Fue un hito para la democracia de México. Ahora López Obrador quiere deshacerse del instituto de libertad de información del país

El Instituto Nacional de Acceso a la Información corre el riesgo de desaparecer por petición del presidente

El presidente mexicano manifestó su disposición por desaparecer el INAI y pasar esas facultades a la SFP (Foto: Cortesía Presidencia)
El presidente mexicano manifestó su disposición por desaparecer el INAI y pasar esas facultades a la SFP (Foto: Cortesía Presidencia)

CIUDAD DE MÉXICO - Un escándalo presentó a la esposa del presidente y una mansión de USD 7 millones construida por un importante contratista del gobierno. Otro involucró el uso indebido de fondos federales contra el SIDA para comprar bolígrafos Cartier y ropa interior femenina. Luego estaba la “Estafa Maestra”, en el que USD 400 millones fluyeron entre 11 agencias gubernamentales, ocho universidades y docenas de empresas falsas, y la mitad desapareció.

Cada uno de los casos fue expuesto gracias al sistema de libertad de información de México, a menudo clasificado entre los más efectivos del mundo. Creado en 2002, ha permitido a periodistas e investigadores arrebatar documentos a un gobierno conocido desde hace mucho tiempo por su opacidad.

El sistema ha sido “uno de los avances democráticos más importantes en México” desde el fin del régimen de partido único en 2000, dijo Roberto Rock, un periodista que presionó por su creación.

Ahora, el presidente Andrés Manuel López Obrador quiere frenar al Instituto Nacional de Acceso a la Información, o INAI, el organismo independiente que maneja el sistema. Dice que es caro y no ha logrado acabar con la corrupción.

El esfuerzo ha revelado una división cada vez más profunda en México sobre la naturaleza misma de su democracia. Para una generación de reformadores, el sistema de libertad de información representó un hito en la transformación de México de un estado autoritario. El instituto fue una de las múltiples agencias independientes formadas para organizar elecciones, investigar abusos de derechos humanos y servir como control de la poderosa presidencia. Se convirtieron en “las capas protectoras de nuestra democracia”, escribió Enrique Campos Suárez, columnista del periódico El Economista.

Sede del el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI), ubicada al sur de la CDMX (Foto: Cuartoscuro)
Sede del el Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y Protección de Datos Personales (INAI), ubicada al sur de la CDMX (Foto: Cuartoscuro)

López Obrador, un populista con raíces izquierdistas, sostiene que la transición a la democracia ha sido en gran medida una farsa: ha beneficiado a una élite egoísta y ha descuidado a los pobres.

“Todas estas estructuras administrativas fueron creadas para simular una lucha contra la corrupción, para simular transparencia, para simular que no habría impunidad”, dijo a la prensa. “Todo fue una farsa”.

La ley de transparencia se asemeja a la Ley de Libertad de Información de EEUU . Pero el sistema de México generalmente se mueve más rápido, y las autoridades generalmente deben responder a las solicitudes dentro de los 30 días. Y es administrado por un instituto que puede invalidar al gobierno cuando niega información.

Ha sido un cambio de juego en un país donde las autoridades ocultaron durante mucho tiempo información básica como cifras de homicidios, víctimas del terremoto y las reservas del banco central. De repente, los ciudadanos pudieron averiguar la cantidad de empleados del gobierno, sus salarios, incluso la lista de invitados para la fiesta de cumpleaños de un presidente mexicano.

El instituto “avanzó la idea de que la información no pertenece a los burócratas, sino al público”, dijo Rossana Fuentes-Berain, otra figura de la campaña de la sociedad civil para crear el sistema. Desde que despegó, el número de solicitudes de información se ha disparado, de unas 50,000 a más de 230,000 al año.

AMLO quiere crear un sistema de transparencia más barato e igual de eficiente bajo la tutela de Irma Eréndira Sandoval (Foto: Cortesía Presidencia)
AMLO quiere crear un sistema de transparencia más barato e igual de eficiente bajo la tutela de Irma Eréndira Sandoval (Foto: Cortesía Presidencia)

Los reporteros han usado el sistema de transparencia para descubrir algunos de los escándalos más grandes de México de las últimas dos décadas. En 2014, la periodista Carmen Aristegui y sus colegas desenterraron documentos que mostraban que el presidente Enrique Peña Nieto y su esposa estaban usando una mansión de USD 7 millones con piso de mármol construida por un contratista cercano al gobierno. Los índices de aprobación del presidente cayeron. (Dijo que su esposa, una estrella de telenovelas, estaba comprando la propiedad a plazos. Pero se disculpó por la apariencia de un conflicto de intereses).

Tres años después, periodistas sacaron a la luz la “Estafa Maestra” , en la que el dinero del gobierno se derramaba por universidades y empresas falsas, sólo para desaparecer. Una ex ministra del gabinete, Rosario Robles, se encuentra ahora en la cárcel por cargos de corrupción. (Ella dice que es inocente).

Además de ayudar a exponer la corrupción, el sistema de libertad de información ha permitido a los investigadores sondear las profundidades de la crisis de derechos humanos en México.

En 2014, la reportera Alejandra Guillén se “obsesionó” con las fosas clandestinas que se desenterraban en su estado natal de Jalisco. Muchos de los sitios sin marcar estaban llenos de restos de personas que habían desaparecido durante la guerra contra las drogas.

Guillén llenó las oficinas del gobierno local y nacional con casi 200 solicitudes de información sobre esos pozos. Trabajando con el sitio de investigación Quinto Elemento Lab, documentó casi 2,000 fosas clandestinas , más que el total del gobierno federal. Sin el sistema de libertad de información de México, dijo, “no podríamos haber hecho gran parte de la investigación”.

El INAI goza de autonomía, lo cual le resulta un gasto mayor a la administración federal (Foto: Cuartoscuro)
El INAI goza de autonomía, lo cual le resulta un gasto mayor a la administración federal (Foto: Cuartoscuro)

López Obrador, un campesino de 67 años, sostiene que México ya no necesita un instituto de transparencia. Realiza una conferencia de prensa a las 7 am casi todos los días de la semana, un festival de charlas que a menudo dura dos horas.

“Si tenemos una comunicación permanente y garantizamos el derecho a la información, las cosas saldrán bien” , dijo a los periodistas el mes pasado. “Por lo tanto, diría que no necesitamos este aparato que cuesta tanto”. Los cientos de millones de dólares presupuestados para el INAI y otras agencias independientes, dijo, se gastarían mejor en educación, salud o programas sociales.

López Obrador y sus partidarios han argumentado durante mucho tiempo que el instituto brinda la ilusión de transparencia a un sistema político dominado por funcionarios sin escrúpulos y sus ricos aliados en la empresa privada. “A pesar de su admirable diseño institucional de transparencia, México sigue siendo uno de los países más corruptos del mundo”, escribió la académica Irma Eréndira Sandoval Ballesteros en el libro de 2018 “Transparencia Preocupante “.

Ahora es la secretaria de la Función Pública de López Obrador. La presidenta ha propuesto trasladar el sistema de libertad de información a su ministerio.

Los críticos sostienen que los ataques al INAI y otras agencias independientes muestran las tendencias autoritarias de un presidente que frecuentemente reprende a la prensa y a la oposición, y gobierna sin cuestionar su propio partido político, que controla el Congreso Nacional.

Enrique Peña Nieto y Angélica Rivera, la pareja presidencial de 2012 a 2018 (Foto: Cuartoscuro)
Enrique Peña Nieto y Angélica Rivera, la pareja presidencial de 2012 a 2018 (Foto: Cuartoscuro)

Pero el columnista Jorge Zepeda Patterson dijo que el objetivo de López Obrador no es tanto acumular poder sino fortalecer una presidencia debilitada en los últimos años por la descentralización.

“Está tratando de darle al gobierno mexicano más capacidad para intervenir en la realidad, para modificar las prácticas arraigadas que favorecen a los privilegiados”, dijo. “Bien o mal, esa es su lógica”.

El sistema de libertad de información podría haberse visto afectado por las mismas esperanzas que generó de un cambio profundo. Si bien México desarrolló un sistema de votación democrático y una prensa más libre, todavía no ha reformado un sistema de justicia arraigado en la era autoritaria. La policía y los tribunales siguen siendo corruptos e ineficaces. Solo un pequeño porcentaje de los delitos resultan en sentencias de cárcel.

“Hay más transparencia, pero no tenemos un mecanismo funcional para impulsar la investigación y el enjuiciamiento penal y sanción de los corruptos”, dijo el analista político Luis Carlos Ugalde. Los periodistas exponen la corrupción, dijo, pero en muchos casos “no les pasa nada” a los perpetradores. Eso puede llevar a la sensación de que el sistema no está produciendo resultados.

Irma Eréndira Sandoval, titular de la SFP, sería la máxima responsable de la transparencia en México (Foto: EFE / Sáshenka Gutiérrez)
Irma Eréndira Sandoval, titular de la SFP, sería la máxima responsable de la transparencia en México (Foto: EFE / Sáshenka Gutiérrez)

Irónicamente, las instituciones independientes que critica López Obrador ayudaron a impulsarlo a la presidencia. Uno de ellos, el Instituto Nacional Electoral (INE), establecido en 1990, limpió el sistema de fraude desenfrenado que había impedido que los candidatos de la oposición ganaran cargos. Mientras tanto, los periodistas que utilizan las solicitudes de libertad de información sensibilizan a los ciudadanos sobre la corrupción. López Obrador montó una ola de disgusto con el soborno hasta una victoria abrumadora en 2018.

Los críticos señalan que el gobierno de López Obrador no siempre se ha distinguido en transparencia. En 2019, su primer año completo en el cargo, hubo un 46 por ciento más de apelaciones al INAI por parte de ciudadanos a los que los burócratas les habían negado información que en el año anterior.

López Obrador ha propuesto un sistema de libertad de información más ágil y rápido en el que dice que el gobierno respondería a las solicitudes dentro de las 72 horas. No está claro si puede tener éxito en desmantelar la estructura actual.

El sistema de libertad de información fue consagrado en la constitución en 2013 como un organismo autónomo. Para enmendar la constitución, López Obrador tendría que luchar contra la oposición, no solo en el Congreso Nacional, sino en todas las legislaturas estatales.

Rock dijo que el presidente tenía la convicción política para impulsar el cambio. “Pero también tiene la inteligencia política para darse cuenta de que podría terminar como un desastre para él y su partido”, dijo.

MÁS SOBRE ESTE TEMA

TE PUEDE INTERESAR