Los niños que comen más frutas y verduras tienen una mejor salud mental

Una dieta más nutritiva, desayunos y almuerzos más saludables se asocian con un mejor bienestar mental, según el estudio de una universidad británica. Cómo conseguir que coman de todo sin castigos ni rabietas

El estudio evaluó a casi 9.000 niños en 50 escuelas de Norfolk, Reino Unido (Getty Images)
El estudio evaluó a casi 9.000 niños en 50 escuelas de Norfolk, Reino Unido (Getty Images)

Alrededor del 10% al 20% de los adolescentes en todo el mundo padecen una afección de salud mental, como ansiedad o depresión, según la Organización Mundial de la Salud. También se ha demostrado que la mitad de todas las afecciones de salud mental comienzan a los 14 años. Dado lo importante y formativa que es la adolescencia en la vida de una persona, es sumamente importante encontrar formas de proteger o mejorar el bienestar mental de los niños y jóvenes.

Ya sabemos lo valiosas que son una buena nutrición y una dieta para la salud física, por lo que los expertos recomiendan que apuntemos a cinco porciones de frutas y verduras al día. Más recientemente, la investigación también ha comenzado a sugerir que la nutrición podría influir en la salud mental. Si bien aún se necesita más investigación en esta área, un estudio reciente encontró que comer una dieta más nutritiva, rica en frutas y verduras, y tener desayunos y almuerzos más saludables se asociaron con un mejor bienestar mental en los niños.

La investigación fue dirigida por la Universidad de East Anglia (UEA) en colaboración con el Consejo del Condado de Norfolk. La investigadora principal, la profesora Ailsa Welch, de la Facultad de Medicina de Norwich de la UEA, aseguró: “Si bien se comprenden bien los vínculos entre la nutrición y la salud física, hasta ahora no se sabía mucho sobre si la nutrición desempeña un papel en el bienestar emocional de los niños. Por lo tanto, nos propusimos investigar la asociación entre las opciones dietéticas y el bienestar mental entre los escolares”.

El equipo de académicos estudió datos de casi 9.000 niños en 50 escuelas de Norfolk (7.570 de secundaria y 1.253 de primaria) extraídos de la Encuesta de salud y bienestar de niños y jóvenes de Norfolk. Los niños que participaron en el estudio informaron por sí mismos sobre sus elecciones dietéticas y participaron en pruebas de bienestar mental apropiadas para su edad que incluían alegría, relajación y buenas relaciones interpersonales.

Dado lo importante y formativa que es la adolescencia en la vida de una persona, es sumamente importante encontrar formas de proteger o mejorar el bienestar mental de los niños y jóvenes (EFE)
Dado lo importante y formativa que es la adolescencia en la vida de una persona, es sumamente importante encontrar formas de proteger o mejorar el bienestar mental de los niños y jóvenes (EFE)

“En términos de nutrición, encontramos que solo alrededor de una cuarta parte de los niños de la escuela secundaria y el 28% de los niños de la escuela primaria informaron comer las frutas y verduras recomendadas al día. Y poco menos de uno de cada diez los niños no comían frutas ni verduras. Además, más de uno de cada cinco niños de secundaria y uno de cada 10 niños de primaria no desayunaron. Y más de uno de cada 10 niños de secundaria no almorzó”, añadió Welch.

Se analizó la asociación entre los factores nutricionales y el bienestar mental y se tuvieron en cuenta otros factores que podrían tener un impacto, como las experiencias adversas de la infancia y las situaciones en el hogar. “Descubrimos que comer bien estaba asociado con un mejor bienestar mental en los niños. Y que entre los niños de la escuela secundaria en particular, había un vínculo muy fuerte entre comer una dieta nutritiva, empaquetada con frutas y verduras, y tener un mejor bienestar mental”, explicó Richard Hayhoe, también de la Escuela de Medicina de Norwich de la UEA.

“También -continuó el especialista-, encontramos que los tipos de desayuno y almuerzo consumidos por los alumnos de primaria y secundaria se asociaron significativamente con el bienestar. Los niños que tomaron un desayuno tradicional experimentaron un mejor bienestar que aquellos que solo tomaron un refrigerio o una bebida. Pero los niños de la escuela secundaria que tomaron bebidas energéticas para el desayuno tuvieron puntajes de bienestar mental particularmente bajos, incluso más bajos que los niños que no desayunaron en absoluto”.

Según los datos develados por los expertos, en una clase de 30 alumnos de secundaria, alrededor de 21 habrán consumido un desayuno tipo convencional, y al menos cuatro no habrán comido ni bebido nada antes de comenzar las clases por la mañana. “De manera similar, al menos tres alumnos asistirán a las clases de la tarde sin almorzar. Esto es motivo de preocupación y es probable que afecte no solo el rendimiento académico en la escuela, sino también el crecimiento y el desarrollo físico. “Otra cosa interesante que encontramos fue que la nutrición tenía tanto o más impacto en el bienestar como factores como presenciar discusiones regulares o violencia en el hogar”.

Todo padre sabe que, ha cierta edad, se vuelve complicado lograr que los niños se coman todas sus verduras, o alguna comida que no es del completo de su agrado (Getty Images)
Todo padre sabe que, ha cierta edad, se vuelve complicado lograr que los niños se coman todas sus verduras, o alguna comida que no es del completo de su agrado (Getty Images)

“Como factor potencialmente modificable a nivel individual y social, la nutrición representa un importante objetivo de salud pública para las estrategias para abordar el bienestar mental infantil. Se deben desarrollar estrategias de salud pública y políticas escolares para garantizar que todos los niños tengan acceso a una nutrición de buena calidad, tanto antes como durante la escuela, a fin de optimizar el bienestar mental y capacitar a los niños para que desarrollen todo su potencial”, concluyó Welch.

Cómo conseguir que los niños coman de todo sin castigos ni rabietas

Es notorio que las mamás y los papás tienen dificultades para lograr que sus hijos coman suficientes verduras. Recientemente, un estudio científico de expertos australianos publicado en el International Journal of Environmental Research and Public Health reveló las tácticas parentales más y menos efectivas para asegurarse de que los niños reciban cinco por día.

Los investigadores revisaron 80 estudios de la industria de la salud que identificaron la alimentación selectiva en niños menores de 10 años, en su mayoría basados en informes y recuerdos de los padres, y encontraron que un estilo de crianza más relajado, comer juntos en familia e involucrar a un niño en la preparación de la comida, todo redujo la probabilidad de un comer quisquilloso.

Por el contrario, presionar a un niño para que coma, una paternidad muy estricta y ofrecer recompensas por comer, como poder ver televisión, hacen que los niños sean más quisquillosos para comer.

En su estudio, los investigadores de la Universidad de la Costa del Sol (USC), la Universidad de Australia del Sur y la Universidad de Queensland brindaron algunos de sus mejores consejos para los padres de comedores quisquillosos, como programar horarios regulares para las comidas, involucrar a los niños en la preparación de alimentos y eliminar las recompensas, los sobornos o los castigos.

También enfatizaron la importancia de apagar el televisor y prohibir las pantallas de cualquier tipo en la mesa del comedor, incluidos los teléfonos inteligentes.

“Cuando tienes un niño que es quisquilloso con la comida, es muy estresante para un padre o un cuidador: siempre se preguntan si su hijo está obteniendo suficientes nutrientes, suficiente comida y, a menudo, suficiente aumento de peso” (Getty Images)
“Cuando tienes un niño que es quisquilloso con la comida, es muy estresante para un padre o un cuidador: siempre se preguntan si su hijo está obteniendo suficientes nutrientes, suficiente comida y, a menudo, suficiente aumento de peso” (Getty Images)

“Para los padres con un comensal quisquilloso, la hora de comer puede ser especialmente estresante: hacer malabarismos con la comida familiar y un comensal quisquilloso no es poca cosa”, dijo la investigadora principal y estudiante de doctorado de la USC, Laine Chilman. Y continuó: “Algunas familias tienen niños que no le dan ninguna importancia a cualquier vegetal. Otros tratan con niños a los que no les gustan ciertas texturas o colores de comida. Algunas de estas preferencias se relacionan con las características o la personalidad de un niño, que son difíciles de cambiar. Pero otros son factores externos que podrían ayudar a reducir la irritabilidad en la alimentación de los niños”.

“Comer juntos en familia, con hermanos y tener una sola comida a la misma hora ayudó a reducir la inquietud por la comida, al igual que hacer que el niño quisquilloso se involucre en la comida, ya sea ayudando a elegir el menú o ayudando a preparar la comida. Sin embargo, si a los quisquillosos se les permitía comer frente al televisor, o si se les recompensaba por comer ciertos alimentos, estos comportamientos influían negativamente en los niños quisquillosos”, aseveró la experta.

Los autores de la investigación identificaron varias características del típico quisquilloso con la comida, incluida la reducción de la ingesta de alimentos, la reducción de la preferencia por las verduras, el rechazo de nuevos alimentos, la preferencia por una variedad limitada de alimentos y el rechazo de alimentos basados en la textura. Los comportamientos típicos de los niños que fueron identificados como quisquillosos para comer incluían comer más lento o más tiempo para comer, evitar las horas de comer e “inspeccionar los alimentos”.

Curiosamente, el quisquilloso con la comida “era más a menudo hombre, primogénito y con bajo peso”, afirmaron los autores, citando varios estudios diferentes en su análisis. Además de la personalidad individual de cada niño, el estrés, a menudo causado por acciones de los padres como gritar, es otro factor que puede explicar por qué los niños son quisquillosos con la comida. Por encima de todo, los padres deben evitar por completo tratar de forzar las comidas a la boca de sus hijos, lo que puede tener el efecto de posponerles ciertos alimentos de por vida.

“Cuando tienes un niño que es quisquilloso con la comida, es muy estresante para un padre o un cuidador: siempre se preguntan si su hijo está obteniendo suficientes nutrientes, suficiente comida y, a menudo, suficiente aumento de peso”, sostuvo la coautora, la doctora Ann. Kennedy-Behr de la Universidad de Australia del Sur. Sin embargo, es importante comprender que estar abiertamente ansioso o preocupado en realidad puede contribuir a un aumento de los quisquillosos a la hora de comer. “Evitar enfadarnos y limitar cualquier negatividad a la hora de comer beneficiará a todos. La paternidad positiva, no importa lo difícil que pueda ser en determinadas situaciones, es el mejor paso adelante para los comensales quisquillosos”, finalizó.

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR