Stringer Harris, un activista, habla a los reporteros sobre la golpiza a la chica durante una conferencia de prensa el miércoles (Foto: AP)
Stringer Harris, un activista, habla a los reporteros sobre la golpiza a la chica durante una conferencia de prensa el miércoles (Foto: AP)

Los gritos cortaron las carcajadas de risa mientras un grupo de adolescentes atacaba a una chica de 15 años.

Todas iban caminando por una carretera en la parte sur de Chicago cuando, sin previo aviso, una de las chicas propinó un puñetazo y golpeó a la víctima de 15 años por la espalda. Sorprendida, se lamentó y se aferró a una caja eléctrica, agitando los brazos mientras otras dos adolescentes le lanzaban golpes. Después, se vio rodeada por cinco jóvenes, además de un chico que se unió al ataque durante un momento para poder propinarle su propio gancho. Otros se quedaron de pie riendo. Después de 42 segundos de pelea, víctima estaba en el suelo llorando.

Todo quedó grabado en un video a plena luz del día y compartido en redes sociales, horrorizando a los residentes de Chicago. La gente que se identificó en las redes como amigos de la chica y de la familia dijeron que ella tiene discapacidad intelectual y había estado desaparecida, lo que provocó una búsqueda por toda la ciudad. Las autoridades dijeron que ella estuvo desaparecida durante cinco días antes de que su familia contactara a la policía.

A la chica la encontraron rápidamente después de que el video se volviera viral, pero el miércoles, la policía dijo que la historia iba más allá: la adolescente denunció que la habían agredido sexualmente, dijo durante una conferencia de prensa el agente de la Policía de Chicago, José Jara.

Jara dijo que parecía que las chicas invitaron a la adolescente de 15 años a salir con ellas antes de que desapareciera, aunque las circunstancias siguen sin aclararse.

"Después de que un ciudadano preocupado y su padre la encontraran, se descubrió que había sido víctima de algunos crímenes enfermos y repugnantes", dijo Jara, que añadió que "Es muy preocupante y repugnante que los supuestos amigos de la víctima hayan sido los agresores en estos incidentes".

El repulsivo caso sumó millones de espectadores en Internet, poniendo al descubierto los peores efectos de las redes sociales, pero también los más poderosos: primero, la decisión de un joven de grabar una paliza cruel aparentemente por entretenimiento, y después, una campaña viral por justicia.

(Video: Twitter/@D4MURE)

"Estas chicas asaltaron a mi amiga… que tiene una discapacidad que ha ido en aumento desde que falleció su madre", escribió el lunes una amiga llamado Tyla, compartiendo el video que ella había encontrado en redes sociales. "Sé que esto no va a estallar porque soy una cuenta pequeña, ¡pero por favor, compartan y hagan retuit! Quiero que se le haga justicia, ella no merece nada de esto".

Estalló. Para la mañana del jueves, el video ya se había visto cerca de 6.000.000 de veces. Una comunidad de activistas que vio la grabación se involucró y comenzó a buscar puerta por puerta a la joven por todo el vecindario. Los compañeros de clase y los amigos estaban frenéticos, publicaban mensajes de apoyo y contactaban a los maestros de la escuela y otros.

"No nos estás contestando a ninguno, pero si ves esto haznos saber que estás bien", escribió un compañero de clase junto a una fotografía en la que aparecía la chica. "Te queremos".

"Estos jóvenes agresores pensaron que era divertido. Creyeron que estaba bien", dijo en un video la activista Stringer Harris, que ha estado apoyando a la familia. "Y ellos se metieron con una chica indefensa que sufre una enfermedad mental".

El martes por la mañana, el portavoz de la policía de Chicago Anthony Guglielmi tomó nota del tuit viral de Tyra y lo compartió, e informó que se había abierto una investigación criminal. "Ver esto es mucho más que repulsivo y esta joven merece mucho más", dijo el agente.

Fue encontrada horas más tarde, según un informe, en un tren de la Línea Azul, reportó ABC7 Chicago.

Jara dice que no sabe por qué la familia esperó hasta el martes para contactar a la policía. Contó que la línea temporal no está clara y quedan aún muchas preguntas sin respuesta. Por ejemplo, él sabe cuando ocurrió la pelea, o cuándo pudo haber ocurrido el presunto ataque sexual en el período de cinco días que estuvo desaparecida. Explicó que la Unidad de Víctimas Especiales del Departamento de Chicago trabaja en la investigación.

Para el miércoles por la tarde, no se había arrestado a ninguno de los sospechosos, y Jara dijo que no tenía información sobre ellos, ni siquiera sabe sus edades.

"Debido a las circunstancias únicas y a la naturaleza del crimen, el proceso de interrogatorios y la labor de verificar los hechos en este caso tomará algún tiempo", dijo.