"La Red Social", lanzada en 2011, fue escrita por Aaron Sorkin y dirigida por David Fincher. (Foto: EFE)

Mark:

En 2011, escribí “La red social” y sé que desearías no que no lo hubiese hecho. Te quejaste que la película era inexacta y que Hollywood no entendía que algunas personas construyen cosas solo por construirlas. (Entendemos eso, lo hacemos todos los días).

No rechacé tu acusación pública que la película era una mentira porque había dado mi opinión en los cines, pero tu y yo sabemos que el guión fue investigado pulgada por pulgada por un equipo de abogados del estudio con un cliente y un objetivo en mente: no ser demandados por Mark Zuckerberg.

Fue difícil no sentir la ironía mientras leía extractos de tu reciente discurso en la Universidad de Georgetown, en el que defendiste, por motivos de libertad de expresión, la práctica de Facebook de publicar anuncios falsos de candidatos políticos. Admiro tu profunda creencia en la libertad de expresión. Yo aprovecho mucho la Primera Enmienda de la Constitución. Es muy importante, es una ancla de nuestra democracia y debe mantenerse fuerte.

Pero este no puede ser el resultado que usted y yo queremos: tener mentiras locas que fluyan como agua corriente y corrompan las decisiones más importantes que tomamos juntos. Mentiras que tienen un efecto muy real e increíblemente peligroso en nuestras elecciones y nuestras vidas y las vidas de nuestros hijos.

No digas “Larry Flynt”. Ni siquiera Larry Flynt diría “Larry Flynt”. Esto no es lo mismo que la pornografía, en la que las personas no confían para obtener información. La mitad de todos los estadounidenses dicen que Facebook es su principal fuente de noticias. Por supuesto, el problema podría ser resuelto si aquellas personas fueran a una fuente de noticias diferente, o si Facebook decidiera ser una fuente confiable de información pública.

El lema en los posters de “La red social” decía, en 2011: “No se llega a 500 millones de amigos sin hacer algunos enemigos”. Ese número suena pintoresco solo ocho años después porque un tercio del planeta ahora usa tu sitio web.

Y en este momento, en tu sitio web, hay un anuncio que dice que Joe Biden le dio al fiscal ucraniano mil millones de dólares para que no investigara a su hijo. Cada centímetro cuadrado de eso es una mentira y está debajo de tu logotipo. Eso no es defender la libertad de expresión, Mark, es atacar la verdad.

Usted y yo queremos protecciones a la libertad de expresión para asegurarnos de que nadie sea encarcelado o asesinado por decir o escribir algo impopular, no para garantizar que las mentiras tengan acceso ilimitado al electorado estadounidense.

Incluso después de que el guión de “La red social” satisficiera los estándares del departamento legal de Sony, enviamos el guión, tal como se prometió en un apretón de manos, a un grupo de tenientes de alto rango de su empresa y los invitamos a darnos notas. (Me preguntaron si cambiaría el nombre de la Universidad de Harvard a otra cosa y si Facebook debía llamarse Facebook).

Después de filmar la película, organizamos una proyección privada de uno de los primeros cortes para su directora de operaciones, Sheryl Sandberg. La Sra. Sandberg se puso de pie en medio de la proyección, se dirigió a los productores que estaban parados en el fondo de la sala y dijo: “¿Cómo pueden hacerle esto a un niño?” (Tenías 27 años en ese momento, pero está bien, lo entiendo.)

Espero que su directora de operaciones entre a su oficina, se incline (como ella sugirió que hagamos en su libro más vendido) y le diga: “¿Cómo podemos hacerle esto a decenas de millones de niños? ¿De verdad vamos a sacar un anuncio que afirma que Kamala Harris corrió peleas de perros en el sótano de una pizzería mientras que Elizabeth Warren destruía la evidencia que demuestra que el cambio climático es un engaño y que el ‘estado profundo’ le vende metanfetamina a Rashida Tlaib y Colin Kaepernick?”

La ley que responsabiliza a los operadores de Internet por el contenido creado por sus usuarios y publicado en su sitio, al igual que los estudios de cine, las redes de televisión y los editores de libros, revistas y periódicos todavía -todavía- no se ha escrito. Pregúntale a Peter Thiel, quien financió una demanda por difamación contra Gawker que llevó a la bancarrota al sitio y lo obligó a cerrar. (Debería tener el número del Sr. Thiel en su teléfono porque fue uno de los primeros inversionistas en Facebook).

La mayoría de las personas no tienen los recursos para emplear un batallón de verificadores de datos. Sin embargo, mientras testificaba ante un comité del Congreso hace dos semanas, la representante Alexandria Ocasio-Cortez le preguntó lo siguiente: “¿Ve un potencial problema aquí con una falta total de verificación de hechos en los anuncios políticos?” Luego, cuando te presionó más, preguntándote si Facebook eliminaría o no mentiras, tu respondiste: “Congresista, en la mayoría de los casos, en una democracia, creo que las personas deberían poder ver lo que dicen a los políticos por los que pueden o no votar y juzgar su carácter por ellas mismas."

Ahora me dices, si hubiera sabido que pensabas así, hubiera elegido que los gemelos Winklevoss inventaran Facebook.

Aaron Sorkin es dramaturgo y guionista. Ganó un Premio de la Academia por “La red social” y, más recientemente, adaptó “Matar a un ruiseñor” para el escenario.

Publicada por The New York Times

c.2019 The New York Times Company