El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, habla con el ministro de Defensa de Venezuela, Vladimir Padrino López, y con Remigio Ceballos, comandante estratégico de operaciones de las Fuerzas Armadas Nacionales Bolivarianas durante el Día Nacional de la Milicia en Caracas el 13 de abril de 2019. (REUTERS / Carlos Garcia Rawlins/archivo)
El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, habla con el ministro de Defensa de Venezuela, Vladimir Padrino López, y con Remigio Ceballos, comandante estratégico de operaciones de las Fuerzas Armadas Nacionales Bolivarianas durante el Día Nacional de la Milicia en Caracas el 13 de abril de 2019. (REUTERS / Carlos Garcia Rawlins/archivo)

Teodoro Felipe Campos Rodríguez, quien es coronel retirado de la Fuerza Armada y actual diputado de la Asamblea Nacional de Venezuela, considera “mal intencionado el uso que Maduro y (el ministro de Defensa) Padrino López le están dando a la Fuerza Armada”.

“Cuando Nicolás Maduro usó, el 21 de noviembre 2019, a los cadetes como carne de cañón ante una manifestación, me hizo recordar una sabía expresión del General y Presidente Medina durante el Golpe del 45, cuando dijo: Yo no mato cadetes".

Dice el parlamentario que “puedo equivocarme, pero dentro de mis conocimientos de Historia Contemporánea Militar, no existe una utilización política y tan mal intencionada, como la que hizo Nicolás Maduro en una marcha estudiantil, el 21 de noviembre 2019, donde violando la Constitución Nacional, involucró a los Cadetes de mi Alma Mater en una actividad a favor de una persona o parcialidad política".

Dice Campos que “Hugo Chávez lideró un fracasado intento de golpe de Estado el 4 de febrero de 1992, pero no involucró a cadetes; fue responsable por centenares de muertes entre soldados y oficiales, pero no de cadetes”.

Otro caso de la historia venezolana que relata es el del “Presidente Carlos Andrés Pérez, quien no involucró cadetes para defender su Gobierno en contra de aquellos violentos que pretendieron llegar al poder por la fuerza, los llamados insurrectos".

Recuerda el Golpe cívico militar del 18 de octubre de 1945, también llamada “Revolución de Octubre”, contra el gobierno del presidente Isaías Medina Angarita, llevado a cabo por militares y el partido Acción Democrática, en las figuras de Rómulo Betancourt y Marcos Pérez Jiménez. “El General y Presidente Medina Angarita fue aconsejado por los ‘Generales Chopo de Piedra’ de tomar la Academia Militar, a lo que Medina Angarita les contestó: ‘Yo no mato cadetes’. El General y dictador Pérez Jiménez nunca utilizó a los cadetes”.

Asegura el parlamentario que “en los años de combate armado contra las guerrillas, era preferible graduar anticipadamente a los oficiales, antes que llevar Cadetes al combate”.

Nicolás Maduro, junto a Vladimir Padrino López, ministro de Defensa y Comandante Estratégico de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana
Nicolás Maduro, junto a Vladimir Padrino López, ministro de Defensa y Comandante Estratégico de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana

“Incluso, durante el sacudón del año 1989, llamado El Caracazo, salieron a la calle para controlar las ciudades de Venezuela, durante el toque de queda Nacional”, recordó.

En cuanto al evento del 21 de noviembre, donde los cadetes fueron usados para una actividad política, el coronel Campos dice que “con razón, mi maestro de los Institutos Militares Fernando Falcón Veloz y otros brillantes oficiales levantaron la voz contra este hecho de usar Cadetes en actividades de proselitismo político, dando Nicolás Maduro una muestra del poco respeto y consideración que tiene hacia la Fuerza Armada”.

Rodríguez Cabello y Padrino

“Triste papel para la Historia militar ocupará mi compañero de promoción, Alexis Rodríguez Cabello, así como el Alférez del año 83 y 84 Vladimir Padrino López. Yo estaba en primer año de la Academia Militar de Venezuela y mi General Padrino estaba en cuarto año, desde agosto 1983 hasta julio 1984”.

Recuerda que la Promoción del hoy ministro de la Defensa “fue empleada durante las elecciones de diciembre de 1983, en las cuales fue electo como Presidente el doctor Jaime Lusinchi, pero más que todo como Apoyo en el entonces Consejo Nacional Electoral; es la única operación militar donde se emplean Cadetes”.

Explica que en las Operaciones del Plan República “ha sido una especie de pasantía durante muchos años. Le digo ‘mi General Padrino’, no como aprobación y subordinación a quien está manchando el legado de El Libertador Simón Bolívar, al tratar de enaltecer y obedecer sin principios ni valores al Teniente Coronel y Presidente Hugo Chávez o Nicolás Maduro, quienes por 20 años nos destruyeron el buen presente y promisor futuro del País. Digo ‘mi General’ dando muestras del respeto, disciplina y subordinación que dictan las tradiciones, leyes y reglamentos militares”.

Soldados del Ejército Nacional, en uno de los tantos desfiles que organiza el gobierno (EFE)
Soldados del Ejército Nacional, en uno de los tantos desfiles que organiza el gobierno (EFE)

Enfatiza que “contrario a los ilegales actos que han hecho, degradando a mi General Raúl Isaías Baduel y a otros Generales y Oficiales Superiores o Subalternos, que como otra muestra de irrespeto a la Fuerza Armada Nacional, los han degradado, atropellando las leyes militares”.

Explica que “la degradación es una pena accesoria a una condena por un delito militar cometido, sólo dictada por un Juez cuando evalúa los agravantes de un delito de alta traición, porque aparte de eliminar un grado militar, elimina el sagrado derecho al cuidado integral de la salud del militar y sus familiares directos, así como la pensión”.

Para Campos el nombre de la institución castrense es “Fuerza Armada, pero no Fuerza Armada Bolivariana por ser una ofensa para Bolívar. La Fuerza Armada será Bolivariana cuando no esté a favor de la opresión de los venezolanos, cuando garantice el bienestar de los militares y sus familias, serán Bolivarianas cuando no persigan, ni encarcelen, ni torturen ni maten a los hermanos de armas”.

“Serán Bolivarianas cuando no permitan territorios venezolanos controlados por guerrilleros y menos siendo extranjeros como los que yo vi entre Tumeremo y la Isla de Anakoko cuando fui parte de la Comisión parlamentaria que visitó al Esequibo para reafirmar nuestra soberanía. Pasamos por la mina Ojo de Lata, territorio de Venezuela donde no hay soberanía, porque es una zona controlada por el Ejército de Liberación Nacional (ELN), y así permisivamente la Fuerza Armada abiertamente permite otras zonas en los estados fronterizos. Eso sí es traición a la Patria”, dijo finalmente el diputado y coronel Teodoro Campos.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: