La carrera por la vacuna contra el COVID-19: cuál de las candidatas estará disponible primero

Luego de que esta semana la Argentina anunció que producirá en el país la creada por la Universidad de Oxford y AstraZeneca, Infobae hizo un repaso por las otras cuatro que se encuentran más avanzadas

Científicos de laboratorios de todo el planeta comenzaron una carrera contra el tiempo en busca de una vacuna capaz de inmunizar a la humanidad contra el SARS-CoV-2 (EFE/EPA/RONALD WITTEK/Archivo)
Científicos de laboratorios de todo el planeta comenzaron una carrera contra el tiempo en busca de una vacuna capaz de inmunizar a la humanidad contra el SARS-CoV-2 (EFE/EPA/RONALD WITTEK/Archivo)

Desde que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró en marzo la pandemia por coronavirus, expertos en epidemiología de todo el mundo se esforzaron en asegurar que sólo una vacuna pondría fin a la situación.

Científicos de laboratorios de todo el planeta comenzaron una carrera contra el tiempo en busca de un tratamiento efectivo y una vacuna capaz de inmunizar a la humanidad contra el SARS-CoV-2.

Actualmente, según el organismo, hay en desarrollo más de 160 vacunas a nivel global, algunas de las cuales ya están siendo probadas en humanos. Pero, ¿cuáles tienen más probabilidades de funcionar? ¿Y cuánto tardará en comenzar a vacunarse a la población?

El top 5

1- Con fuertes resultados en cuanto a su respuesta inmune en las fases 1 y 2, la vacuna de la Universidad de Oxford se ubica en el puesto número 1.

La vacuna de vector viral desarrollada por la Universidad de Oxford con la firma sueco-británica AstraZeneca se basa en un adenovirus de chimpancé llamado ChAdOx1.

El equipo de Oxford publicó los resultados el 20 de julio en The Lancet . “Estamos viendo muy buenas respuestas inmunes, no solo en los anticuerpos neutralizantes sino también en las células T”, dijo a Bloomberg Adrian Hill, director del Instituto Jenner de Oxford . “Estamos estimulando ambos brazos del sistema inmunológico”. La vacuna de Oxford lidera la carrera mundial y podría recibir una autorización de uso de emergencia a partir de octubre. Los ensayos de fase 3 ahora están planificados, con la participación de decenas de miles de participantes en el Reino Unido, Estados Unidos, Brasil y Sudáfrica . Estos establecerán si la vacuna realmente protege contra el virus en el mundo real.

La vacuna de vector viral desarrollada por la Universidad de Oxford con la firma sueco-británica AstraZeneca se basa en un adenovirus de chimpancé llamado ChAdOx1 (Reuters)
La vacuna de vector viral desarrollada por la Universidad de Oxford con la firma sueco-británica AstraZeneca se basa en un adenovirus de chimpancé llamado ChAdOx1 (Reuters)

La casa de altos estudios de Londres se asoció con la compañía farmacéutica global AstraZeneca para su fabricación. El 21 de mayo anunció un acuerdo para producir 400 millones de dosis y afirma poder fabricar mil millones de dosis con las instalaciones actuales. El gobierno de los EEUU también está apostando a lo grande por Oxford: su Autoridad de Investigación y Desarrollo Biomédico Avanzado (BARDA) aportó mil millones de dólares al esfuerzo de Oxford / AstraZeneca.

2- Moderna cae al puesto número dos con su plataforma de ARNm no probada, incluso después de los exitosos resultados de la prueba de fase 1.

Si bien las vacunas convencionales funcionan presentando al sistema inmunológico del cuerpo el virus real inactivado o los antígenos derivados de él, la inyección de ARNm en las células significa que producen las proteínas virales necesarias directamente dentro del cuerpo humano. El ARNm (la “m” significa mensajero) es la molécula que lleva las instrucciones del ADN a las fábricas de proteínas de la célula (llamadas ribosomas).

La vacuna de Moderna (mRNA-1273) fue la primera en inyectarse en voluntarios humanos, a mediados de marzo. El 14 de julio publicó los resultados de este ensayo de fase 1 en un artículo revisado por pares en el NEJM. La noticia fue buena: su “vacuna mRNA-1273 indujo respuestas inmunitarias anti-SARS-CoV-2 en todos (45) los participantes, y no se identificaron problemas de seguridad que limitaran el ensayo”. Los ensayos de fase 2 en 600 participantes ya están en marcha, y la compañía había anunciado que su ensayo de fase 3 de 30 mil participantes comenzaría el 27 de julio en los EEUU. Moderna “sigue en camino de poder administrar aproximadamente 500 millones de dosis por año, y posiblemente hasta mil millones de dosis por año, a partir de 2021”, según aseguran desde la compañía.

Otros equipos que persiguen el enfoque del ARNm incluyen uno con sede en el Imperial College de Londres, la empresa alemana BioNTech, que trabaja en alianza con el gigante farmacéutico Pfizer, y CureVac, otra empresa con sede en Alemania. Un consorcio chino de la Universidad de Fudan, la Universidad JiaoTong de Shanghai y RNACure Biopharma está empleando una segunda estrategia de usar ARNm para crear “partículas similares a virus” en el cuerpo para activar una respuesta inmune.

La vacuna de Moderna (mRNA-1273) fue la primera en inyectarse en voluntarios humanos, a mediados de marzo (Reuters/Dado Ruvic)
La vacuna de Moderna (mRNA-1273) fue la primera en inyectarse en voluntarios humanos, a mediados de marzo (Reuters/Dado Ruvic)

3- La vacuna contra el adenovirus CanSino de China también vio datos publicados el 20 de julio, que muestran una respuesta inmune rápida y sin reacciones adversas graves.

La empresa china CanSino Biologics, el brazo de ciencia médica del Ejército Popular de Liberación, completó los ensayos de fase 1 con una vacuna de adenovirus vector llamada Ad5-nCoV.

La farmacéutica informó los resultados de la fase 2 en The Lancet. Según los autores, estos demostraron que la vacuna del vector de adenovirus “es segura e indujo respuestas inmunes significativas en la mayoría de los receptores después de una sola inmunización”. Según Reuters , la compañía está en conversaciones con Rusia, Brasil, Chile y Arabia Saudita para lanzar las pruebas de fase 3.

El adenovirus de CanSino es un virus humano, mientras que Oxford usa uno de chimpancés; este último podría ser más efectivo ya que nadie todavía tiene una respuesta inmune al mismo.

4- Quizás la apuesta más segura sea utilizar la ruta probada desde hace mucho tiempo de una vacuna de virus inactivado; si es así, la empresa china Sinovac es la que se debe observar.

El enfoque de vacuna más tradicional, uno utilizado durante muchas décadas, es inyectar a alguien con el virus inactivado. Esto estimula al sistema inmunológico a producir anticuerpos, mientras que el virus muere antes de la inyección o se debilita lo suficiente como para que no pueda causar una infección grave. Los virus inactivados se utilizan contra la influenza, por ejemplo, y en el esfuerzo mundial para erradicar la poliomielitis.

Aquí, una vez más, los chinos están a la cabeza. La empresa china Sinovac, en asociación con varios institutos de investigación médica líderes en China, diseñó una vacuna aislando muestras de SARS-CoV-2 de pacientes hospitalarios infectados y cultivando el virus en líneas celulares antes de inactivarlo con un agente químico. Anteriormente se llamaba PiCoVacc (por “vacuna purificada inactivada contra el SARS-CoV-2”), pero ahora se rebautizó de forma más sencilla como CoronaVac.

Novavax desarrolló una forma de empaquetar las proteínas de pico del SARS-CoV-2 en nanopartículas que deberían mejorar la respuesta inmune al imitar mejor el virus (EFE/Rungroj Yongrit/Archivo)
Novavax desarrolló una forma de empaquetar las proteínas de pico del SARS-CoV-2 en nanopartículas que deberían mejorar la respuesta inmune al imitar mejor el virus (EFE/Rungroj Yongrit/Archivo)

El equipo chino logró un progreso impresionante con su vacuna COVID viral inactivada. En un artículo publicado en Science el 6 de mayo, informaron que su vacuna candidata había “inducido anticuerpos neutralizantes específicos del SARS-CoV-2 en ratones, ratas y primates no humanos”. También “proporcionó protección parcial o completa a los macacos” contra la infección deliberada por el virus. El 13 de junio, Sinovac publicó los resultados iniciales de un ensayo de fase 1/2 en el que participaron varios cientos de personas: el 90% de los voluntarios dieron positivo en anticuerpos protectores. La empresa firmó un acuerdo para avanzar a los ensayos de fase 3 en Brasil, donde la enfermedad todavía está desenfrenada.

5- Novavax obtuvo la mayor suma hasta ahora de Operation Warp Speed: $ 1.6 mil millones, anunciado el 7 de julio, pero aún no llegó a la fase 3.

Otro método tradicional de vacunación es el que apunta a que los genes que codifican las proteínas del patógeno (en el caso de SARS-CoV-2, principalmente la notoria proteína de pico) se empalman en diferentes virus, que luego se producen en masa.

Sanofi Pasteur, la división de vacunas de Sanofi, está reconfigurando sus esfuerzos anteriores de vacunas contra el SARS en COVID-19. Su enfoque de ADN recombinante en líneas celulares ya tiene licencia para producir una vacuna contra la influenza, distribuida desde 2017 en los EEUU bajo la marca FluBlok.

Por separado, Novavax desarrolló una forma de empaquetar las proteínas de pico del SARS-CoV-2 en nanopartículas que deberían mejorar la respuesta inmune al imitar mejor el virus.

La compañía comenzó los ensayos de fase 1 el 26 de mayo en Australia en 131 voluntarios humanos, cuyos resultados estuvieron a finales de julio. En paralelo, está desarrollando una producción a gran escala que podría entregar 100 millones de dosis de vacunas para fines de 2020 y mil millones de dosis a partir de 2021.

SEGUÍ LEYENDO

Diferencias y semejanzas de la vacuna de Oxford y AstraZeneca con las otras tres desarrolladas en Argentina

Un adenovirus de chimpancé, la clave de la prometedora vacuna que se desarrollará en el país


MAS NOTICIAS