La “Biblia” del COVID-19: todo lo que se sabe hasta ahora sobre el virus que azota al mundo

Una revisión publicada en el Clinical Microbiology Reviews da cuenta de cómo desde el SARS en 2002 los coronavirus se asociaron con enfermedades importantes. Los investigadores aseguran que "el brote actual por el SARS-CoV-2 era esperado" y sugieren la aparición de futuros brotes del mismo virus. Origen, transmisión y futuro

El origen del coronavirus

El brote actual causado por el SARS-CoV-2 era, de hecho, esperado. Sin embargo, la verdadera pregunta es, ¿cómo estamos planeando contrarrestar la próxima epidemia zoonótica de CoV que es probable que ocurra dentro de los próximos cinco a diez años o tal vez antes?”.

Así comienzan las conclusiones de un estudio publicado en la revista Clinical Microbiology Reviews, el más completo que se escribió hasta ahora.

Un grupo de investigadores procedentes de India, Tailandia y Colombia analizaron que en las últimas décadas surgieron varias enfermedades nuevas en diferentes áreas geográficas, con patógenos que incluyen el virus del Ébola, el virus del Zika, el virus de Nipah y los coronavirus (CoV). “Recientemente, surgió un nuevo tipo de infección viral en la ciudad de Wuhan, China, y los datos de secuenciación genómica inicial de este virus no coinciden con CoV secuenciados previamente, lo que sugiere una nueva cepa de CoV (2019-nCoV), que ahora se denominó respiratoria aguda grave síndrome CoV-2 (SARS-CoV-2) -comenzaron a describir el origen de la actual pandemia-. Aunque se sospecha que la enfermedad por coronavirus 2019 (COVID-19) se origina en un huésped animal (origen zoonótico) seguido de transmisión de persona a persona, no se debe descartar la posibilidad de otras rutas”.

Hasta la fecha, estos tratamientos no se sometieron a ensayos clínicos aleatorios en animales o humanos, lo que limita su aplicabilidad práctica en la pandemia actual (EFE/Juan Ignacio Roncoroni/Archivo)
Hasta la fecha, estos tratamientos no se sometieron a ensayos clínicos aleatorios en animales o humanos, lo que limita su aplicabilidad práctica en la pandemia actual (EFE/Juan Ignacio Roncoroni/Archivo)

En comparación con las enfermedades causadas por CoV humanos previamente conocidos, “COVID-19 muestra una patogénesis menos grave pero una mayor competencia de transmisión, como es evidente por el número cada vez mayor de casos confirmados a nivel mundial”, aseguraron los expertos en cuya revisión abordaron epidemiología, diagnóstico y porvenir de este virus.

Los CoV recientemente desarrollados representan una gran amenaza para la salud pública mundial. La aparición actual de COVID-19 es el tercer brote de CoV en humanos en las últimas 2 décadas -consideraron-. No estamos en condiciones de tratarlo eficazmente, ya que ni las vacunas aprobadas ni los medicamentos antivirales específicos para el tratamiento de infecciones humanas por CoV están disponibles. La mayoría de las naciones están haciendo esfuerzos para evitar una mayor propagación de este virus potencialmente mortal mediante la implementación de estrategias preventivas y de control”.

Y tras asegurar que “algunas opciones terapéuticas para tratar el nuevo coronavirus mostraron eficacia en estudios in vitro”, aseguraron que “hasta la fecha, estos tratamientos no se sometieron a ensayos clínicos aleatorios en animales o humanos, lo que limita su aplicabilidad práctica en la pandemia actual”.

Sobre el virus

infobae-image

Los coronavirus pueden causar enfermedades clínicas en humanos que pueden extenderse desde el resfriado común a enfermedades respiratorias más graves como el SARS y el MERS. El SARS-CoV-2 fue designado para ser nombrado coronavirus 2 del síndrome respiratorio agudo severo (SARS-CoV-2) por el Comité Internacional de Taxonomía de Virus (ICTV), que determinó que el virus pertenece a la categoría de coronavirus relacionado con el síndrome respiratorio agudo severo y descubrió que este virus está relacionado con los SARS-CoV.

Los coronavirus codifican cuatro proteínas estructurales principales, a saber: espiga (S), membrana (M), envoltura (E) y nucleocápside (N).

El posible origen del SARS-CoV-2 y el primer modo de transmisión de la enfermedad aún no se han identificado. El análisis del grupo inicial de infecciones sugiere que los individuos infectados tenían un punto de exposición común, un mercado de mariscos en Wuhan, provincia de Hubei, China
El posible origen del SARS-CoV-2 y el primer modo de transmisión de la enfermedad aún no se han identificado. El análisis del grupo inicial de infecciones sugiere que los individuos infectados tenían un punto de exposición común, un mercado de mariscos en Wuhan, provincia de Hubei, China

Además de las proteínas estructurales importantes, el genoma del SARS-CoV-2 contiene ocho proteínas accesorias, y todas estas juegan un papel específico en la replicación viral.

Escenario mundial actual del SARS-CoV-2

Este nuevo virus es completamente diferente de los virus responsables de MERS-CoV y SARS-CoV. El SARS-CoV-2 recientemente surgido es un coronavirus del grupo 2B y las secuencias de su genoma obtenidas de pacientes comparten una similitud de secuencia del 79,5% con la secuencia de SARS-CoV.

Inicialmente, el epicentro de la SARS-CoV-2 pandemia fue China, que informó de un número significativo de muertes asociadas con COVID-19. Durante muchas semanas, Italia fue el centro de las preocupaciones con respecto al gran número de casos, pero ahora, los Estados Unidos es el país con el mayor número de casos.

El brote de COVID-19 también se asoció con graves impactos económicos a nivel mundial debido a la interrupción repentina del comercio mundial y las cadenas de suministro que obligaron a las empresas multinacionales a tomar decisiones que llevaron a pérdidas económicas significativas. El reciente aumento en el número de pacientes críticos confirmados con COVID-19 ya superó los suministros de cuidados intensivos, limitando los servicios de cuidados intensivos a sólo una pequeña porción de pacientes críticos. Esto también podría haber contribuido al aumento de la tasa de letalidad observada en el brote.

Sobre la transmisión, propagación y emergencia del SARS-CoV-2

El nuevo coronavirus se identificó dentro del primer mes (28 días) del brote. Esto es impresionantemente rápido en comparación con el tiempo necesario para identificar el SARS-CoV reportado en Foshan, provincia de Guangdong, China, que fue de 125 días. Inmediatamente después de la confirmación de la etiología viral, los virólogos chinos lanzaron rápidamente la secuencia genómica del SARS-CoV-2, que desempeñó un papel crucial en el control de la propagación de este nuevo coronavirus novedoso a otras partes del mundo. El posible origen del SARS-CoV-2 y el primer modo de transmisión de la enfermedad aún no se han identificado. El análisis del grupo inicial de infecciones sugiere que los individuos infectados tenían un punto de exposición común, un mercado de mariscos en Wuhan, provincia de Hubei, China. Los restaurantes de este mercado son conocidos por proporcionar diferentes tipos de animales salvajes para consumo humano.

infobae-image

Además, el mercado de mariscos de Huanan South China también vende animales vivos, como aves de corral, murciélagos, serpientes y marmotas y se cree que éste podría ser el punto donde ocurrió la transmisión zoonótica (del animal al humano). Aunque se alega que el SARS-CoV-2 se originó a partir de un huésped animal con mayor transmisión de persona a persona, la probabilidad de transmisión por alimentos debe descartarse con investigaciones adicionales, ya que es un posibilidad latente. Además, otras rutas potenciales y esperadas estarían asociadas con la transmisión, como en otros virus respiratorios, por contacto directo, o por contacto directo con superficies contaminadas. Aún así, es necesario determinar si la transfusión de sangre y el trasplante de órganos, así como las rutas transplacentarias y perinatales, son posibles rutas para la transmisión del SARS-CoV-2.

Según la experiencia con varios brotes asociados con virus emergentes conocidos, la mayor patogenicidad de un virus a menudo se asocia con una menor transmisibilidad. En comparación con los virus emergentes como el virus del Ébola, el H7N9 aviar, el SARS-CoV y el MERS-CoV, el SARS-CoV-2 tiene una patogenicidad relativamente baja y una transmisibilidad moderada. El riesgo de muerte entre las personas infectadas con COVID-19 se calculó utilizando el riesgo de mortalidad por infección (IFR). Se encontró que el IFR estaba en el rango de 0.3% a 0.6%, que es comparable al de una pandemia de influenza asiática anterior (1957 a 1958).

Estornudo con 1000 f/s. En estos 18 cuadros 20 mseg de diferencia se observa el desarrollo de la gran Nube de Gas Turbulenta que atrapa el aire ambiente. Se observa en cuadrados 3, 4 y 5 el comienzo de la Nube de Gas Turbulenta, y en los nro. 6, 7, 8 y 9 su expansión. En los cuadrados finales el inicio de la dispersión, con ya deshidratación de las microgotas con diferentes tamaños. (A Sneeze. Lydia Bourouiba, N Engl J Med 2016; 375:e15 DOI: 10.1056)
Estornudo con 1000 f/s. En estos 18 cuadros 20 mseg de diferencia se observa el desarrollo de la gran Nube de Gas Turbulenta que atrapa el aire ambiente. Se observa en cuadrados 3, 4 y 5 el comienzo de la Nube de Gas Turbulenta, y en los nro. 6, 7, 8 y 9 su expansión. En los cuadrados finales el inicio de la dispersión, con ya deshidratación de las microgotas con diferentes tamaños. (A Sneeze. Lydia Bourouiba, N Engl J Med 2016; 375:e15 DOI: 10.1056)

En particular, el reanálisis de la curva de pandemia de COVID-19 del grupo inicial de casos señaló una considerable transmisión de persona a persona. Se opina que el historial de exposición al SARS-CoV-2 en el mercado de mariscos de Wuhan se originó a partir de la transmisión de persona a persona; sin embargo, a la luz de la propagación zoonótica en COVID-19, es demasiado pronto para respaldar completamente esta idea. Después de la infección inicial, se observó transmisión de persona a persona con un número de reproducción preliminar (R0 ) estimado de 1.4 a 2.5, y recientemente se estima que es de 2.24 a 3.58.

Aunque las personas de todas las edades y sexos son susceptibles al COVID-19, las personas mayores con una enfermedad crónica subyacente tienen más probabilidades de infectarse gravemente. Recientemente, también se descubrió que las personas con infección asintomática actúan como fuente de infección para las personas susceptibles. Tanto los pacientes asintomáticos como sintomáticos secretan cargas virales similares, lo que indica que la capacidad de transmisión de pacientes asintomáticos o mínimamente sintomáticos es muy alta. Por lo tanto, la transmisión del SARS-CoV-2 puede ocurrir temprano en el curso de la infección. También se informaron manifestaciones clínicas atípicas en COVID-19 en el que el único síntoma que informa fue fatiga. Por lo tanto, los médicos deben estar atentos a la posible aparición de manifestaciones clínicas atípicas para evitar la posibilidad de un diagnóstico omitido. Se descubrió que la capacidad de transmisión temprana del SARS-CoV-2 es similar o ligeramente superior a la del SARS-CoV, lo que refleja que puede controlarse a pesar de la transmisibilidad moderada a alta.

infobae-image

La pandemia de COVID-19 no tiene ningún factor novedoso, aparte del patógeno genéticamente único y un posible reservorio adicional. La única diferencia es el momento de ocurrencia y la distinción genética del patógeno involucrado. Las mutaciones en el RBD de CoV facilitaron su capacidad de infectar a los hosts más nuevos, ampliando así su alcance a todos los rincones del mundo.

Coronavirus en humanos: SARS, MERS y COVID-19

La infección por coronavirus en humanos se asocia comúnmente con enfermedades respiratorias de leves a graves, con fiebre alta, inflamación severa, tos y disfunción de los órganos internos que incluso pueden conducir a la muerte. La mayoría de los coronavirus identificados causan el resfriado común en humanos. Sin embargo, esto cambió cuando se identificó el SARS-CoV, allanando el camino para formas graves de la enfermedad en humanos. La experiencia previa con los brotes de otros coronavirus, como el SARS y el MERS, sugiere que el modo de transmisión en COVID-19 es principalmente transmisión de persona a persona por contacto directo, gotitas y fómites. Estudios recientes demostraron que el virus puede permanecer viable durante horas en aerosoles y hasta días en superficies; por lo tanto, la contaminación por aerosoles y fómites podría desempeñar un papel potente en la transmisión del SARS-CoV-2.

El SARS es una enfermedad respiratoria viral causada por un CoV animal no reconocido anteriormente que se originó en los mercados húmedos del sur de China después de adaptarse al huésped humano, permitiendo así la transmisión entre humanos. El brote de SARS reportado en 2002 a 2003 tuvo 8.098 casos confirmados con 774 muertes totales y afectó gravemente a la región de Asia Pacífico, especialmente a China continental. Aunque la tasa de letalidad (CFR) del SARS-CoV-2 es menor que la del SARS-CoV, existe una grave preocupación relacionada con este brote debido a su similitud epidemiológica con los virus de la influenza.

infobae-image

El MERS es otra enfermedad respiratoria que se informó por primera vez en Arabia Saudita durante 2012. Se descubrió que la enfermedad tenía una tasa CFR de alrededor del 35%. El análisis de los conjuntos de datos disponibles sugiere que el período de incubación de SARS-CoV-2, SARS-CoV y MERS-CoV está en el mismo rango. El tiempo de incubación previsto más largo de SARS-CoV-2 es de 14 días. Por lo tanto, los individuos sospechosos se aíslan durante 14 días para evitar el riesgo de una mayor propagación. Aunque se informó una gran similitud entre la secuencia del genoma del nuevo coronavirus y los CoV similares al SARS, el análisis comparativo reconoció un sitio de escisión similar a la furina en la proteína SARS-CoV-2 S que es faltante en otros CoV similares al SARS.

La naturaleza altamente contagiosa del SARS-CoV-2 en comparación con la de sus predecesores podría ser el resultado de una mutación estabilizadora que ocurrió en el dominio similar a la proteína asociada a endosoma de la proteína nsp2.

El coronavirus es el ejemplo más destacado de un virus que cruzó la barrera de las especies dos veces de animales salvajes a humanos durante los brotes de SARS y MERS. También se sospecha la posibilidad de cruzar la barrera de especies por tercera vez en el caso de SARS-CoV-2 (COVID-19). Los murciélagos se reconocen como un posible huésped reservorio natural de la infección por SARS-CoV y MERS-CoV.

En el caso de COVID-19, existen dos posibilidades para la transmisión primaria: puede transmitirse a través de hosts intermedios, similar al del SARS y MERS, o directamente desde los murciélagos.

Patología clínica del SARS-CoV-2

El diagnóstico de COVID-19 se puede realizar mediante el uso de muestras del tracto respiratorio superior recogidas con hisopos nasofaríngeos y orofaríngeos  EFE/Orlando Barría
El diagnóstico de COVID-19 se puede realizar mediante el uso de muestras del tracto respiratorio superior recogidas con hisopos nasofaríngeos y orofaríngeos EFE/Orlando Barría

La enfermedad causada por el SARS-CoV-2 también se denomina neumonía contagiosa específica grave (SSCP), neumonía de Wuhan y COVID-19. En comparación con el SARS-CoV, el SARS-CoV-2 tiene una patogénesis menos grave pero tiene una capacidad de transmisión superior, como lo demuestra el rápido aumento del número de casos en todo el mundo.

El SARS-CoV-2 invade el parénquima pulmonar, lo que produce una inflamación intersticial severa de los pulmones. Esto es evidente en las imágenes de tomografía computarizada (TC) como opacidad de vidrio esmerilado en los pulmones. Esta lesión inicialmente involucra un solo lóbulo pero luego se expande a múltiples lóbulos pulmonares. La evaluación histológica de las muestras de biopsia pulmonar obtenidas de pacientes infectados con COVID-19 reveló daño alveolar difuso, exudados de fibromixoides celulares, formación de membrana hialina y descamación de neumocitos, indicativos del síndrome de dificultad respiratoria aguda. También se descubrió que los pacientes infectados con SARS-CoV-2 a menudo tienen linfocitopenia con o sin anormalidades leucocitarias. El grado de linfocitopenia da una idea sobre el pronóstico de la enfermedad, ya que se encuentra positivamente correlacionada con la gravedad de la enfermedad.

Diagnóstico

En la actualidad, las técnicas de detección de ácido nucleico, como RT-PCR, se consideran un método eficaz para confirmar el diagnóstico en casos clínicos de COVID-19 (Shutterstock)
En la actualidad, las técnicas de detección de ácido nucleico, como RT-PCR, se consideran un método eficaz para confirmar el diagnóstico en casos clínicos de COVID-19 (Shutterstock)

Las pruebas de ARN pueden confirmar el diagnóstico de casos de COVID-19 con RT-PCR en tiempo real o secuenciación de próxima generación. En la actualidad, las técnicas de detección de ácido nucleico, como RT-PCR, se consideran un método eficaz para confirmar el diagnóstico en casos clínicos de COVID-19. Varias compañías en todo el mundo se están centrando actualmente en desarrollar y comercializar kits de detección de ácido nucleico específicos para SARS-CoV-2. Múltiples laboratorios también están desarrollando su propia RT-PCR interna. Uno de ellos es el kit de detección de ácido nucleico SARS-CoV-2 producido por Shuoshi Biotechnology (método de PCR de doble fluorescencia).

Las cargas virales de SARS-CoV-2 se midieron usando RT-PCR cuantitativa específica de N-gen en muestras de hisopo de garganta y esputo recolectadas de individuos infectados con COVID-19. Los resultados indicaron que la carga viral alcanzó su punto máximo alrededor de cinco a seis días después del inicio de los síntomas. En otro estudio, se encontró que la carga viral es mayor en los hisopos nasales que en los hisopos de garganta obtenidos de pacientes sintomáticos con COVID-19.

Aunque inicialmente se pensó que la carga viral se asociaría con malos resultados, algunos informes de casos mostraron individuos asintomáticos con altas cargas virales. Recientemente, se determinó la carga viral en hisopos nasales y de garganta de 17 pacientes sintomáticos, y se registraron mayores cargas virales poco después del inicio de los síntomas, particularmente en la nariz en comparación con la garganta.

Los resultados de los estudios relacionados con las cargas virales de SARS-CoV-2 reflejan la replicación activa de este virus en el tracto respiratorio superior y la eliminación viral prolongada después de que los síntomas desaparecen, incluso a través de las heces. Por lo tanto, la definición de caso actual debe actualizarse junto con una reevaluación de las estrategias que se adoptarán para contener la propagación del brote de SARS-CoV-2.

La infección por SARS-CoV-2 también puede confirmarse mediante aislamiento y cultivo( REUTERS/Lucy Nicholson/File Photo)
La infección por SARS-CoV-2 también puede confirmarse mediante aislamiento y cultivo( REUTERS/Lucy Nicholson/File Photo)

El diagnóstico de COVID-19 se puede realizar mediante el uso de muestras del tracto respiratorio superior recogidas con hisopos nasofaríngeos y orofaríngeos. Sin embargo, estas técnicas están asociadas con riesgos innecesarios para los trabajadores de la salud debido al contacto cercano con los pacientes. Del mismo modo, se informó que un solo paciente con una alta carga viral contaminó toda una sala de endoscopia al eliminar el virus, que puede permanecer viable durante al menos tres días y se considera un gran riesgo para los pacientes no infectados y los trabajadores de la salud.

Aunque se descubrió que las cargas virales en las muestras de heces son menores que las de las muestras respiratorias, se deben seguir estrictas medidas de precaución al manipular muestras de heces de pacientes sospechosos o infectados con COVID-19. Los niños infectados con SARS-CoV-2 experimentan solo una forma leve de enfermedad y se recuperan inmediatamente después del tratamiento. Recientemente se descubrió que las muestras de heces de niños infectados con el SARS-CoV-2 que dieron resultados negativos de hisopos de garganta fueron positivas dentro de los diez días posteriores a los resultados negativos. Esto podría provocar la transmisión fecal-oral de infecciones por SARS-CoV-2, especialmente en niños.

Personal sanitario realiza una prueba para detectar el COVID-19. EFE/Orlando Barría/Archivo
Personal sanitario realiza una prueba para detectar el COVID-19. EFE/Orlando Barría/Archivo

La infección por SARS-CoV-2 también puede confirmarse mediante aislamiento y cultivo. Se descubrió que el cultivo de células epiteliales de las vías respiratorias humanas era útil para aislar SARS-CoV-2. El control eficiente de un brote depende del diagnóstico rápido de la enfermedad.

La TC de tórax es una herramienta de diagnóstico ideal para identificar la neumonía viral. La sensibilidad de la TC de tórax es muy superior a la de los exámenes de rayos X. Los hallazgos de la TC de tórax asociados con pacientes infectados con COVID-19 incluyen infiltración en parches característica que luego progresa a opacidades en vidrio esmerilado. Las manifestaciones tempranas de la neumonía por COVID-19 podrían no ser evidentes en la radiografía de tórax por rayos X.

Vacunas, terapéuticas y drogas

(Marcelo Regalado)
(Marcelo Regalado)

Se están realizando varios intentos para diseñar y desarrollar vacunas para la infección por CoV, principalmente dirigidas a la glucoproteína espiga. Sin embargo, debido a la gran diversidad de variantes antigénicas, la protección cruzada que brindan las vacunas es significativamente limitada, incluso dentro de las cepas de un subgrupo filogenético.

Debido a la falta de una terapia antiviral y vacunas efectivas en el escenario actual, necesitamos depender únicamente de la implementación de medidas efectivas de control de infecciones para disminuir el riesgo de posible transmisión nosocomial.

Recientemente, el receptor del SARS-CoV-2 se estableció como la enzima convertidora de angiotensina humana 2 (hACE2), y se descubrió que el virus ingresaba a la célula huésped principalmente a través de la endocitosis.

La mayoría de las opciones y estrategias de tratamiento que se están evaluando para el SARS-CoV-2 se tomaron de experiencias anteriores en el tratamiento del SARS-CoV, MERS-CoV y otras enfermedades virales emergentes. Se explotaron varias estrategias terapéuticas y preventivas, incluidas vacunas, inmunoterapéuticos y medicamentos antivirales, contra los brotes previos de CoV (SARS-CoV y MERS-CoV). Estas valiosas opciones ya fueron evaluadas por su potencia, eficacia y seguridad, junto con varios otros tipos de investigaciones actuales que impulsarán la búsqueda de agentes terapéuticos ideales contra COVID-19.

Se están realizando varios intentos para diseñar y desarrollar vacunas para la infección por CoV, principalmente dirigidas a la glucoproteína espiga (REUTERS/Dado Ruvic/Ilustración)
Se están realizando varios intentos para diseñar y desarrollar vacunas para la infección por CoV, principalmente dirigidas a la glucoproteína espiga (REUTERS/Dado Ruvic/Ilustración)

En las últimas décadas, se vieron varios intentos de desarrollar una vacuna contra coronavirus humanos utilizando la proteína S como objetivo. Sin embargo, las vacunas desarrolladas tienen una aplicación mínima, incluso entre cepas del virus estrechamente relacionadas, debido a la falta de protección cruzada. Esto se debe principalmente a la gran diversidad existente entre las diferentes variantes antigénicas del virus. Las contribuciones de las proteínas estructurales, como las proteínas de espiga (S), matriz (M), envoltura pequeña (E) y nucleocápside (N), del SARS-CoV para inducir inmunidad protectora se evaluaron expresándolas en un virus de parainfluenza recombinante vector tipo 3 (BHPIV3). Es de destacar que el resultado fue concluyente de que la expresión de proteínas M, E o N sin la presencia de proteína S no conferiría ninguna protección notable, con la ausencia de anticuerpos neutralizantes de SARS-CoV detectables en suero.

La identificación de la región inmunodominante entre las subunidades y dominios de la proteína S es crítica para desarrollar una vacuna eficaz contra el coronavirus.

Científicos de todo el mundo se esfuerzan por desarrollar vacunas que funcionen con una inmunidad protectora robusta contra COVID-19. Los candidatos a vacunas, como la vacuna mRNA-1273 SARS-CoV-2, la vacuna de coronavirus de ADN INO-4800 y la vacuna candidata a vector de adenovirus tipo 5 (Ad5-nCoV), son algunos ejemplos en ensayos clínicos de fase I, mientras que la vacuna de ARN autoamplificadora , la vacuna COVID-19 recombinante oral, BNT162, la vacuna COVID-19 de origen vegetal y la vacuna COVID-19 del péptido Ii-Key están bajo ensayos preclínicos. Del mismo modo, la OMS, en su sitio web oficial, mencionó una lista detallada de los agentes de vacuna COVID-19 que están bajo consideración. Están en curso diferentes fases de ensayos para vacunas con virus vivos atenuados, vacuna inactivada con alumbre de formaldehído, vacuna de vector de adenovirus tipo 5, vacuna de ARNm encapsulada en LNP, vacuna de plásmido de ADN y proteína S, trímero S y péptido Ii-Key como una proteína subunitaria. vacuna, entre otros.

(Marcelo Regalado)
(Marcelo Regalado)

El proceso de desarrollo de la vacuna generalmente toma aproximadamente diez años, en el caso de vacunas inactivadas o atenuadas vivas, ya que implica la generación de datos de eficacia a largo plazo. Sin embargo, esto se redujo a cinco años durante la emergencia de Ébola para las vacunas de vectores virales. En la urgencia asociada con los brotes de COVID-19, se espera una vacuna para fines de este año.

La naturaleza recurrente de los brotes de coronavirus exige el desarrollo de una vacuna pan-coronavirus que pueda producir anticuerpos de reacción cruzada. Sin embargo, el éxito de una vacuna de este tipo depende en gran medida de su capacidad para proporcionar protección no solo contra las versiones actuales del virus, sino también contra las que probablemente surjan en el futuro. Esto se puede lograr mediante la identificación de anticuerpos que puedan reconocer epítopos relativamente conservados que se mantienen como tales incluso después de la aparición de variaciones considerables.

Actualmente no existe un tratamiento antiviral específico con licencia para las infecciones por MERS y SARS-CoV, y el enfoque principal en entornos clínicos sigue siendo la disminución de los signos clínicos y la prestación de atención de apoyo. Los medicamentos efectivos para tratar a los pacientes con COVID-19 incluyen remdesivir, lopinavir / ritonavir solos o en una combinación con interferón beta, plasma convaleciente y anticuerpos monoclonales (MAb); sin embargo, los problemas de eficacia y seguridad de estos medicamentos requieren ensayos clínicos adicionales. Además, el uso de hidroxicloroquina y tocilizumab por su papel potencial en la modulación de las respuestas inflamatorias en los pulmones y el efecto antiviral se propuso y discutió en muchos artículos de investigación. Aún así, no se han publicado ensayos clínicos infalibles.

Los medicamentos antivirales de amplio espectro reutilizados que tienen usos comprobados contra otros patógenos virales pueden emplearse para pacientes infectados con SARS-CoV-2 (Shutterstock)
Los medicamentos antivirales de amplio espectro reutilizados que tienen usos comprobados contra otros patógenos virales pueden emplearse para pacientes infectados con SARS-CoV-2 (Shutterstock)

Los esfuerzos para controlar la infección por SARS-CoV-2 utilizan estrategias definidas contra MERS y SARS, junto con la adopción y el fortalecimiento de algunas medidas de precaución debido a la naturaleza desconocida de este nuevo virus.

Los pacientes con COVID-19 que muestran signos graves son tratados sintomáticamente junto con oxigenoterapia. En tales casos donde los pacientes progresan hacia la insuficiencia respiratoria y se vuelven refractarios a la oxigenoterapia, se necesita ventilación mecánica. El shock séptico inducido por COVID-19 puede manejarse proporcionando un soporte hemodinámico adecuado.

Actualmente se están evaluando varias clases de medicamentos por su posible acción terapéutica contra el SARS-CoV-2. Los agentes terapéuticos que tienen actividad anti-SARS-CoV-2 se pueden clasificar ampliamente en tres categorías: medicamentos que bloquean la entrada del virus en la célula huésped, medicamentos que bloquean la replicación viral, así como su supervivencia dentro de la célula huésped, y medicamentos que atenúan la respuesta inmune exagerada del huésped. Una tormenta de citoquinas inflamatorias se ve comúnmente en pacientes críticos con COVID-19. Por lo tanto, pueden beneficiarse del uso de un tratamiento antiinflamatorio oportuno.

Los medicamentos antivirales de amplio espectro reutilizados que tienen usos comprobados contra otros patógenos virales pueden emplearse para pacientes infectados con SARS-CoV-2. Estos poseen beneficios de fácil accesibilidad y actividades farmacocinéticas y farmacodinámicas reconocidas, estabilidad, dosis y efectos secundarios.

Varias clases de medicamentos antivirales utilizados habitualmente, como el oseltamivir (inhibidor de la neuraminidasa), el aciclovir, el ganciclovir y la ribavirina, no tienen ningún efecto sobre COVID-19 y, por lo tanto, no se recomiendan.

Inmunización pasiva y terapia con anticuerpos

La inmunización pasiva empleando anticuerpos más débiles y fuertemente neutralizantes proporcionó una protección considerable en ratones contra un desafío letal MERS-CoV (REUTERS/Essam Al-Sudani/File Photo)
La inmunización pasiva empleando anticuerpos más débiles y fuertemente neutralizantes proporcionó una protección considerable en ratones contra un desafío letal MERS-CoV (REUTERS/Essam Al-Sudani/File Photo)

Los anticuerpos monoclonales (MAb) pueden ser útiles en la intervención de la enfermedad en individuos expuestos a CoV. Los pacientes que se recuperaron del SARS mostraron fuertes anticuerpos neutralizantes contra esta infección por CoV.

La inmunización pasiva empleando anticuerpos más débiles y fuertemente neutralizantes proporcionó una protección considerable en ratones contra un desafío letal MERS-CoV.

Los MAb específicos de RBD apropiados pueden reconocerse mediante un análisis relativo de RBD de SARS-CoV-2 al de SARS-CoV, y los MAbs específicos de RBD de SARS-CoV neutralizantes cruzados podrían explorarse por su efectividad contra COVID-19 y más necesitan ser evaluados clínicamente. La compañía estadounidense de biotecnología Regeneron está tratando de reconocer MAb potentes y específicos para combatir COVID-19.

La inmunoterapia pasiva con plasma convaleciente es otra estrategia que se puede utilizar para tratar pacientes críticos con infección por COVID-19.

La inmunoterapia pasiva con plasma convaleciente es otra estrategia que se puede utilizar para tratar pacientes críticos con infección por COVID-19 REUTERS/Mohamed Abd El Ghany
La inmunoterapia pasiva con plasma convaleciente es otra estrategia que se puede utilizar para tratar pacientes críticos con infección por COVID-19 REUTERS/Mohamed Abd El Ghany

En un estudio de caso en cinco pacientes gravemente enfermos con síntomas de neumonía severa debido a COVID-19, se descubrió que la administración convaleciente de plasma es útil en pacientes que se recuperan con éxito. El plasma convaleciente que contiene un título de anticuerpo ELISA (suero) específico de SARS-CoV-2 superior a 1: 1,000 y un título de anticuerpo neutralizante más significativo que 40 se recogió de los pacientes recuperados y se usó para transfusión de plasma dos veces en un volumen de 200 a 250 ml el día de la recogida. En la actualidad, el tratamiento para la sepsis y el SDRA implica principalmente la terapia antimicrobiana, el control de la fuente y la atención de apoyo. Por lo tanto, el uso de plasma terapéutico de intercambio puede considerarse una opción en el manejo de condiciones tan severas. Se pueden diseñar ensayos aleatorios adicionales para investigar su eficacia.

Entre las observaciones finales, los investigadores destacaron que “varios años después de la epidemia mundial de SARS, la actual pandemia de SARS-CoV-2 / COVID-19 sirvió como un recordatorio de cómo los nuevos patógenos pueden emerger y propagarse rápidamente a través de la población humana y eventualmente causar graves crisis de salud pública”.

“Nuestro conocimiento de la mayoría de los CoV de murciélagos es escaso, ya que estos virus no se aislaron y estudiaron, y los estudios extensivos sobre dichos virus generalmente solo se realizan cuando están asociados con brotes de enfermedades específicas -enfatizaron-. El siguiente paso después del control del brote de COVID-19 en China debe centrarse en la detección, identificación, aislamiento y caracterización de los CoV presentes en las especies silvestres de China, particularmente en los murciélagos”. Para ellos, “tanto in vitro como in vivo se deben realizar estudios para evaluar el riesgo de futuras epidemias”.

SEGUÍ LEYENDO

Crónicas de la pandemia a través de una mente brillante: “El COVID-19 hoy perdió su fuerza inicial”

Cinco desafíos científicos y sociales a los que nos enfrentó el coronavirus

MAS NOTICIAS