COVID-19: cómo son las nuevas investigaciones sobre las consecuencias de las implicancias cardíacas

Dado que los supervivientes superan en número a los infectados y las vacunas están distribuidas, se puede prestar más atención a los efectos cardiovasculares a largo plazo. Qué revelan los nuevos estudios

ARCHIVO - El electrocardiograma puede dar indicios sobre una insuficiencia cardíaca. Foto: Oliver Krato/dpa
ARCHIVO - El electrocardiograma puede dar indicios sobre una insuficiencia cardíaca. Foto: Oliver Krato/dpa

En el año 2020, la enfermedad por COVID-19 fue la tercera causa principal de muerte. Quizás más que cualquier otra enfermedad transmisible, ha cautivado a la comunidad cardiológica debido a sus aparentes vínculos con las enfermedades cardiovasculares (ECV). La novedad del virus llevó a una dependencia temprana en informes de casos pequeños y explicaciones teóricas para explicar y predecir el impacto en las ECV. Ahora, más de un año desde el inicio de la pandemia, han surgido estudios más maduros que refinan la comprensión de la interacción entre COVID-19 y el corazón.

Al principio de la pandemia, los pacientes con comorbilidades cardiovasculares demostraron ser más vulnerables a infecciones graves. La especificidad del coronavirus 2 para la proteína de la enzima convertidora de angiotensina-2 (ACE-2) alimentó más preocupaciones sobre las lesiones en el sistema cardiovascular y provocó temores sobre el uso simultáneo de fármacos, incluidos los inhibidores de la enzima convertidora de angiotensina y los bloqueadores de los receptores de angiotensina.

Los primeros informes de casos describieron un espectro de manifestaciones cardiovasculares de la infección por COVID-19, que incluían miocarditis, miocardiopatía por estrés, infarto de miocardio (IM) y arritmia. Para combatir una enfermedad nueva, la comunidad de cardiología desplegó su tecnología más avanzada, incluida la resonancia magnética cardíaca (RMC), que ha caracterizado las consecuencias agudas y crónicas de la infección por SARS-CoV-2, pero a menudo los hallazgos han dejado a los médicos con más preguntas que respuestas.

Ahora, a más de un año desde los primeros casos reportados, la comunidad global se encuentra en un punto crítico en la cronología de la pandemia. Dado que los supervivientes superan en número a los infectados y las vacunas están distribuidas, se puede prestar más atención a los efectos cardiovasculares a largo plazo del COVID-19.

Los primeros informes de casos describieron un espectro de manifestaciones cardiovasculares de la infección por COVID-19, que incluían miocarditis, miocardiopatía por estrés, infarto de miocardio (IM) y arritmia (EFE)
Los primeros informes de casos describieron un espectro de manifestaciones cardiovasculares de la infección por COVID-19, que incluían miocarditis, miocardiopatía por estrés, infarto de miocardio (IM) y arritmia (EFE)

Los primeros informes de casos describieron un espectro de manifestaciones cardiovasculares de COVID-19, que incluyen miocarditis, miocardiopatía por estrés, infarto de miocardio y arritmia. Sin embargo, en la mayoría de los casos, la lesión miocárdica en COVID-19 parece estar mediada predominantemente por la gravedad de la enfermedad crítica más que por la lesión directa del miocardio por partículas virales.

Si bien la resonancia magnética cardíaca sigue siendo una herramienta poderosa para diagnosticar la miocarditis aguda, debe usarse con prudencia a la luz de la baja prevalencia inicial de miocarditis.

Guiar a un paciente atleta para regresar al deporte (RTP) después de la infección por COVID-19 es un proceso desafiante. Los datos más recientes muestran que RTP ha sido un esfuerzo seguro utilizando un protocolo de detección.

También se han descrito secuelas de COVID prolongado o posaguda de la infección por SARS-CoV-2. Los síntomas informados abarcan una gran variedad de molestias cardiopulmonares y neurológicas que incluyen fatiga, palpitaciones, dolor de pecho, disnea, confusión mental y disautonomía, incluido el síndrome de taquicardia postural (POTS). Su manejo se centra principalmente en la educación, el ejercicio y la reposición de sal y líquidos.

La comprensión del impacto de COVID-19 en el sistema cardiovascular está en constante evolución. Desentrañar los misterios de COVID-19 ha sido un ejercicio de ciencia y experimentación diligentes. Los últimos estudios observacionales, patológicos, de imágenes y clínicos han aclarado los impactos a corto y largo plazo del COVID-19 en el sistema cardiovascular y han actualizado nuestra comprensión de varias formas.

En la mayoría de los casos, la lesión miocárdica en COVID-19 parece estar mediada predominantemente por la gravedad de la enfermedad crítica más que por la lesión directa del miocardio por partículas virales (EUROPA PRESS)
En la mayoría de los casos, la lesión miocárdica en COVID-19 parece estar mediada predominantemente por la gravedad de la enfermedad crítica más que por la lesión directa del miocardio por partículas virales (EUROPA PRESS)

La lesión miocárdica en COVID-19 parece estar mediada predominantemente por la gravedad de la enfermedad crítica más que por la lesión directa del miocardio por partículas virales. Si bien la lesión miocárdica no es exclusiva de COVID-19 y se observa en otras partes de la literatura de cuidados intensivos en sepsis y SDRA, la respuesta hiperinflamatoria precipitada por COVID-19 es un sello distintivo único y puede mediar los cursos clínicos más graves observados en comparación con otros virus.

En todo caso, COVID-19 ha reforzado la interacción crítica entre la inflamación y la ECV y debería impulsar el trabajo futuro en este campo. Si bien la lesión miocárdica en forma de elevación de troponina es prevalente y pronóstica en la infección aguda por COVID-19, estudios recientes sugieren que la elevación de troponina es un marcador de la gravedad de la enfermedad y el sustrato subyacente, más que un mediador independiente de los resultados.

Si bien la RMC sigue siendo una herramienta poderosa para el diagnóstico de la miocarditis aguda, debe usarse con prudencia a la luz de la baja prevalencia de referencia establecida en los estudios hasta la fecha, así como el riesgo de exposición del personal sanitario. Se necesitan estudios para comprender la relevancia clínica de las señales inflamatorias persistentes que se observan en los sobrevivientes y cómo esto puede compararse o contrastarse con aquellos que se recuperan de otros virus comunes o enfermedades críticas. CMR puede tener un papel más centrado en proporcionar recomendaciones para poblaciones en riesgo como los atletas; sin embargo, rara vez debería ser la modalidad de primera línea y los hallazgos de imagen por sí solos no deberían servir como base para el diagnóstico de miocarditis aguda.

Por último, a medida que se ingresa a una nueva era de supervivencia, se necesitan investigaciones adicionales para catalogar la carga de los síntomas cardiopulmonares persistentes que tienen implicaciones significativas para el bienestar del paciente y las economías globales con respecto a la capacidad para regresar al trabajo. También se necesita investigación para confirmar si las terapias existentes para la disautonomía, incluido el POTS, son efectivas en la población de COVID prolongada y cómo el manejo agudo puede alterar la probabilidad y prevalencia de este síndrome crónico. Si bien quedan y seguirán surgiendo preguntas con respecto a COVID-19 y CVD, la pandemia ha demostrado que la comunidad científica está excepcionalmente comprometida y es capaz de proporcionarestas respuestas críticas.

SEGUIR LEYENDO: