100 dólares de regalo para vacunarte: así incentiva Nueva York a sus ciudadanos para acelerar el ritmo de inoculaciones

En un esfuerzo por aumentar las tasas de vacunación rezagadas, a partir del 30 de julio cualquier residente que reciba su primera vacuna contra el COVID-19 recibirá la recompensa monetaria. Lo comunicó el alcalde Bill de Blasio en una sesión informativa

Solo el 54% de las personas están completamente vacunados en la ciudad, que no logró su meta de junio de vacunar a 5 millones de habitantes (REUTERS)
Solo el 54% de las personas están completamente vacunados en la ciudad, que no logró su meta de junio de vacunar a 5 millones de habitantes (REUTERS)

El acelerado ritmo de vacunación en los Estados Unidos pierde fuerza a medida que gran parte de la población de riesgo ya ha recibido el tratamiento. El desafío ahora es movilizar a los jóvenes y a los que dudan si inmunizarse contra el SARS-CoV-2, el virus que causa la enfermedad por el nuevo coronavirus. Desde donuts gratis diarios hasta cigarrillos de marihuana, la moda de los estímulos ha sobrepasado los límites de lo razonable. Ahora, las recompensas monetarias también están siendo utilizadas como incentivo.

Cada vez más, las autoridades sanitarias se están dando cuenta de que se necesita algo más que información para influir en los indecisos. Recientemente, la ciudad de Nueva York anunció que entregará USD 100 a cualquier residente que reciba su primera vacuna COVID-19 en un esfuerzo por aumentar las tasas de vacunación rezagadas. El incentivo comenzará el 30 de julio en los sitios de vacunación administrados por la ciudad, dijo el alcalde Bill de Blasio en una sesión informativa.

Pero, ¿cuál es la mejor manera de persuadir a los millones de estadounidenses que aún no están vacunados contra el COVID-19? En experimentos recientes de encuestas aleatorias del Proyecto de Política y Salud Covid-19 de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), han surgido dos incentivos aparentemente fuertes.

Aproximadamente un tercio de la población no vacunada dijo que un pago en efectivo los haría más propensos a recibir una vacuna. Esto sugiere que algunos gobernadores pueden estar en el camino correcto. De manera similar, surgieron grandes aumentos en la disposición a vacunarse para aquellos a quienes se les prometió que hacerlo significaba que no necesitarían usar una máscara o distancia social en público, en comparación con un grupo al que se les dijo que aún tendría que hacerlo.

La ciudad de Nueva York anunció que entregará USD 100 a cualquier residente que reciba su primera vacuna COVID-19 en un esfuerzo por aumentar las tasas de vacunación rezagadas
La ciudad de Nueva York anunció que entregará USD 100 a cualquier residente que reciba su primera vacuna COVID-19 en un esfuerzo por aumentar las tasas de vacunación rezagadas

La ciudad de Nueva York registró 929 casos en un promedio de siete días hasta el lunes, casi el doble que los 489 reportados el 13 de julio. Las hospitalizaciones, que siguen siendo bajas, se duplicaron a 108, en comparación con 59 el 13 de julio. Solo el 54% de las personas están completamente vacunados en la ciudad, que no logró su meta de junio de vacunar a 5 millones de habitantes.

La gente se está aventurando en los espacios sociales, pero a su alrededor, las personas no vacunadas todavía superan en número a las inoculadas en muchos lugares, y las tasas de vacunación se están desacelerando. Revertir esta tendencia requerirá más que súplicas apasionadas de políticos, amigos o profesionales médicos. Es posible que sea necesario ofrecer recompensas reales más allá de los beneficios para la salud de la vacuna.

Días atrás, la ciudad advirtió que exigirá a todos sus empleados -incluidos los profesores y los policías- que se vacunen contra el coronavirus o que se sometan a pruebas semanales de COVID-19 (REUTERS)
Días atrás, la ciudad advirtió que exigirá a todos sus empleados -incluidos los profesores y los policías- que se vacunen contra el coronavirus o que se sometan a pruebas semanales de COVID-19 (REUTERS)

Días atrás, la ciudad advirtió que exigirá a todos sus empleados -incluidos los profesores y los policías- que se vacunen contra el coronavirus o que se sometan a pruebas semanales de COVID-19. Se espera que la norma abarque a unos 340.000 empleados municipales, lo que convierte a la ciudad en uno de los mayores empleadores de EEUU en tomar esta medida. Aunque no se trata de un mandato de vacunación -ningún trabajador será obligado a vacunarse-, las autoridades esperan que las molestias e incomodidades de las pruebas semanales persuadan a muchos de superar su reticencia a vacunarse.

La fecha límite del 13 de septiembre coincide con el inicio de la escuela pública, cuando el alcalde demócrata ha dicho que espera que todos los alumnos estén en las aulas a tiempo completo. Los trabajadores sanitarios de la ciudad y los empleados de los centros de acogida, como las residencias colectivas, se enfrentarán a plazos más tempranos.

De Blasio manifestó que no tiene previsto volver a imponer un amplio mandato de mascarilla en interiores, como ha hecho el condado de Los Ángeles. Las máscaras son necesarias en algunos entornos, como el transporte público. Según explicó, los empleados de la ciudad que no estén vacunados deberán llevar máscaras en interiores en todo momento.

SEGUIR LEYENDO: