Casper en Tiger Truck Stop en Grosse Tete. (Foto: Twitter)
Casper en Tiger Truck Stop en Grosse Tete. (Foto: Twitter)

Caspar el camello estaba preocupándose de sus asuntos en el zoológico Tiger Truck Stop en Grosse Tete cuando de repente una pareja atrajo su atención.

Caspar, el residente más viejo del zoológico, constantemente recibe visitas, especialmente de los camioneros que salen de la carretera Interestatal oeste 10 de Baton Rouge para ver criaturas exóticas, una peculiar atracción en el camino que ha generado la ira de grupos a favor de los derechos de los animales.

Pero este par de visitantes eran diferentes. El miércoles, irrumpieron en el hábitat de Caspar –causando que el camello blanco de 600 libras entrara en pánico y desencadenara una serie de eventos desafortunados, explicaron el domingo las autoridades.

"Fue una locura", dijo Pamela Bossier, gerente del Tiger Truck Stop, al Washington Post el lunes, "hasta el punto de preguntarse ¿por qué alguien haría eso?".

Bossier vio todo lo que pasó en los videos de las cámaras de seguridad. El problema comenzó cuando un hombre comenzó a lanzar golosinas dentro del hábitat de Gaspar, lo que hizo que su perro saltara dentro del hogar del camello para ir tras ellos, dijo el sheriff suplente de Iberville Parish, Louis Hamilton Jr, al Advocates el domingo. Los problemas empeoraron cuando el perro no respondía a los llamados para volver.

El hombre y su esposa tomaron una decisión: Ellos iban a gatear por debajo de la cerca, pasando el letrero que decía "no pasar", y recuperarían a su perro, dijo Bossier.

Caspar no estuvo contento.

El hombre comenzó a "golpear" a Caspar, tratando de ponerlo fuera del camino mientras la mujer se inclinaba para recoger a su mascota.

Fue entonces cuando sucedió: Para defenderse, el camello se sentó en ella, dijeron autoridades a The Advocate.

Atrapada debajo del camello, la mujer hizo lo que aparentemente era lo único que tenía sentido hacer.

"Puede que sea un poco divertido decir esto en televisión", dijo Bossier a WBRZ, "pero ella de hecho… lo mordió en su área privada. Eso es lo mejor que lo pude decir".

Hamilton fue contundente: "ella dijo…'Mordí sus testículos para quitármelos encima'", como explicó a The Advocate.

El domingo, Hamilton reveló que el camello había sido liberado de toda responsabilidad después de que la Oficina del Sheriff de la Parroquia de Iberville terminara de investigar el extraño accidente. En cambio, las autoridades citaron a juicio a la pareja no identificada por allanamiento criminal y por no tener al perro con correa, dijo al Advocate.

"El camello no hizo nada malo", dijo Hamilton. "Ellos fueron agresivos, el camello solo estaba haciendo su rutina normal".

Bossier dijo que no se puede saber por el video de seguridad si la mujer realmente mordió los testículos del camello. Él parece estar bien, pero llamó al veterinario solo para estar seguros.

El alcance de las heridas de la mujer no está claro – Bossier dijo que Caspar no se sentó en ella de todos modos. Pero, en cualquier caso, las autoridades determinaron que Tiger Truck Stop no podía ser responsable porque la pareja "provocó" a Caspar e ignoró las señales de advertencia colocadas a lo largo de la cerca. Dijo que no entiende porque la pareja no pidió  simplemente la ayuda de los empleados.

"El camello no estaba atacando al perro. Lo ví", dijo. "En lugar de ir corriendo a buscar ayuda en el restaurante, que esta a unos 60 pies del corral, donde hay gente capacitada para atender al camello, decidieron pasar por debajo de la cerca con alambre de púas. En ese momento
invadieron su espacio – que es propiedad privada. … Supongo que se sintió agredido".

El camello llegó a Tiger Truck Stop el pasado julio para remplazar a la antigua mascota del zoológico, Tony el tigre. Tony tuvo que ser sacrificado por insuficiencia renal en 2017 después de 17 años en cautiverio.

El tigre de bengala murió mientras estaba en el centro de una batalla legal en curso por parte de los defensores de derechos animales, que pelearon por años para quitarlo de entre vehículos de 18 llantas y humo de diesel, para transferirlo a un santuario de vida silvestre. El propietario del lugar, Michael Sandlin lanzó la campaña "Salven al Tigre". Pero solo provocó más indignación cuando en algún punto consideró enviar a Tony al santuario propiedad del cuidador de zoológico Joe Exotic, reportó el New York Times en 2013. Joe Exotic, cuyo nombre real es Joseph Passage, ha sido condenado por dos asesinatos y 17 violaciones federales a la vida silvestre.

Tony permaneció en Tiger Truck Stop hasta su muerte.

"Por más de siete años, hemos litigado en distintos frentes para liberar a Tony, y estábamos devastados de que, a pesar de haber dado nuestros mejores esfuerzos, él vivió y murió capturado en una parada de camión que nunca podría proporcionarle la vida que merecía", dijo en un comunicado la Fundación Legal de Defensa Animal después de la muerte de Tony.

Después de que Sandlin trajo a Caspar el año pasado, el mismo grupo dijo a Advocate que estaban "decepcionados" de que la parada de camión "continuara explotando animales para tratar de promover" el negocio. Un canguro bebé, un caballo miniatura y un coati – miembro de la familia de los mapaches – también viven en el zoológico de mascotas, de acuerdo con Advocate. Sandlin ha cumplido con las licencias estatales y federales de salud requeridas.

Bossier dijo que Tiger Truck Stop no había tenido nunca en 30 años, un incidente con alguno de sus animales como el que tuvo lugar la semana pasada.

Hamilton agregó que, por lo que las autoridades podían ver, Caspar era un animal inofensivo que "nunca ha sido agresivo, nunca ha causado algún problema". Dijo a Advocate que trata de entender porque la pareja hizo lo que hizo, pero reconoció que existen pocas respuestas.

"Mi única pregunta para su esposo fue: ¿Por qué arrojaste la golosina?", recalcó Hamilton. "Y sólo dijo, 'no estaba pensando'".