Hilde Lysiak, una periodista de 12 años, denunció el 18 de febrero que un jefe de policía de Arizona la amenazó con arrestarla porque ella desobedeció una orden policial (Video: Youtube @TheOrangeNews)

Cuando el policía de una pequeña ciudad de Arizona paró a una reportera de 12 años que estaba a la búsqueda de una historia el lunes, probablemente no tenía ni idea de en qué se estaba metiendo.

Hilde Lysiak, la periodista preadolescente cuyas hazañas han inspirado una serie de libros académicos y un próximo programa de televisión, se hizo un nombre en 2016 al convertirse en la primera personas en informar sobre un asesinato espeluznante en su ciudad natal, después de responder a los "haters" que sugerían que una niña de nueve años no debía rondar la zona de un crimen. Desde entonces, continuó con "break news" (noticias de última hora) sobre robos en bancos, presuntas violaciones y otros crímenes crueles en Orange Street News, el periódico que ella publica fuera de la casa de sus padres en Selingrove, Pensilvania.

"NOTA PARA LOS DISTRIBUIDORES: OSN No Se Sentirá Intimidado" escribió el mes pasado después de recibir amenazas porque había publicado intercambios de mensajes de texto entre un supuesto narcotraficante y una mujer a la que él, según informes, había solicitado sexo.

Así que, naturalmente, ella no se echó atrás cuando Joseph Patterson, el mariscal de la ciudad de Patagonia, Arizona, presuntamente le amenazó el lunes con arrojarla a una cárcel juvenil el lunes, cuando afirmó falsamente que era ilegal que ella lo grabara y publicara el video en Internet. En lugar de eso, ella publicó su encuentro en Youtube y en Orange Street News – lo que a su vez llevó a los funcionarios de la ciudad a sancionar a Patterson, tal y como informó The Nogales International  antes que nadie el miércoles.

Lysiak, cuyo padre es también periodista, no dijo qué la llevo al sur rural de Arizona. Pero ella encontró allí muchas historias que contar. La semana pasada, entrevistó a residentes para ver cómo se sentían acerca de la propuesta del muro fronterizo del presidente Trump, luego saltó brevemente sobre la cerca de alambre de púas que separa a los Estados Unidos de México. "Hasta una chica de 12 años puede atravesarla fácilmente" comentó.

Ella también contó en primicia que el 14 de febrero un residente había avistado un puma en los alrededores de Patagonia, una ciudad de menos de 1.000 personas ubicada en las estribaciones de las montañas de Santa Rita. Eso evidentemente molestó a Patterson, quien puso reparos a los intentos de ella de seguir la historia, informó The International. "Estamos tratando de mantener  a la gente lejos de allí" le dijo al periódico el martes cuando le preguntaron por el avistamiento.

En Orange Street News, Lysiall escribió que ella se montó en su bicicleta sobre la 1:30 p.m. del lunes para seguir una pista, cuando Patterson, cuya posición en esta pequeña ciudad es la equivalente a jefe de policía, la detuvo y le pidió que se identificara. La chica de 12 años le dio su nombre y su número de teléfono y mencionó que era miembro de los medios de comunicación. Ella dijo que Patterson le contestó "No quiero escuchar nada de eso de la libertad de prensa" y añadió que la arrestaría y la tiraría en un corrector de menores.

Más tarde, Lysiak pedaleó tras Patterson de nuevo. Esta vez, ella estaba grabando.

"Me paraste antes y me dijiste que me ibas a arrojar a una cárcel juvenil" se le escucha preguntarle en el video. ¿Qué estoy haciendo exactamente que sea ilegal?"

Desde el sitio de su camioneta Chevy Silverado blanca, Patterson comenzó a contestarle, entonces se interrumpe a sí mismo. ¿Me estás grabando? preguntó. "Tú puedes grabarme, ok, pero te digo que si pones mi cara en Internet, eso va en contra de la ley en Arizona".

En realidad, no existe tal ley. Grabar a un oficial de la ley en un lugar público está protegido por la Primera Enmienda, como Lysiak señaló cuando colgó el video en Internet un día después.

Mientras Lysiak estaba sentada en su bicicleta, Patterson le dijo que se había dado cuenta que ella le seguía alrededor de la ciudad cuando él respondía a llamadas de emergencia. "Sí y ¿qué es ilegal?" rebatió la joven periodista. El mariscal le dijo que no quería que saliera lastimada por el puma que habían avistado, y la acusó de haber desobedecido sus órdenes y de haberle mentido cuando dijo que se dirigía a casa de una amiga, lo que ella debatió.

Finalmente, le dijo "Me voy a poner en contacto con tus padres" y arrancó el coche.

Hilde Lysiak pidió a sus seguidores que no compartan datos personales del mariscal a través de Internet (Foto: The Orange Street News)
Hilde Lysiak pidió a sus seguidores que no compartan datos personales del mariscal a través de Internet (Foto: The Orange Street News)

El viernes por la mañana temprano, el video de Youtube había sido visto más de 22.000 veces, y cientos de personas habían dejado comentarios llamando a Lysiak "héroe" y expresando indignación por la falsa afirmación de Patterson de que iba contra la ley que ella le grabara.

"Claramente, él no tiene ni idea de tus derechos constitucionales para cubrir la noticia" escribió uno de sus defensores. Otro fan, escribió en la página de Facebook de Orange Street News para decir que Lysiak merecía una disculpa. Mientras tanto, una popular cuenta de Youtube de Texas volvió a publicar su material audiovisual y agregó el número de teléfono de Patterson, sugiriendo que cualquier persona que estuviera enojada debería llamarle. (Lysiak más tarde pidió que las personas se abstuvieran de publicar la información de contacto del mariscal en Internet).

Una noticia publicada en la web de la ciudad de Patagonia el miércoles dijo que los oficiales habían recibido "muchos comentarios" sobre la confrontación de Patterson con Lysiak. "El asunto ha sido revisado cuidadosamente y hemos tomado medidas que creemos apropiadas por la situación" decía el comunicado. "Nosotros no divulgamos públicamente las acciones del personal, incluyendo la disciplina y no haremos más comentarios al respecto".

El boletín también sugirió que podía encontrarse "información relevante" en el estatuto de Arizona que prohíbe a las personas publicar online información personal que pertenezca a agentes de policía, fiscales, jueces y otros funcionarios – si hacerlo puede ponerlos a ellos y a sus familias en riesgo. No especificó por qué la ley era relevante o si Lysiak había sido acusada de romperla.

En un email a The Washington Post, Dan Barr, un abogado de la Coalición de la Primera Enmienda de Arizona, calificó la referencia de la ciudad a ese estatuto como un "sin sentido". La ley trata sobre la divulgación de información como direcciones de domicilios y "no tiene nada que ver con tomar fotos de policías uniformados haciendo su trabajo en público" escribió.

Barr añadió: "Hilde es una fuerza de la naturaleza. Uno solo puede imaginar qué tipo de historias contará una vez que tenga licencia de conducir".

"El mariscal de la ciudad de Patagonia amenazó a una periodista preadolescente con la cárcel si ella publicaba su foto online. Espero que él no haya amenazado a otros con crímenes inexistentes. El mariscal ahora tiene que dar algunas explicaciones" escribió Dan Barr en su cuenta de Twitter.

Patterson no pudo ser contactado para hacer comentarios el jueves por la tarde. De acuerdo a The International no es la primera vez que le dice a los ciudadanos que no tienen derecho a grabarle mientras lleva a cabo sus funciones oficiales. En 2013, Peter Pototsky, que vive en la zona, había estado protestando en un puesto de control de la Patrulla Fronteriza cuando Patterson se detuvo. Pototsky le dijo al periódico que empezó a grabar su encuentro con el mariscal, solo para que le dijeran que iba en contra de la ley hacerlo y que sería procesado si publicaba el video online. Después, él rellenó una queja con el administrador de la municipalidad.

El martes, Lysiak dijo que ella estaba feliz con el resultado de la confrontación. También rogó a la gente que no volviera a doblegar a Patterson de nuevo.

"Me alegra que la ciudad haya tomado medidas, pero una nota, no creo que las personas deban difundir la información personal del mariscal en Internet" escribió en Twitter. "Mi enfoque es proteger nuestros derechos de la Primera Enmienda. Gracias".