Estos investigadores construyeron un paraíso para gatos

Investigadores convirtieron un establo en un centro de investigación con el fin de estudiar los anticonceptivos felinos de una manera más natural.

No estoy seguro de cuántos laboratorios de investigación tienen una alberca de pelotas, pero si tuviera que adivinar, diría que existe exactamente uno: el laboratorio de investigación de gatos de la Universidad de Illinois.

Esta instalación de investigación humanitaria es un establo remodelado y cuenta con un árbol de tamaño completo, varios sillones, postes para raspar y un piso lleno de juguetes para sus 35 residentes felinos. Tiene doble licencia como centro federal de investigación de animales del Departamento de Agricultura de Estados Unidos y como refugio para animales, así que es la única instalación de investigación de este tipo en Estados Unidos.

Imagen: Amy Fischer/Universidad de Illinois
Imagen: Amy Fischer/Universidad de Illinois

Como se detalla en un artículo reciente en The Journal of Feline Medicine and Surgery, la instalación fue creada por investigadores de la Universidad de Illinois con el fin de estudiar un nuevo tipo de anticonceptivo felino que podría reducir drásticamente las poblaciones de gatos callejeros. Aunque esterilizar y castrar gatos es una forma efectiva de controlar las poblaciones de gatos, las cirugías menores son caras e invasivas. Una vacuna anticonceptiva inyectable llamada GonaCon podría funcionar como un mecanismo alternativo de control de la población en varios mamíferos, incluidos los gatos criados en laboratorio, pero fue difícil probar su efectividad en la naturaleza.

Imagen: Amy Fischer/Universidad de Illinois
Imagen: Amy Fischer/Universidad de Illinois

Para abordar este dilema, los investigadores crearon un hábitat en el que los gatos callejeros podían pasar el rato y divertirse y demostrar una dinámica más "natural" que en un laboratorio tradicional.

"Muchas instalaciones han recorrido un largo camino para hacer que las condiciones de investigación sean más humanas para los animales, pero todavía involucran pequeños recintos sin mucho enriquecimiento", dijo Amy Fischer, investigadora del Departamento de Ciencias Animales de la Universidad de Illinois. "Queríamos hacer que el entorno de nuestros gatos fuera mucho más estimulante".

De los 35 gatos que viven en el laboratorio, 30 son hembras y todos los gatos fueron obtenidos de refugios de animales locales. Esto en sí mismo es una desviación importante de los protocolos de investigación habituales, que casi siempre usan gatos genéticamente idénticos, criados en laboratorio. La esperanza era que esto proporcionaría una mejor comprensión de la efectividad de la vacuna, ya que realmente podría funcionar en la naturaleza.

Imagen: Amy Fischer/Universidad de Illinois
Imagen: Amy Fischer/Universidad de Illinois

Solo 20 de las hembras en las instalaciones recibieron una inyección de GonaCon, pero a todas se les permitió entremezclarse y reproducirse con los cinco gatos machos, tal como lo harían fuera del laboratorio. Como se informó en The Journal of Feline Medicine and Surgery, GonaCon resultó ineficaz para el control de la población en el laboratorio. Doce de las 20 hembras que recibieron la vacuna fueron preñadas a los pocos meses de recibir la vacuna y un total de 14 de los gatos vacunados estaban embarazados al transcurrir un año.

Sin embargo, Fischer dijo que se están desarrollando nuevos anticonceptivos felinos y probablemente serán probados en gatos de laboratorio en el futuro.

Publicado originalmente en VICE.com