El régimen de Bielorrusia ordenó cerrar unas 40 ONG y prometió continuar con “la limpieza”

Alexandre Lukashenko, en el poder desde 1994, también lleva semanas promoviendo una campaña de persecución contra medios y periodistas independientes

El presidente bielorruso Alexandre Lukashenko (Foto: REUTERS)
El presidente bielorruso Alexandre Lukashenko (Foto: REUTERS)

El régimen bielorruso ha liquidado más de 40 ONG, incluidas organizaciones de derechos humanos, y ha prometido seguir la persecución contra ellas, a las que el presidente del país, Alexandr Lukashenko, llamó “bandidos” y “agentes extranjeros”.

La ONG de derechos humanos bielorrusa Vesná informó este viernes inicialmente en su cuenta de Telegram de que más de una veintena de organizaciones habían sido liquidadas, número que más tarde actualizó a “más de 40”.

Entre las ONG ilegalizadas figuran el Centro de Transformación Legal, el Centro de Soluciones Ambientales, el Centro de Diálogo Europeo, el Club de Prensa de Bielorrusia, la Oficina de los Derechos de las Personas con Discapacidad, el Centro de información legal “Lawtrend”, el Taller de cine social o el Centro de Proyectos Urbanos e Iniciativas Espaciales, según Vesná.

El Ministerio de Justicia de Bielorrusia también ha denunciado ante el Tribunal Supremo a la Asociación de Periodistas (BAJ), a la que ha congelado su cuenta bancaria, para liquidarla por haber violado supuestamente la legislación para ONG.

También acudió al Supremo para desmantelar el Centro PEN, encabezado por la Nobel de Literatura en 2015 Svetlana Alexiévich, miembro del presídium del consejo coordinador opositor en Bielorrusia.

El PEN había denunciado recientemente 621 violaciones de derechos culturales y humanos contra personalidades de la cultura en la primera mitad de 2021, más que las al menos 593 registradas en todo 2020, según un informe recogido por Vesná.

Asimismo, dijo que, al 30 de junio, había 526 presos políticos en Bielorrusia, de los que 39 son trabajadores culturales.

Agentes de la ley bielorrusos detienen a un hombre durante una manifestación (Foto: REUTERS)
Agentes de la ley bielorrusos detienen a un hombre durante una manifestación (Foto: REUTERS)

El jueves, Lukashenko dijo en una reunión del Consejo de ministros que la “limpieza” de las ONG en Bielorrusia no es fácil, porque hay unas 2.000 en el país que son “organizaciones no comerciales, bandidos y agentes extranjeros en un pequeño país”.

Minsk las permitió hace años en un impulso “democrático”, dijo, pero “ahora nos hemos dado cuenta de que está perjudicando al Estado”, señaló, según la agencia oficial BELTA.

“La limpieza está en marcha. ¿Crees que es fácil? Miles de personas, nuestra gente, están trabajando allí, y a la mayoría de ellos les lavaron el cerebro con dinero extranjero”, sostuvo.

El régimen del autoritario presidente, en el poder desde 1994, también lleva semanas promoviendo una campaña de persecución contra medios y periodistas independientes.

Según dijo el lunes la Asociación de Periodistas, durante los últimos 10 días la policía ha allanado 66 medios de prensa y oficinas de editoriales, además de practicar registros en varias ONG y hogares de defensores de derechos humanos. En total, según BAJ, las autoridades han hecho 107 redadas contra periodistas en lo que va de año.

Un total de 33 periodistas se encuentran actualmente encarcelados, dijo la BAJ.

El Comité de Investigaciones de Bielorrusia aseguró el pasado 16 de julio tener información de que varias ONG y medios de comunicación habían estado “involucrados en la financiación de protestas” contra el régimen de Lukashenko.

Bielorrusia vive una profunda crisis política desde las elecciones presidenciales de agosto pasado, en las que fue declarado ganador por amplio margen Lukashenko, resultado calificado de fraudulento por la oposición y Occidente.

Durante varios meses, miles de manifestantes salieron a las calles de diversas ciudades del país para participar en manifestaciones pacíficas, que fueron reprimidas violentamente por la policía.

(Con información de EFE)

Seguir leyendo: