Los preparativos para ultimar los detalles ante la llegada del nuevo Apple iPhone X – o "Ten" como su fabricante insiste en que sea llamado – se asemejaban a los que se pueden ver antes del comienzo de una entrega de premios o el estreno de una nueva súper producción de Hollywood.

Alrededor de las 7 de la noche del jueves, horario del este en los Estados Unidos, empleados de la tienda del gigante de Cupertino con domicilio en la coqueta Lincoln Road de Miami Beach comenzaron a delinear el curso de las filas que se sabía por anticipado, se formarían ya desde la madrugada de hoy viernes 3, día en el que a partir de las 10 am, se comenzó a vender la versión aniversario del smartphone original.

Animoji lo nuevo del iPhone X
Animoji lo nuevo del iPhone X

Sobrará el tiempo para compartir un review exhaustivo que repase en detalle los últimos adelantos del smartphone de Apple, pero no hará falta aguardar a probarlo para contarles lo que deben esperar del revolucionario Ten.

Por encima de todo, su precio no es apto para cardíacos. El flamante dispositivo tiene una versión de "entrada" de 64 GB de capacidad de almacenamiento que se comercializa por la friolera de USD 999 sin siquiera considerar los impuestos. La respuesta es afirmativa, al parecer hoy día es normal gastar más de cuatro cifras por lo que básicamente se ha convertido en un aparato inseparable, el cual tiene el honor de ser lo primero que vemos por la mañana y lo último que despedimos por la noche.

iPhone X
iPhone X

Pero la cosa no termina allí. Aquellos que por necesidades de almacenamiento más exigentes quieran comprar la versión con memoria de 256 GB, tendrán que revisar los límites de sus tarjetas para poder desembolsar con éxito y sin anestesia la suma de USD 1.149 sin los mencionados anteriormente impuestos locales de cada estado, en caso de ser comprado en los EEUU.

A nivel tecnología pura, su sistema de reconocimiento facial y la ausencia de un botón de inicio serán sin lugar a dudas las novedades más comentadas en los videos de pruebas amateur que comenzarán a ser publicados durante los próximos días en plataformas como YouTube.

El flamante iPhone X comparado con iPhone (1ª generación). El primer iPhone fue lanzado el año 2007.
El flamante iPhone X comparado con iPhone (1ª generación). El primer iPhone fue lanzado el año 2007.

Para explicarlo llanamente, el iPhone ahora será capaz de reconocer el rostro de su usuario de entre otros millones de caras, gracias a su sistema compuesto por cámaras y sensores que realizan un mapa infrarrojo del rostro para "tejer" un entramado digital que luego será usado no sólo para desbloquear el móvil, sino para registrarse en apps de alta seguridad como las de tipo bancario, autorizar pagos de billetera electrónica vía Apple Pay – el uso de la huella dactilar ya es, al parecer, algo "muy 2016"- además de autorizar compras en iTunes y el App Store.

iPhone X, el móvil de Apple más potente
iPhone X, el móvil de Apple más potente

Por su parte, la falta de un botón que, a pesar de haber dejado de ser físico hace tiempo cumplía la función de traernos de vuelta al "Home" para poder explorar apps y realizar otras funciones como convocar a Siri para que nos resuelva un dilema filosófico, ha sido desechado para que un enorme display OLED de 5.8 pulgadas reclame el terreno que le corresponde, el cual dicho sea de paso, muestra los colores más vibrantes y con mayor contraste que he visto últimamente en una pantalla.

Esto hará que básicamente se tenga que aprender a usar un iPhone de nuevo. Distintos gestos con los dedos sobre la pantalla, tanto ascendentes como aquellos provenientes desde abajo o el costado, servirán para comunicarse de una forma más humana con el teléfono, algo que Apple tomó como uno de sus mayores desafíos en el desarrollo de los nuevos gadgets.

En definitiva, el iPhone X representa el símbolo máximo de que, aún en un mundo completamente diferente al que existía cuando en 2007 fue presentado de la mano de Steve Jobs el modelo original, la fascinación por uno de los dispositivos más polémicos e influyentes de nuestra generación continúa, sin lugar a dudas, más vigente que nunca.

LEA MÁS: