder con fuerza o permitirse parecer débil.

“Como potencia de política exterior, vas a tener que enfrentar situaciones como esta”, dijo Mortera-Martínez. “Vas a tener que decidir si quieres lidiar con eso”.

Alambre de púas para reforzar la frontera entre Lituania y Bielorrusia.
REUTERS/Janis Laizans
Alambre de púas para reforzar la frontera entre Lituania y Bielorrusia. REUTERS/Janis Laizans

El ex embajador británico en Bielorrusia Nigel Gould-Davies dijo que las acciones de Bielorrusia en la frontera lituana deben verse como una extensión de acciones como el derribe del vuelo de Ryanair.

“Bielorrusia fue una vez la última dictadura en Europa, y ahora se está convirtiendo en el paria de Europa”, dijo Gould-Davies, quien es miembro senior del centro de estudios Chatham House, con sede en Londres.

“Es una nueva fase”, agregó. “No solo está en su comportamiento doméstico excepcionalmente malo, también es excepcionalmente malo en su comportamiento internacional. Ya no hay ningún esfuerzo para tratar de restaurar cualquier apariencia de buenas relaciones con Europa”.

(c) The Washington Post

SEGUIR LEYENDO: