La batería más grande del mundo tiene una potencia de 100 MW y está en Australia.
La batería más grande del mundo tiene una potencia de 100 MW y está en Australia.

La batería más grande del mundo que instaló Elon Musk en el sur de Australia comenzó a funcionar y estableció un récord: logró responder a una falla energética en apenas 140 milisegundos.

La batería de litio de 100 MW, que conforma la reserva de Hornsdale, se activó luego de que la planta de Loy Yang, en el estado de Victoria, sufriera un repentino corte hace apenas unos días.

La semana anterior, la batería ya había respondido, en apenas cuatro segundos, a un inconveniente similar en esa misma planta.

Este sistema está potenciado por la misma tecnología de almacenamiento energético que se utiliza en los vehículos eléctricos de Tesla.

El emprendedor tiene 45 años y decenas de proyectos exitosos, entre los que se encuentran las iniciativas para proporcionar energía limpia.
El emprendedor tiene 45 años y decenas de proyectos exitosos, entre los que se encuentran las iniciativas para proporcionar energía limpia.

Almacena el exceso de energía producido por las turbinas que se encuentran en el vecino parque eólico de Hornsdale y puede proporcionar asistencia hasta a 30 mil hogares.

En marzo, Musk prometió, a través de su cuenta de Twitter, que desarrollaría una solución para el grave problema energético que afecta Australia.

Se comprometió a generar un dispositivo en 100 días y dijo que si no llegaba a cumplir con esa meta, entonces lo entregaría de manera gratuita.

En julio, el gobierno firmó un acuerdo con Tesla y la empresa francesa Neoen y el primero de diciembre se anunció la puesta en marcha de la mega batería de Hornsdale.

Australia atraviesa una importante crisis energética: el año pasado hubo una falla que afectó a 1,7 millones de habitantes en el sur de ese país.

Además, el precio de electricidad está en constante aumento, con lo cual este tipo de soluciones podría marcar un nuevo rumbo tanto para esta nación como para otras que están en situación similar.

El año pasado Tesla logró abastecer a toda la isla de Ta'u en Samoa con un sistema basado 100% en energía solar. Así, en esa región se dejó de lado por completo los combustibles fósiles.

A su vez, en octubre, la compañía liderada por Musk ofreció instalar paneles solares y una batería para generar electricidad en Puerto Rico, que todavía sufre las consecuencias del huracán María.

"(Las baterías gigantes) pueden implicar un gran cambio de condiciones para las islas. Hawaii, por ejemplo, tiene uno de los precios más altos de (electricidad) en Estados Unidos, y eso se debe al costo que implica transportar el diesel y otros combustibles que actualmente son utilizados por varias instalaciones", destacó Ravi Manghani, director de Almacenamiento energético en la consultora GTM Research, según publicó The Washington Post.

LEA MÁS: