Con algunas acciones se puede influir favorablemente en la impresión de las otras personas sobre uno mismo. (IStock)
Con algunas acciones se puede influir favorablemente en la impresión de las otras personas sobre uno mismo. (IStock)

Usar las peculiaridades naturales del cerebro en beneficio propio puede tener un impacto positivo en las demás personas, según el escritor Travis Bradberry, experto en inteligencia emocional.

El especialista enumera algunos trucos para que las personas se dejen influir favorablemente y de esa manera mostrar una impresión satisfactoria para las demás personas.

Cuando un grupo de personas se ríe, cada miembro hace contacto visual con la persona a la que se siente más cercano

Observar estas conductas puede ayudar a identificar cuáles miembros de un equipo están unidos o confían entre sí. Incluso se puede aprender mucho sobre cómo se siente alguien con respecto a las demás personas únicamente prestando atención a ese detalle.

El silencio consigue respuestas

Hacer una pregunta y recibir una lenta respuesta no debe ser asunto que signifique presión en la relación. Aprovechar el silencio hace que las personas sientan que deberían hablar, especialmente cuando es su turno, por lo que se trata de una herramienta que puede utilizarse durante negociaciones o conversaciones difíciles.

Las manos transmiten mucha confianza cuando se encuentran abiertas y se muestran las palmas. (Flickr)
Las manos transmiten mucha confianza cuando se encuentran abiertas y se muestran las palmas. (Flickr)

Manos y palmas abiertas crean confianza

El gesto de las palmas abiertas transmite confianza, lo que hace que las personas estén de acuerdo con lo que el interlocutor dice y lo encuentren amigable y agradable. La contraparte de las palmas abiertas sería apuntar, lo cual se considera agresivo o grosero.

La gente recuerda mejor las cosas sin terminar

Este punto se trata de dejar una sensación de vacío que el interlocutor debe completar y así mantenerse en la memoria de las personas durante más tiempo. La tendencia natural a recordar cosas sin terminar se llama efecto Zeigarnik y es utilizada, muy efectivamente, en campañas publicitarias.

Cuando alguien hace un favor por otra persona, en realidad es porque tiene interés o una buena impresión

Al convencer de que alguien haga un favor inconscientemente justifican su disposición a hacerlo con frases como "es mi amigo", "me agrada" o "parece ser el tipo de personas que devolvería un favor". Estas respuestas no sólo significan que se recibió ayuda, sino que también se causa una buena impresión con la otra persona.

Los pies revelan el interés de las personas

Un elemento interesante de la comunicación no verbal son los pies, ya que si estos se encuentran dirigidos hacia el interlocutor de una conversación quiere decir que existe atención hacia lo que dice la otra persona. Por el contrario, si estos están alejados o apuntan a otros lados, es probable que el desinterés domine en la charla.

Los gestos son los elementos más importantes en la comunicación no verbal. Pueden abrir o cerrar oportunidades en conversaciones. (Istock)
Los gestos son los elementos más importantes en la comunicación no verbal. Pueden abrir o cerrar oportunidades en conversaciones. (Istock)

Al conocer a alguien nuevo, menciona su nombre para incluirlo y recordarlo

Con esta recomendación se busca integrar a la otra persona a una dinámica de confianza y plenitud en la conversación. Bradberry recomienda que se mencione el nombre de la otra persona tres veces en los primeros cinco minutos, sin embargo, el truco consiste en hacerlo de manera natural.

Mostrar emoción al ver o conocer a otras personas

La idea se basa en que las personas reflejan el comportamiento de quienes las rodean, por lo que si se demuestra emoción cuando se ve a alguien, las otras personas suelen reflejar esa emoción. Es una forma sencilla de causar una buena impresión, y en eso reside su efectividad.

Lo ideal es aplicar todos estos consejos en la vida diaria y ver cómo se transforman las relaciones interpersonales hacia una dinámica mucho más amena.