Hidroxicloroquina: un milagro o solo una ilusión en la lucha contra el coronavirus

No está todo dicho en la controversia mundial desatada por el uso de esta droga para combatir el COVID-19. Este principio activo antimalárico y antipalúdico es un medicamento utilizada contra el lupus o la artritis reumatoide

La droga que tiene sus promotores y cautelosos retractores está en el centro de atención sanitario mundial frente al coronavirus (AFP)
La droga que tiene sus promotores y cautelosos retractores está en el centro de atención sanitario mundial frente al coronavirus (AFP)

El debate llegó en las últimas horas nuevamente a Francia, mismo país desde donde el virólogo e infectólogo jefe del Instituto de Infecciones del Mediterráneo de Marsella, Didier Raoult, impulsa el uso de hidroxicloroquina, a razón de que sería una “inmoralidad” no utilizarlo frente a la pandemia por coronavirus.

Un grupo de especialistas farmacéuticos de un gran hospital universitario francés, corresponsal del Centro de farmacovigilancia de la Agencia Regional de Salud de Nueva Aquitania, lanzó una alerta con médicos y farmacéuticos de enfermedades infecciosas: "Casos de pacientes positivos para COVID-19 (es decir, cuya infección ha sido validada por una prueba) presente, con hidroxicloroquina asociada o no con azitromicina (un antibiótico), verificaron alteraciones del ritmo o conducción cardíaca, paro cardíaco en otros hospitales franceses”. Según la misma advertencia, algunos de estos juicios resultan ser “fatales”, en especial por casos de automedicación.

“Se están evaluando estos casos”, explicaron a medios franceses como BFMT este grupo de vigilancia farmacéutica francés, y “se remitirá a ANSM (Agencia Nacional de seguridad de los fármacos)”.

El jefe del Instituto de Infecciones del Mediterráneo de Marsella, Didier Raoult, es un ferviente impulsor de la hidroxicloroquina (AFP)
El jefe del Instituto de Infecciones del Mediterráneo de Marsella, Didier Raoult, es un ferviente impulsor de la hidroxicloroquina (AFP)

La información circuló rápidamente en la dirección de los infectólogos de otras Centros Hospitalarios, grupos anestesistas y personal sanitario, en especial a toda la primera línea de atención para salvar a las víctimas enfermas de esta epidemia sin precedentes, y de crecimiento meteórico.

Toxicidad cardíaca informada

El domingo 29 de marzo, la agencia regional de salud de Nueva Aquitania sumó una nueva advertencia a una alerta del pasado viernes. "Se han notificado casos de toxicidad cardíaca en la región después de la automedicación de Plaquenil (hidroxicloroquina) ante síntomas sugestivos de COVID-19, que a veces requieren hospitalización en cuidados intensivos”.

El virus que causa el COVID-19, visto bajo un microscopio electrónico -  REUTERS.
El virus que causa el COVID-19, visto bajo un microscopio electrónico - REUTERS.

Derivada de la cloroquina antipalúdica, la hidroxicloroquina es un medicamento conocido en Francia y varios países del mundo como Plaquenil y se usa contra el lupus o la artritis reumatoide. En este momento varios países en la lucha contra el virus están combinando estos medicamentos, con precauciones en cuanto a su uso por observarse numerosos efectos secundarios, incluidos trastornos cardíacos y neurológicos. Y una sobredosis puede ser peligrosa, incluso mortal.

En Francia, el discutido Didier Raoult está llevando a cabo pruebas de hidroxicloroquina, que ha recibido críticas después de haber publicado dos estudios que confirman, según él, la “efectividad” de este tratamiento contra el coronavirus.

En un segundo estudio de 80 pacientes, publicado solo en redes sociales el viernes pasado, el director del reconocido Instituto de Infecciones del Mediterráneo de Marsella, dice que el 93% de ellos ha experimentado un “desarrollo favorable”. A pesar de estos resultados, y varios colegas que acompañan esta tesis, otro grupo de científicos critican la falta de ensayos protocolizados y con los estándares correspondientes.

Una mujer en Roma es testeada en su auto - REUTERS/Yara Nardi
Una mujer en Roma es testeada en su auto - REUTERS/Yara Nardi

A la espera de los resultados de “Discovery”, un ensayo europeo en curso sobre cuatro tratamientos, incluida la hidroxicloroquina, Francia ha autorizado la administración de esta molécula contra COVID-19 solo en hospitales y en casos graves.

Hace uno días, mientras la población preocupada por el avance de la pandemia comenzaba a formar largas filas -con máscaras y distancia social- frente a las puertas del IHU, las autoridades sanitarias de Francia recomendaron que no se utilizara la cloroquina contra el COVID-19 ″salvo en casos graves hospitalizados y bajo vigilancia médica", en palabras del ministro francés de Salud, Olivier Véran.

El Alto Consejo de Salud Pública y el primer ministro francés, Édouard Philippe, anunciaron también que la recomendación se basa en la prudencia, dada la falta de estudios sobre la eficacia y la seguridad del fármaco para combatir este nuevo coronavirus, se acompaña de varios ensayos clínicos e invitaron a los hospitales a "incluir la mayor cantidad posible de enfermos” en ellos.

La controversia mundial de Raoult es por sus estudios con pocos pacientes y el anuncio de una cura casi total
La controversia mundial de Raoult es por sus estudios con pocos pacientes y el anuncio de una cura casi total

Las dudas por los estudios del científico francés también llegaron a la tapa de los grandes medios galos. “Su rostro, enmarcado por su largo cabello blanco y una barba que recuerda al mosquetero D’Artagnan, ocupó la portada la semana última del diario Libération: ‘Cloroquina: ¿esperanza o espejismo?’”.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) alertó sobre el peligro de los “estudios reducidos” -un retrato hablado del de Raoult en IHU- sobre tratamientos y las “falsas esperanzas”. En esa misma dirección, el Alto Consejo de Salud Pública de Francia recomendó que la cloroquina "no se utilice en ausencia de una recomendación, salvo en casos graves, hospitalizados por decisión colegiada de los médicos y bajo estricta supervisión médica”.

El especialista, por su parte, no ha mostrado timidez a la hora de polemizar: "La cloroquina es un medicamento barato y sin peligro, utilizado desde hace más de 70 años”, dijo Raoult a la agencia AFP.

En efecto, la droga que descubrió Hans Andersag en 1934 aparece en la Lista de Medicamentos Esenciales de la OMS, que incluye drogas seguras y efectivas que se consideran necesarias para todo sistema de salud.

SEGUÍ LEYENDO:

“Epidemias, peligros reales y falsas alarmas”: adelanto del libro del experto en enfermedades infecciosas que afirma tener la cura para el coronavirus

Bill Gates dijo que aún hay “una ventana abierta” para luchar contra el coronavirus y dio tres recomendaciones fundamentales

MAS NOTICIAS

Te Recomendamos