La mañana de este jueves 30 de agosto, funcionarios del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin), allanan la residencia del periodista Alberto Rodríguez en la ciudad de Caracas.

"Al menos 10 funcionarios del Sebin, están allanado mi casa en Caracas, Venezuela. Allí sólo vive mi papá, mi hermana y mi sobrina", indicó Rodríguez desde su cuenta oficial de la red social Twitter.

Rodríguez se encuentra fuera del país desde hace cinco años.

"¿Después de cinco años en el exilio que buscan? Mi trabajo ha sido denunciar sus abusos y violaciones. No me voy a prestar para silenciarme ni autocensurarme", escribió el periodista.

Asegura que en dicha vivienda viven su padre, una hermana y su sobrina.

Pasadas cuatro horas de la interrupción por parte de los funcionarios del Sebin, Rodríguez informó que la orden de allanamiento es 007-18 y fue dictada por el Tribunal 13 de Control bajo el expediente 13C-132618 acordada el juez Ángel Apelosa, a solicitud del Fiscal Vladimir Ángel, Fiscal 38 del Ministerio Público.

"El allanamiento a la vivienda de mis padres se ejecutó con una orden que no señalaba identificación a la persona a investigar ni cargos. Sólo se pedía allanar el inmueble para ubicar elementos de interés criminalísticos. Del lugar sólo se llevaron fotos mías y copia de mi cédula de identidad", precisó Rodríguez.

Igualmente el periodista en el exilio, explicó que durante el allanamiento a la residencia de sus padres en Caracas, se hicieron presente los Fiscales 39 y 20 de los Derechos Humanos. "Ante esto, hago responsable públicamente al régimen de Maduro lo que pueda ocurrirle a mi papa de 65 años, a mi sobrina de cuatro años y a mi hermana", expresó.

Por otra parte Rodríguez indicó que a la abogada de su familia, no se le permitió tener copia del acta luego de efectuarse el allanamiento ni la orden emitida por el tribunal, explicó que la residencia fue adquirida por sus padres, dos años después que salió exiliado de Venezuela. "En ese apartamento, el cual no conozco, no hay nada que me vincule con él. Lo ocurrido hoy es una prueba de terror hacia mi familia para silenciarme", sentenció.