Elon Musk prometió que construiría y pondría en marcha la batería de litio más grande del mundo para proveer de energía limpia a Australia, en un plazo de 100 días. Y dijo que si no cumplía con esa meta, se haría cargo del costo total del trabajo.

Hoy anunció que ya concluyó la primera fase. Ahora resta que se hagan las pruebas para poder terminar de implementar este proyecto que tiene un costo de 50 millones de dólares. La fecha contemplada para que el sistema esté operativo es el 1 de diciembre. De ese modo se formalizaría el objetivo que se autoimpuso el multimillonario innovador.

Elon Musk, fundador de Tesla, está detrás de este proyecto de energía limpia en Australia (Mike Windle/Getty Images for Vanity Fair)
Elon Musk, fundador de Tesla, está detrás de este proyecto de energía limpia en Australia (Mike Windle/Getty Images for Vanity Fair)

La batería, de una potencia de 100 megavatios, podrá suministrar energía a 30 mil viviendas en Adelaida. Una vez concluida la etapa de verificación, se pondrá en funcionamiento del proyecto, de la mano del Gobierno, la compañía Consolidated Power Projects y la empresa francesa Neoen.

LEA MÁS: 

En marzo de este año, el gobierno australiano informó que crearía un fondo de USD 114 millones para sustentar proyectos de energía renovable. El ambicioso proyecto de Tesla fue elegido entre otros 90 competidores.

Las instalaciones, emplazadas en la granja de molinos de viento de Neoen Hornsdale, están diseñadas de modo tal que también puedan almacenar energía que luego puede ser utilizada en caso de cortes.

LEA MÁS: