Ilustración por @sinmuchasfotos
Ilustración por @sinmuchasfotos

"No empieces a fumar, es bien difícil dejarla, yo lo he intentado varias veces"

La primera vez que fume tenía 11 años. Mi mamá salió de casa, tomé un cigarro de su cajetilla y al primer jalón escupí. Me pareció el sabor más desagradable que había probado. Tiempo después, en la secundaria, la mayoría de mis amigos comenzaron a fumar para sentirse incluidos y fingir madurez.

Desde ese entonces, los maestros nos hablaban sobre las consecuencias del tabaquismo, pero nadie hacía mucho caso. En la prepa muchos justificaban su adicción a la nicotina porque según ellos los relajaba. En la universidad ya eran varios los que no podían abandonar su consumo y nos invitaban a no probarlo: "no empieces a fumar, es bien difícil dejarla, yo lo he intentado varias veces".

El tabaco es quizás la droga —legal— más popular del mundo. Las tabacaleras generan miles de millones de dólares con su venta, los especialistas en salud hablan sobre los daños que causan y las cajetillas muestran ratas, fetos y personas entubadas para advertir las consecuencias de su consumo, aunque esas imágenes parecen invisibles a la vista de los consumidores.

Pero ¿en realidad qué tan dañino es el tabaco? Hablamos con el doctor Orlando García Acevedo, médico oncólogo por la UNAM y la doctora Guadalupe Ponciano Rodríguez, directora del Programa de Prevención e Investigación del Tabaquismo de la UNAM, para saber qué pasa en nuestro cuerpo al consumir está nociva sustancia.

Te provoca cáncer: si

El tabaco tiene un efecto sistémico, porque puede causar alteraciones y enfermedades en prácticamente todo el organismo, por ello ha sido asociado como causa de cáncer de pulmón. Un paciente que consume una cajetilla diaria tiene 25 por ciento más de riesgo de contraer cáncer que el que no fuma, y también se asocia a otros tipos como cáncer de cavidad oral, de cérvix, páncreas, esófago y estómago.

Lección: si quieres aminorar el riesgo de padecer cáncer, dile adiós al cigarro.

Causa más muertes que el alcohol: si

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), el tabaquismo mata a siete millones de personas anualmente a nivel mundial, mientras que debido a los problemas derivados del alcoholismo mueren 3.3 millones.

Lección: las estadísticas no mienten, las adicciones si pueden matar.

Te adelgaza: no

El cigarro funciona como una sustancia anorexigénica, al ser un estimulante actúa en áreas del cerebro como el hipotálamo, esto quiere decir que sí reduce el apetito, te puedes olvidar de comer y a la vez sentir una sensación de saciedad, pero generando problemas graves en la salud. Consumir tabaco no te va adelgazar, pero si te hará sentir satisfecho.

Lección: si quieres bajar de peso haz un poco de ejercicio y come bien.

Dejar de fumar te engorda: depende

Un adicto que abandona el tabaco incrementa su nivel de ansiedad —producto del síndrome de abstinencia de la nicotina—, buscando generalmente sustituir el cigarro comiendo más comida chatarra.

Lección: la ansiedad puede generar hambre, depende de ti cómo la manejes.

Te relaja: depende

La nicotina produce una sensación de bienestar más que de relajación. No produce una activación como la cocaína, si no más bien placer. Te estimula aumentando la frecuencia cardiaca y la presión arterial, se acelera el organismo y se produce adrenalina. Es decir, aunque por fuera estés muy bien, tu cuerpo está totalmente alterado y eso no es nada saludable.

Lección: te relaja por fuera pero te acelera por dentro.

Te puede dejar estéril: depende

El tabaquismo puede ser uno de los factores para padecer disfunción eréctil, porque el humo del tabaco altera los vasos sanguíneos y eso produce que la irrigación no sea la adecuada, y como consecuencia, el movimiento y salud de los órganos sexuales pueden ser afectados a largo plazo. Todo depende de tu organismo, cantidad y frecuencia de consumo.

Lección: si deseas tener hijos, bájale a los cigarros.

Los cigarrillos light son menos dañinos: no

Esos cigarros pueden ser fabricados con menos alquitrán, pero a pesar de ello, los daños son similares a los de un cigarro normal porque también está compuesto por otras sustancias. Eso también depende del nivel de tu consumo.

Lección: no por ser ligeros caen menos pesados al organismo.

Causa malformaciones en fetos: si

Una embarazada no debe fumar ni una sola vez. El riesgo es directo para el bebé, pero más que malformaciones, el tabaco puede ocasionar bajo peso en el recién nacido, un aborto espontáneo o hipertensión. Incluso las consecuencias se pueden presentar cuando crezca el niño, podría implicar diabetes en su vida adulta o problemas cognitivos.

Lección: el embarazo y los cigarros nunca se llevarán bien.

Provoca dolor de cabeza: si

El humo provoca dolor de cabeza porque estás expuesto a la combustión. Estás ingeriendo grandes cantidades de monóxido de carbono y eso produce cefalea. Es como estar en un lugar donde queman leña o en el escape de un auto.

Lección: si padeces migraña evita fumar.

Te mancha la cara, los dientes y los dedos: si

Esto es debido a los elementos volátiles que generan los compuestos del tabaco. Recuerda que el humo de la combustión esta en tu boca, y si un escape de automóvil se mancha por esta acción química —en las áreas expuestas al humo del tabaco—, te va ocurrir algo similar.

Lección: no vas a ligar más si fumas.

Es muy posible que te cause EPOC: si

Las consecuencias pueden ser tan devastadoras como el cáncer o el EPOC, enfermedad que se caracteriza por la obstrucción de la vías respiratorias, dañando la tráquea y produciendo enfisema pulmonar. Aunque dejes de fumar, el daño ya está hecho. Se puede vivir con un pulmón que funciona al 20 o 30 por ciento, pero vas tener neumonías una o dos veces al año.

Lección: el daño por fumar es irreversible.

El fumador pasivo está en riesgo: si

Datos de la OMS revelan que de las más de siete millones de muertes al año causadas por el tabaquismo, casi un millón son de fumadores pasivos.

Lección: respeta a las personas si te piden que fumes en otro lado.

Son inofensivos los cigarros electrónicos: no

No tienen una combustión pero, algunos, si administran nicotina. Quizá no sean una buena opción porque dicha sustancia genera adicción y hoy se ha comprobado que también es un factor que predispone a padecer cáncer.

Lección: no te confíes, de igual forma pueden tener nicotina.

Es una adicción muy difícil de dejar: si

La mitad de los que lo intentan, no lo logran, esto debido al potencial adictivo de la nicotina. Es similar a la adicción a la cocaína y la heroína. Con el tabaco existe huna dependencia psicológica muy fuerte. Al ser legal, se aumenta la adicción por ser de fácil acceso. Los consumidores lo ven como una compañía, pasa de ser un objeto a un sujeto que acompaña al fumador.

Lección: si crees que fumas demasiado, busca ayuda con especialistas.

Lo usaban las culturas prehispánicas: si

Los mayas y otras culturas los utilizaban en rituales religiosos o curativos. Los mexicas lo usaban como té para tratar algunos dolores como el de parto.

Lección: no te confundas, el tabaco de esa época tenía menos compuestos químicos.

Te hace dejar el alcohol: no

No hay estudios formales que revelen que el tabaco es un incentivo para dejar de beber. El trasladarse de un vicio a otro no implica que uno te ayude. Y por el contrario puedes volverte adicto a ambas sustancias, ahí sí se complica más la cosa.

Lección: una adicción no saca a otra adicción.

Te provocan cruda: si

Entran a tu organismo cerca de 250 sustancias tóxicas, 60 altamente cancerígenas. Tu organismo no tiene capacidad para deshacerse de todas estas sustancias, por eso al otro día te duele la cabeza, te sientes cansado, con náuseas, te sudan las manos o te sientes mareado.

Lección: la cruda nunca es chida.

Te quita el aire del oído: no

La temperatura del humo puede tener un efecto antiflamatorio, pero no esta comprobado científicamente que te ayude con ese malestar.

Lección: no confíes al cien en los remedios de los abuelos.

Combinado con marihuana es menos dañino: no

Puede hacer más daño combinado, son dos plantas: cannabis sativa y nicotiana tabacum, al quemarlas juntas hacen combustión incompleta y eso genera una gran cantidad de tóxicos. Es decir, juntas son una bomba para tu organismo.

Lección: no mezcles sustancias.

Puedes alucinar dependiendo la forma en que fumes: no

El tabaco no actúa al nivel de los receptores. Sólo produce dopamina y por eso es la sensación de bienestar. Lo que pasa es que inhalas monóxido de carbono y eso reduce la concentración de oxígeno y te puedes marear. Pero de ninguna manera puedes alucinar.

Lección: con el tabaco no viajas.

Publicado originalmente en VICE.com