La lagartija “Anolis” es muy característica de Puerto Rico (Brad Lister/PNAS)
La lagartija “Anolis” es muy característica de Puerto Rico (Brad Lister/PNAS)

Los insectos de todo el mundo se encuentran ante una grave crisis, según un pequeño pero creciente número de estudios que muestran disminuciones drásticas en las poblaciones de invertebrados. Un nuevo informe sugiere que el problema está más extendido de lo que los científicos pensaban. El estudio encontró que se ha perdido un gran número de insectos en un bosque nacional prístino en Puerto Rico, y los animales que se alimentan de insectos del bosque también han desaparecido.

En 2014, un equipo internacional de biólogos estimó que, en los últimos 35 años, la abundancia de invertebrados, como los escarabajos y las abejas, había disminuido en un 45 por ciento. En lugares donde se dispone de datos de insectos durante mucho tiempo, principalmente en Europa, el número de insectos está cayendo en picado. Un estudio realizado el año pasado mostró una disminución del 76 por ciento de los insectos voladores en las últimas décadas de las reservas naturales de Alemania.

El último informe, publicado en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias (PNAS por sus siglas en inglés), muestra que esta sorprendente pérdida de abundancia de estudios se extiende a las Américas. Los autores del estudio implican el cambio climático en la pérdida de invertebrados tropicales.

"Este estudio de PNAS es una verdadera llamada de atención a que el fenómeno podría ser mucho más grande y a través de muchos ecosistemas", remarcó David Wagner, experto en conservación de invertebrados de la Universidad de Connecticut que no estuvo involucrado en la investigación. Sobre esa línea, añadió: "Este es uno de los artículos más perturbadores que he leído".

Bradford Lister, un biólogo del Instituto Politécnico Renssealaer en Nueva York, ha estado estudiando insectos de la selva tropical de Puerto Rico desde la década de los setenta. Si Puerto Rico es la isla del encanto, entonces su bosque es "el bosque encantado en la isla del encanto", agregó. Las aves y las ranas coquíes trillan debajo de un dosel de color esmeralda de 15 metros de altura. El bosque, llamado El Yunque, está bien protegido. El rey español Alfonso XII reclamó la jungla como coto real del siglo XIX. Décadas más tarde, Theodore Roosevelt lo convirtió en una reserva nacional y El Yunque sigue siendo el único bosque tropical en el sistema forestal nacional estadounidense.

"Fuimos en el 76 y en el 77 expresamente para medir los recursos: los insectos y los insectívoros en la selva tropical, los pájaros, las ranas, las lagartijas…", comentaba Lister.

Regresó casi 40 años después con su colega Andrés García, ecólogo de la Universidad Nacional Autónoma de México. Lo que los científicos no vieron a su regreso les preocupó. "Muchacho, fue obvio cuando entramos en ese bosque", relataba Lister. Menos pájaros revoloteaban por encima. Las mariposas, una vez abundantes, casi habían desaparecido.

García y Lister midieron los insectos del bosque y otros invertebrados, un grupo llamado artrópodos que incluye arañas y ciempiés.

Los resultados revelaron que la biomasa (el peso seco de todos los invertebrados capturados) había disminuido significativamente desde 1976 hasta nuestros días. La muestra de barrido de biomasa disminuyó a una cuarta u octava parte de lo que había sido.

"Todo está cayendo", dijo Lister. Los invertebrados más comunes en el bosque (las polillas, las mariposas, los saltamontes, las arañas y otros) son mucho menos abundantes.

"¡Qué desastre!", dijo Wagner sobre la pérdida.

El entomólogo de la Universidad Estatal de Louisiana, Timothy Schowalter, que no es autor del reciente informe, ha estudiado este bosque desde la década de los noventa. La nueva investigación es consistente con sus datos, así como lo estudios europeos de biomasa. "Se necesitan estos informes a largo plazo para documentar estas tendencias", dijo. "Encuentro sus datos bastantes convincentes".

Los autores del estudio también atraparon lagartijas Anolis, que comen antrópodos, en la selva tropical. Compararon estos números con los de la década de los setenta. La biomasa de Anolis se redujo en más del 30 por ciento. Algunas especies de Anolis han desaparecido por completo del bosque.

Las ranas que comen insectos y aves también cayeron en picado. Otro equipo de investigación usó redes para capturar aves en 1990, y nuevamente en 2005. Las capturas disminuyeron en un 50 por ciento. García y Lister analizaron los datos con una mirada a los insectívoros. La codorniz rojiza, que come frutos y semillas, no tuvo cambio de población. Un brillante pájaro verde llamado Tody, que come prácticamente insectos, disminuyó en uno 90 por ciento.

La red alimenticia parece haber sido borrada de la parte inferior. Los autores ven una relación en eso: "Ves las mismas tendencias en las aves insectívoras, las ranas y las lagartijas, pero no las ves entre las aves que se alimentan de semillas".

Lister y García atribuyen este fenómeno al clima. En el mismo período de 40 años, la temperatura alta promedio en el bosque aumentó 4 grados Farenheit. Los invertebrados que viven allí, de la misma manera, están adaptados a estas temperaturas. Los insectos no pueden regular su calor interno.

Un análisis reciente del cambio climático y los insectos publicado en agosto en la revista Science, predice una disminución en las poblaciones de insectos tropicales, según un autor de ese estudio, Scott Merrill, que estudia las plagas de los cultivos en la Universidad de Vermont. En las regiones templadas más alejadas del ecuador, los insectos pueden sobrevivir a un rango más amplio a medida que aumenta su metabolismo, según advirtieron Merrill y sus coautores. Pero después de un cierto umbral térmico, los insectos ya no ponen huevos, dijo, y su química interna se rompe.

Los autores de un estudio de 2017 sobre insectos voladores desaparecidos en Alemania sugirieron otros posibles culpables, incluidos los pesticidas y la pérdida del hábitat. Los artrópodos de todo el mundo también tienen que lidiar con patógenos y especies invasoras.

Según Wagner, un peligro particular para estos artrópodos no era la temperatura sino las sequías y la falta de lluvias.

Lister señaló que, desde 1969, el uso de pesticidas ha caído en más del 80 por ciento en Puerto Rico. Él no sabe qué otra cosa podría tener la culpa. Los autores del estudio utilizaron un método analítico reciente, inventado por un profesor de economía en la Universidad de Fordham, para evaluar el papel del calor. "Te permite colocar una probabilidad en la variable X causando la variable Y", dijo.

Los autores clasificaron los efectos del clima como los huracanes y aún vieron una tendencia constante, dijo Schowalter, lo que constituye un argumento convincente para el clima.

"En todo caso, creo que sus resultados y advertencias son subestimados. La gravedad de sus hallazgos y ramificaciones para otros animales, especialmente los vertebrados, son muy alarmantes", apostilló Wagner. Pero no está convencido de que el cambio climático sea el motor global de la pérdida de insectos. "La disminución de los insectos en el norte de Europa precede a la del cambio climático allí", dijo. "Del mismo modo, en Nueva Inglaterra, algunas declinaciones tangibles comenzaron en la década de los cincuenta".

No importa la causa, todos los científicos acordaron que más personas deberían prestar atención a eso .

"Es algo muy aterrador", dijo Merrill, que viene de un estudio "sombrío" de Estados Unidos que estima que al mundo le queda poco más de una década para enfrentar el cambio climático. Pero "todos podemos intensificarnos", dijo, usando más autos que ahorran combustible y apagando los dispositivos electrónicos que no se usan. La Xerces Society, con sede en Portland (Oregon), un grupo ambiental sin fines de lucro que promueve la conservación de insectos, recomienda plantar un jardín con plantas nativas que florecen durante todo el año.

"Desafortunadamente, tenemos oídos sordos en Washington", dijo Schowalter. Pero esos oídos escucharán en algún momento, porque nuestro suministro estará en peligro.

El 35 por ciento de los cultivos de las plantas del mundo requieren polinización de abejas, avispas y otros animales. Y los artrópodos son más que simples polinizadores. Son los custodios más pequeños del planeta, que trabajan en rincones desapercibidos o evitados. Mastican madera podrida y comen carroña. "Y ninguno de nosotros quiere tener más cadáveres", dijo Schowalter. Los insectos silvestres proporcionan USD 57 mil millones en mano de obra en Estados Unidos cada año, según una estimación de 2006.

Lister advirtió que la pérdida de insectos y artrópodos podría desgastar aún más la red alimenticia de la selva tropical, haciendo que las especies de plantas se extingan sin polinizadores. "Si los bosques tropicales desaparecen, será otro fracaso catastrófico de todo el sistema de la Tierra", afirmó añadiendo que "alimentará a los seres humanos de una manera casi inimaginable".