(Reuters)
(Reuters)

Conforme el brote de coronavirus sigue propagándose en China, un torrente de primeras investigaciones está ofreciendo un panorama más claro de cómo se comporta el patógeno y los factores clave que determinarán si puede contenerse. Aunque el virus es una preocupación seria de salud pública, el riesgo para la mayoría de las personas fuera de China sigue siendo muy bajo, de hecho, la gripe estacional es una amenaza más inmediata. Para evitar cualquier enfermedad viral, los expertos aconsejan que nos lavemos las manos con frecuencia y no vayamos a la escuela ni a la oficina cuando estemos enfermos. La mayoría de las personas sanas no necesitan tapabocas, y acumularlos quizá contribuya a periodos de escasez de dicho producto para los trabajadores del sector salud que sí los necesitan, señalaron expertos.

— ¿Qué tan contagioso es el virus?

La escala de un brote depende de la velocidad y la facilidad con que se transmita un virus de persona a persona. Aunque las investigaciones apenas comenzaron, los científicos han calculado que cada persona con el nuevo coronavirus podría infectar de 1,5 a 3,5 personas si no se toman medidas de contención eficaces.

Eso haría que el virus sea aproximadamente tan contagioso como el SARS, otro coronavirus que circuló en China en 2003 y fue contenido después de que enfermó a 8098 personas y mató a 774. Los virus respiratorios como este pueden transmitirse por el aire, envueltos en pequeñas gotas que se producen cuando una persona enferma respira, habla, tose o estornuda.

Esas gotas caen al suelo a varios centímetros. Eso hace que el virus sea más difícil de contraer que otros patógenos como el sarampión, la varicela y la tuberculosis, que pueden viajar a decenas de metros a través del aire. Sin embargo, es más fácil de contraer que el VIH o la hepatitis, que solo se transmiten a través del contacto directo con los fluidos corporales de una persona infectada.

Si cada persona infectada con el nuevo coronavirus contagia a dos o tres más, eso quizá sea suficiente para sostener y acelerar un brote en caso de que no se haga nada por reducirlo.

Comparemos eso con un virus menos contagioso, como la gripe estacional. La gente que tiene gripe suele infectar, en promedio, a 1,3 personas.

Sin embargo, las cifras de transmisión de cualquier enfermedad no son fijas. Pueden reducirse mediante medidas sanitarias públicas y eficaces, como aislar a las personas enfermas y dar seguimiento a los individuos con los que han tenido contacto. Cuando las autoridades mundiales del sector salud metódicamente dieron seguimiento y aislaron a personas infectadas con el SARS en 2003, pudieron reducir el número promedio de individuos contagiados por cada persona enferma a 0,4, lo suficiente para detener el brote.

Las autoridades en materia de salubridad en todo el mundo están llevando a cabo un gran esfuerzo para tratar de repetir esa estrategia.

Protesta de médicos de Hong Kong que exigen el cierre de la frontera con China (REUTERS/Tyrone Siu)
Protesta de médicos de Hong Kong que exigen el cierre de la frontera con China (REUTERS/Tyrone Siu)

Hasta ahora, el número de casos afuera de China ha sido pequeño. No obstante, en días recientes, han surgido casos en varios países, incluyendo Estados Unidos, con personas que no han visitado China. Y el número de casos dentro de China se ha acelerado, superando por mucho la tasa de casos nuevos del SARS en 2003.

— ¿Cuánto tiempo se necesita para presentar síntomas?

El tiempo que tardan en aparecer los síntomas después de que se infecta una persona puede ser vital para la prevención y el control. Ese tiempo, conocido como periodo de incubación, puede permitir que los funcionarios de salud pongan en cuarentena u observen a las personas que hayan estado expuestas al virus. Sin embargo, si el periodo de incubación es demasiado largo o demasiado corto, puede ser difícil implementar estas medidas.

Algunas enfermedades, como la influenza, tienen un periodo de incubación breve de dos o tres días. No obstante, el SARS tuvo un periodo de incubación de casi cinco días. Además, se necesitaban de cuatro a cinco días después de comenzados los síntomas para que la gente pudiera transmitir el virus. Eso les dio a los funcionarios tiempo para detener el virus y contener el brote de manera efectiva, dijo Allison McGeer, especialista en enfermedades infecciosas en el Hospital Mount Sinai en Toronto, que estuvo a la vanguardia de la respuesta canadiense al SARS.

Los funcionarios de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades calculan que el nuevo coronavirus tiene un periodo de incubación de dos a catorce días. No obstante, aún no está claro si una persona puede transmitir el virus antes de desarrollar síntomas o si la gravedad de la enfermedad afecta la facilidad con que un paciente puede propagar el virus.

“Eso me preocupa porque significa que la infección podría eludir la detección”, dijo Mark Denison, experto en enfermedades infecciosas de la Universidad de Vanderbilt en Nashville, Tennessee.

— ¿Qué tan mortífero es el virus?

Este es uno de los factores más importantes para saber cuán nocivo será el brote, así como uno de los menos comprendidos.

Es difícil evaluar la letalidad de un nuevo virus. Los peores casos generalmente se detectan primero, lo cual puede afectar nuestro entendimiento de cuán probable es que mueran los pacientes. Alrededor de un tercio de los primeros 41 pacientes reportados en Wuhan tuvieron que ser tratados en una unidad de cuidados intensivos, muchos con síntomas de fiebre, tos crónica, dificultad para respirar y neumonía. No obstante, las personas con casos leves quizá nunca visiten a un médico. Por eso, quizá hay más casos de los que conocemos, y el índice de muertes podría ser más bajo de lo que se pensaba en un principio.

Al mismo tiempo, quizá se reporten menos muertes por el virus de las que hay. Las ciudades chinas que se encuentran en el epicentro del brote enfrentan una escasez de kits de pruebas y camas de hospital, y muchas personas enfermas no han podido ver a un médico.

“Aún hay mucha incertidumbre sobre cómo es el virus y cómo está actuando”, comentó McGeer, del Hospital Mount Sinai en Toronto.

Los primeros indicios sugieren que el índice de letalidad del virus es considerablemente más bajo que otro coronavirus, el MERS-CoV, que mata a casi una de cada tres personas que se infectan, y el SARS, que mata a una de cada diez. Todas las enfermedades parecen aferrarse a las proteínas que se encuentran en la superficie de las células pulmonares, pero el MERS-CoV y el SARS parecen ser más destructivos para el tejido pulmonar. Hasta el 31 de enero, menos de una de cada 40 personas con infecciones confirmadas había muerto. Muchos de los que murieron eran hombres mayores con problemas de salud subyacentes.

Los patógenos de todos modos pueden ser muy peligrosos aunque su índice de letalidad sea bajo, explicó McGeer. Si bien la influenza tiene un índice de letalidad de menos de uno por cada mil personas, cada año en Estados Unidos aproximadamente 200.000 terminan hospitalizadas debido a este virus, y alrededor de 35.000 personas mueren.

— ¿Qué tan eficaz será la respuesta?

Además de suspender los medios de transporte, los funcionarios cerraron un mercado en Wuhan donde se vendían pollos, mariscos y animales silvestres vivos, donde se piensa que se originó el coronavirus, y más tarde suspendió el comercio de animales silvestres en todo el país. Se han cerrado las escuelas, está restringido el acceso a la Gran Muralla de Pekín y han detenido a los grupos de turistas de China. Los funcionarios de la Organización Mundial de la Salud han elogiado la respuesta agresiva de China ante el virus.

Sin embargo, las medidas también han tenido efectos imprevistos. Los residentes de Wuhan que están enfermos deben caminar o transportarse en bicicleta a lo largo de kilómetros para llegar a los hospitales. Ahí, muchos se quejan de que los envían de regreso debido a la escasez de camas de hospital, empleados y suministros que ha empeorado debido a la cuarentena.

Además, durante los primeros días críticos del brote, las autoridades chinas prefirieron el hermetismo y el orden antes que enfrentarse abiertamente a la crisis, por lo que silenciaron a los profesionales médicos que alertaron sobre el problema. El hecho de que no quisieran hacer público el problema retrasó una posible respuesta concertada de salud pública.

El jueves, la OMS declaró que el brote es una emergencia global de salud y reconoció que la enfermedad representa un riesgo más allá de China.

(Reuters)
(Reuters)

Estados Unidos y Australia están negando temporalmente la entrada a los no ciudadanos que hace poco viajaron a China, y varias grandes aerolíneas señalaron que esperan suspender los servicios directos a China continental durante meses. Otros países —incluyendo Kazakstán, Rusia y Vietnam— han restringido temporalmente los viajes y las visas. No obstante, los detractores temen que estas medidas no sean suficientes.

— ¿Cuánto han viajado las personas infectadas?

Wuhan es un lugar difícil para contener un brote. Tiene once millones de habitantes, más que la ciudad de Nueva York. En un día promedio, 3500 pasajeros toman vuelos directos de Wuhan a ciudades en otros países. Estas ciudades fueron las primeras en reportar casos del virus fuera de China.

Wuhan también es un gran centro de transporte dentro de China, conectado con Pekín, Shanghái y otras ciudades principales mediante líneas férreas de alta velocidad y aerolíneas nacionales. En octubre y noviembre del año pasado, cerca de dos millones de personas volaron de Wuhan a otros lugares dentro de China.

China no estaba tan bien conectada en 2003 durante el brote del SARS. Grandes números de trabajadores migrantes ahora viajan nacional e internacionalmente a África, otras partes de Asia y Latinoamérica, donde China está llevando a cabo un gran impulso de infraestructura con su iniciativa del Cinturón y la Ruta de la Seda.

En general, China tiene alrededor de cuatro veces el número de trenes y pasajeros aéreos del que tenía durante el brote del SARS.

China ha tomado la medida sin precedentes de imponer restricciones de viaje a decenas de millones de personas que viven en Wuhan y en ciudades vecinas. Sin embargo, los expertos advirtieron que la cuarentena quizá se impuso demasiado tarde. El alcalde de Wuhan reconoció que cinco millones de personas habían salido de la ciudad antes de que comenzaran las restricciones.

No se puede contener un germen. Una infección nueva se va a propagar”, dijo Lawrence Gostin, profesor de Derecho en la Universidad de Georgetown y director del Centro de Colaboración de la OMS para el Derecho de Salud Nacional y Global. “Se escapará; siempre es así”.

EN VIVO: así se expande el coronavirus por el mundo

— ¿Cuánto tiempo tomará desarrollar una vacuna?

Una vacuna de coronavirus podría evitar infecciones y detener la propagación de la enfermedad. Sin embargo, las vacunas toman tiempo.

Después del brote del SARS en 2003, a los investigadores les tomó cerca de veinte meses tener una vacuna lista para las pruebas con humanos. (La vacuna jamás se necesitó porque terminaron por contener la enfermedad). Con el brote de zika en 2015, los investigadores lograron reducir el periodo de desarrollo de la vacuna a seis meses.

Ahora esperan que el trabajo de los brotes previos ayude a reducir ese periodo aún más. Los investigadores ya han estudiado el genoma del nuevo coronavirus y hallaron las proteínas que son cruciales para la infección. Los científicos de los Institutos Nacionales de Salud, de Australia y por lo menos de tres compañías están trabajando en posibles vacunas.

“Si no nos topamos con obstáculos imprevistos, podremos llevar a cabo una primera fase de pruebas en los próximos tres meses”, dijo Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas.

Fauci advirtió que aún podrían tardarse meses, e incluso años, después de las pruebas iniciales para llevar a cabo pruebas exhaustivas que demuestren que la vacuna es segura y eficaz. En el mejor de los casos, quizá haya una vacuna disponible para el público dentro de un año.

Conforme el brote de coronavirus se propaga en toda China, un torrente de primeras investigaciones está ofreciendo un panorama más claro de cómo se comporta el virus y los factores clave que determinarán si podrá contenerse.

*Copyright: 2020 The New York Times Company

MÁS SOBRE ESTE TEMA: