Los más de 30 grados de sensación térmica que azotaron a Miami Beach durante la mañana del viernes no lograron detener a los centenares de personas que se hicieron presentes en la tienda Apple del paseo turístico Lincoln Road para poder hacerse de uno, o varios, iPhone XS y XS Max, además de tener la posibilidad de probar la nueva versión del exitoso reloj Apple Watch.

En un contexto donde el nuevo modelo tope de gama con pantalla de 6.5 pulgadas y 512 GB de almacenamiento cuesta en los EEUU la friolera de USD 1.449, monto que supera el que se debe abonar por la laptop MacBook más accesible de la marca de la manzana, el smartphone original ha logrado convertirse en uno de los símbolos de estatus más codiciados de nuestra generación mediante dispositivos que son una herramienta más que indispensable para la construcción de imagen de millones de personas alrededor del mundo.

Irene, una influencer proveniente de Indonesia, fue una de las primeras en formar la línea en la acera de la imponente tienda del gigante de Cupertino en Miami Beach, para poder asegurarse el teléfono más procurado del momento.

Carlos, un residente de la Florida, con su flamante iPhone XS Max. Foto Infobae
Carlos, un residente de la Florida, con su flamante iPhone XS Max. Foto Infobae

"Me interesa el XS Max por un tema de fotografía, soy influencer y creo que su calidad es muy elevada, espero que me pueda ayudar a hacer crecer mi audiencia" explicó la joven fanática de redes como Instagram.

"Es un teléfono al que se le pueden dar muchos usos, por ejemplo no tengo que cargar con mi cámara profesional que es muy pesada. Además, tiene una pantalla enorme que me permite editar mis contenidos de forma muy sencilla" detalló Irene.

Consultada acerca de si estaría dispuesta a considerar otro modelo de teléfono para poder llevar adelante su oficio como personalidad online, Irene fue tajante. "Personalmente, me siento muy cómoda con Apple dado que vengo usando los iPhone por muchos años, no siento que estoy lista para cambiar todavía" dijo.

Carlos, un residente de la Florida, optó por el modelo tope de gama con 512 GB de almacenamiento. "Lo estoy pagando mensual" aclaró, con la clara intención de justificar su más reciente mimo tecnológico. "Siempre me han encantado los teléfonos de Apple, sobre todo su cámara" explicó el hombre que realizó un upgrade de un iPhone 7 Plus.

Raquel se volverá a su Brasil natal con dos flamantes iPhone de Apple. Foto Infobae
Raquel se volverá a su Brasil natal con dos flamantes iPhone de Apple. Foto Infobae

José, un turista ecuatoriano, tampoco quiso dejar pasar la oportunidad de ser uno de los primeros en tener en su poder el nuevo dispositivo XS Max. "Pienso que vale la pena la inversión por las características que tiene y por ser cliente de una cuenta de Apple" dijo.

"Principalmente me atrajo la cámara, aunque la capacidad ahora es muy importante sobre todo cuando manejas bastante fotografía y cosas así" añadió.

Raquel, de visita de la ciudad de Sao Pablo, tuvo la posibilidad de llevarse a su país no solo el XS Max sino también la variante XS de 5.8 pulgadas para regalarle a su padre.

"Su cámara fue lo que me conquistó por las redes sociales" aseguró la milenial que, como muchas otras personas de su generación, no podría imaginar su vida sin un iPhone en su mano en todo momento. "Lo amo" concluyó, con un nivel de entusiasmo tal que sirve para entender por qué Apple es hoy la compañía más valiosa del planeta.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: