Jiro Ozawa, presidente de Kadoya Sesame Mills (Bloomberg / Tomohiro Ohsumi)
Jiro Ozawa, presidente de Kadoya Sesame Mills (Bloomberg / Tomohiro Ohsumi)

En una pequeña isla conocida por aceitunas y monos salvajes en el oeste de Japón, Rika Onishi pasa sus días probando y oliendo aceite de sésamo. Ella es parte de un pequeño grupo de empleados de Kadoya Sesame Mills Inc. que se aseguran de que el aceite siempre tenga el mismo sabor y aroma. "Nuestros clientes están comiendo esto, así que debemos tomarlo muy en serio", dice ella.

Fundada en 1858, Kadoya importa semillas de sésamo de África y las convierte en el aceite comestible comúnmente utilizado en la cocina japonesa y otras cocinas asiáticas. Generaciones de familias han trabajado en la única planta de Kadoya en la isla de Shodoshima, produciendo meticulosamente miles de toneladas al año.

Kadoya es el epítome de la capacidad de las empresas japonesas más pequeñas obsesionadas con un nicho de negocio, repitiendo y refinando su proceso durante siglos. Si bien son poco conocidos fuera de sus esferas, con frecuencia se encuentran entre los principales actores mundiales en la industria. Y la mayoría de las veces, no hacen un escándalo por sus logros.

"Somos huesudos", se ríe Jiro Ozawa, el presidente de Kadoya, que tiene 80 años. Kadoya es "solo bueno haciendo una cosa", dice. "Y 160 años en realidad no es gran cosa", agrega.

Maiko Kyogoku, propietaria del restaurante japonés Bessou en Nueva York, difiere. Ella usa el aceite de Kadoya en la mayoría de los platos, en todo, desde fideos udon a la lechuga, todo para darle un toque japonés a la ensalada Caesar. Su padre lo juró en su restaurante. "Supongo que siempre supo lo bueno", admite ella.

El aceite de sésamo está lleno de nutrientes y tiene una fragancia y sabor distintivos. Además de ser utilizado como aceite de cocina y condimentos orientales, es popular como loción de masaje y en medicinas alternativas.

Kadoya consigue que los comercios que tratan con materias primas japonesas importen semillas de sésamo de países como Nigeria, Tanzania y Burkina Faso, y luego las asa para darle al aceite su aroma tostado. Kyogoku de Bessou dice que el aceite de Kadoya es más peculiar que otras marcas y tiene un aroma particularmente poderoso.

El aceite de sesamo que produce Kadoya desde 1858 (Cortesía)
El aceite de sesamo que produce Kadoya desde 1858 (Cortesía)

"Kadoya es un maestro en el arte del aceite de sésamo", dice Yasuyuki Kamata, presidente y fundador de Kamakura Investment Management Co. "Tiene una base de clientes leales debido a productos que superan a los de sus competidores", agrega.

Las acciones de Kadoya se han más que duplicado desde junio de 2016. Cuando se le preguntó acerca de este aumento, Ozawa inicialmente expresó su desconcierto. "Me pregunto por qué", dice, antes de corregirse a sí mismo. "Es por nuestras ganancias", dice.

Solo alrededor de una quinta parte de las acciones de la compañía se comercializan libremente. Y aunque Kadoya cotiza en la junta principal de la Bolsa de Tokio, ningún analista cubre las acciones, según datos compilados por Bloomberg, a pesar de que tiene un valor de mercado de más de USD 550 millones.

Mientras que los inversores como Kamakura valoran las cualidades artesanales inmutables de Kadoya, también hay otro aspecto de la empresa, uno de cambio notable.

Hay dos ejemplos a destacar. Cuando Naohei, suegro de Ozawa, asumió el cargo de director ejecutivo de Kadoya en 1957, el aceite de sésamo no fue utilizado por los hogares japoneses, dice la compañía. Era un aceite de cocina institucional que se vendía en grandes cubas, principalmente a restaurantes. Cuando Naohei visitó Estados Unidos notó los diferentes tipos de aceites comestibles en los estantes de las tiendas de abastos, incluidos el aceite de canola, de oliva y coco, por lo que decidió intentar popularizar el aceite de sésamo en Japón.

"Todos en la industria pensaron que estaba loco", dice Ozawa sobre el movimiento de Naohei. "Dijeron que nadie lo compraría", añadió.

Naohei diseñó una botella amarilla en forma de reloj de arena, etiquetada como "aceite de sésamo", fabricada para que la sostengan fácilmente las personas en sus manos, y fue de tienda en tienda instando a los minoristas a venderla. Eventualmente, el fundador de lo que fue una de las cadenas de supermercados más grandes de Japón acordó abastecer su negocio con el producto, y las ventas despegaron, según Kadoya. El aceite de sésamo pronto se hizo común en las cocinas domésticas japonesas.

Más tarde, en la década de 1970, Kadoya decidió irse más allá de Japón. Esta vez, Naohei Ozawa tuvo como blanco a Estados Unidos. En particular a sus comunidades asiático-americanas, apostando a que el aceite de sésamo de Kadoya se popularizaría con clientes que no fueran japoneses.

Hoy, Kadoya tiene más de la mitad del mercado del aceite de sésamo japonés que se vende en Estados Unidos, según la compañía. "No se puede obtener un sabor de sésamo tostado robusto de otras marcas", afirma Joe Isidori, chef y propietario de Black Tap Craft Burgers & Beer en Nueva York. "Todo lo demás se desinfla".

Ozawa dice que se preocupa por el precio de las acciones de Kadoya, pero no se obsesiona con la forma en que lo hace su personal de Shodoshima con respecto a la calidad del aceite. En cualquier caso, está ocupando un cargo de liderazgo para realizar un gran cambio en la compañía. Debido a que Kadoya solo tiene una fábrica, algunos clientes insisten en tener contratos con otros fabricantes, por si acaso hay un problema de suministro.

Así que después de muchas décadas fabricando el aceite solo en Shodoshima, Kadoya finalmente está abriendo una nueva planta en Chiba, no muy lejos de Tokio, al este de Japón. Si bien eso genera dudas sobre la generación de tradición que ha construido en Shodoshima, Ozawa está convencido de que la transición irá bien. Kodya confiará más en la mecanización de su nueva planta. Y, en última instancia, el producto seguirá siendo el mismo.

"El aceite de sésamo usado por la generación de tu abuela, la generación de tu madre y tu generación es exactamente el mismo", dice Ozawa. "Nunca nada ha cambiado".