Erdogan construye sus propios guardias islamistas, ¿con Palestina como principal objetivo?

Turquía ha ampliado su uso de grupos y elementos yihadistas como parte de la estrategia neo-otomana

El presidente de Turquía, Tayyip Erdogan, en noviembre de 2020 (Foto: Reuters)
El presidente de Turquía, Tayyip Erdogan, en noviembre de 2020 (Foto: Reuters)

El apoyo turco a los yihadistas no es simplemente una táctica destinada a sacar a Bashar al-Assad del poder en Siria, sino más bien una decisión estratégica del régimen turco para influir en los asuntos de Oriente Medio a través de actores no estatales, como lo ha estado haciendo Irán desde la revolución jomeinista. El apoyo de Turquía a los yihadistas que transitan por Siria y el establecimiento de estrechos vínculos con Hamas y los Hermanos Musulmanes son aspectos conjuntos de esta estrategia.

Esta tendencia se ha acelerado desde el intento de golpe militar del 15 de julio de 2016. A pesar del acuerdo de 2018 entre Erdogan y el presidente ruso Vladimir Putin, Turquía ha ampliado su uso de grupos y elementos yihadistas como parte de la estrategia neo-otomana en Idlib, Siria, en Libia y últimamente en el conflicto entre Azerbaiyán y Armenia en Nagorno-Karabakh.

Es en este contexto que se formaron varias organizaciones paramilitares al servicio personal del presidente Erdogan, como IHH – Human Rights and Freedoms Humanity Aid Charity, Ottoman Hearths, IBDA – C Great Eastern Islamic Raiders Front, KKT – Stay Brothers Turquía y otras.

El más importante es SADAT A.S. International Defense Consulting, la primera y única empresa en Turquía que ofrece a nivel global servicios de consultoría y entrenamiento militar en el sector internacional de defensa y seguridad interior, fundada por el general de brigada (retirado) Adnan Tanriverdi en febrero de 2012.

SADAT Inc. “tiene como objetivo establecer la cooperación entre los Países Islámicos en el sentido de industrias militares y de defensa, con el fin de ayudar al Mundo Islámico a tomar el rango que se merece entre las superpotencias globales como potencia militar autosuficiente, entregándoles los servicios relacionados con la organización de Fuerzas Armadas, consultoría de defensa, entrenamiento militar y artillería”.

SADAT puede compararse con el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria de Irán (IRGC), que puede proporcionar las trayectorias potenciales para su participación en la política turca. Con el apoyo de la inteligencia turca (MIT), SADAT sirve como agente para misiones extranjeras, que es similar al papel de la Fuerza Quds en el IRGC.

En diciembre de 2017, antes de la cumbre de la Organización de Cooperación Islámica (OCI) convocada por Erdogan en Estambul, SADAT propuso formar un “Ejército del Islam” integrado por los estados miembros de la OCI, para sitiar y atacar al estado de Israel. Según el artículo, si los estados miembros de la OCI se unen militarmente, formarán el ejército más grande y completo del mundo y podrían desempeñar un papel importante en el problema de Jerusalén.

En enero de 2018 el Servicio de Seguridad de Israel arrestó al militante turco Cemil Tekeli durante su visita a Jerusalén. Hamas lo había contratado en Turquía para ayudar a financiar sus actividades y transferir dinero a Gaza. Durante el interrogatorio, pareció que era un colaborador cercano de Adnan Tanriverdi. Él reveló que SADAT está ayudando a Hamas a formar un “Ejército Palestino”. ¿Representa el ejército palestino previsto por SADAT la primera fase en la batalla de Erdogan por Jerusalén?

Cuando se trata de Israel, es Erdogan quien toma las decisiones, y él es personalmente responsable del deterioro de las relaciones bilaterales. Una fuente señaló que Erdogan tiene fuertes sentimientos antiisraelíes, basados en creencias religiosas profundamente arraigadas. Los diplomáticos estadounidenses, citados en documentos de Wikileaks, informaron que fuentes tanto dentro como fuera del gobierno turco confirmaron que Erdogan simplemente aborrece a Israel.

Apoyo a ONGs y organizaciones benéficas europeas relacionadas con Hamas

El lanzamiento del Comité Popular Internacional de Apoyo a la Franja de Gaza se celebró en Estambul, Turquía, en septiembre de 2014. El centro de estudios líder con sede en Londres, el Centro Internacional para el Estudio de la Radicalización y la Violencia Política (ICSR), publicó recientemente un informe de 100 páginas, “El Movimiento Islámico en Gran Bretaña”, que concluyó que Turquía está “financiando y apoyando una red interconectada de organizaciones de la Hermandad Musulmana en toda Europa, incluido Hamas”.

Las conexiones de Turquía con el Movimiento Islámico en Gran Bretaña se encuentran dentro de la red internacional más amplia que apoya a Hamas en Gaza, haciendo campaña por el “derecho a regresar” de los palestinos y demonizando a Israel. Estambul acogió al menos diez conferencias internacionales de la Hermandad Musulmana Global. La más importante de estas fue la Conferencia Internacional por la Victoria de Gaza celebrada en febrero de 2009, organizada por la Campaña Global contra la Agresión (GAAC). La declaración de la conferencia afirmó que la umma musulmana estaba obligada a “continuar con la yihad y la Resistencia contra el ocupante hasta la liberación de toda Palestina.” Esta declaración se conoció como la Declaración de Estambul.

Tras la decapitación del profesor de francés Samuel Paty el 16 de octubre de 2020 en un suburbio cerca de París, las autoridades francesas disolvieron la ONG islámica turca “Baraka City”. El ministro del Interior francés, Gerald Darmanan, dijo que esta organización no gubernamental islámica encabezada por Idriss Yemou, conocida como Idris Sihamedi, “fomenta el odio, tiene vínculos con la tendencia islámica extremista y justifica los actos terroristas”.

BarakaCity recauda dinero a través de Zakat (donaciones anuales de musulmanes) y tiene organizaciones benéficas que operan en Gaza. Sihamedi recurrió a Twitter para dirigirse al presidente turco Erdogan y solicitar asilo para él y su personal, que, según dijo, había recibido amenazas de muerte.

Últimos desarrollos

Al dirigirse a la nación con respecto a su decreto del 10 de julio de 2020 que ordena la conversión de Hagia Sophia nuevamente en una mezquita después de que el tribunal administrativo superior anuló un decreto presidencial de 1934 que lo convirtió en museo, Erdogan había señalado que “la resurrección de Hagia Sophia anuncia la liberación de la mezquita de al-Aqsa”. El jefe político de Hamas, Ismail Haniyeh, elogió la decisión de Erdogan de devolver Hagia Sophia a su antiguo uso como mezquita.

Un mes después, el vicepresidente del AKP, Numan Kurtulmuş, declaró que el legado de Jerusalén debería ser la próxima responsabilidad de Turquía después de Santa Sofía. “Ahora tenemos frente a nosotros Al Quds Sharif (Jerusalén), el legado del califa Umar (Umar ibn al-Khattab, el segundo califa del islam), Saladin Ayyubid (el fundador de la dinastía ayyubí que capturó Jerusalén en 1187 a Christian Crusaders) y Sultan Selim the Grim (sultán otomano que transfirió el califato a la dinastía otomana en 1517), y debe permanecer en un rincón de nuestras mentes”.

Después de que los Emiratos Árabes Unidos firmasen un acuerdo de normalización con Israel en agosto de 2020, Erdogan amenazó con suspender las relaciones diplomáticas con dicho Estado, sin hacer referencia a ninguna degradación de sus propias relaciones diplomáticas con Tel Aviv, la medida fue criticada por muchos en el mundo árabe como hipocresía. El Ministerio de Relaciones Exteriores de Turquía describió el acuerdo como una traición a la causa palestina. Israel se encuentra entre los diez principales mercados de exportación de Turquía. Turquía, la primera nación de mayoría musulmana en reconocer formalmente al Estado de Israel, ha tenido relaciones diplomáticas con el estado desde 1949.

Mientras los líderes palestinos estaban angustiados por la ola de países árabes que normalizaron las relaciones con Israel, los llamados “Acuerdos de Abraham”, se dirigieron a Turquía en busca de apoyo. En agosto de 2020, Erdogan mantuvo conversaciones con una delegación de alto rango de Hamas, programadas para coincidir con la visita del secretario de Estado de los Estados Unidos, Mike Pompeo, a Israel y Oriente Medio. Hamas y Turquía se oponen al acuerdo de paz israelí con los Emiratos Árabes Unidos.

El Departamento de Estado de EE.UU. se opuso firmemente a que el presidente Erdogan reciba a los líderes de Hamas en febrero y ahora en agosto. Hamas está designado como una organización terrorista por los Estados Unidos y la Unión Europea, y los funcionarios acogidos por el presidente Erdogan son terroristas globales especialmente designados. Estados Unidos considera que “el acercamiento continuo de Erdogan a esta organización terrorista solo sirve para aislar a Turquía de la comunidad internacional, daña los intereses del pueblo palestino y socava los esfuerzos globales para prevenir ataques terroristas lanzados desde Gaza”.

Bajo el gobierno de Erdogan, las relaciones entre Turquía y la Autoridad Palestina no eran muy estrechas, ya que al presidente Mahmud Abbas no le gustaban los lazos cálidos entre Turquía y Hamas. Sin embargo, ambas partes han intentado mostrar una imagen de cooperación y solidaridad. En 2014-2015, la cooperación se fortaleció a medida que Turquía se esforzó por apoyar la condición de Palestina como observador en las Naciones Unidas. En enero de 2015, Mahmud Abbas fue el primer invitado alojado en el nuevo palacio de Erdogan, inaugurado después de que este último fuera elegido presidente. Los esfuerzos realizados por Erdogan para reconciliarse entre la Autoridad Palestina y Hamas fueron bienvenidos por ambas partes.

Por lo tanto, el nuevo contexto estratégico regional ha empujado a Erdogan a intentar nuevamente reconciliar a Hamas y la Autoridad Palestina, bajo su tutela. En septiembre de 2020, los principales líderes de Fatah llegaron a Turquía, ya que Mahmud Abbas dio luz verde a las conversaciones después de que instó a Erdogan a apoyar la unidad palestina. Las facciones palestinas rivales se reunirán en Estambul para entablar conversaciones directas destinadas a poner fin a la brecha de 15 años en la política palestina. Las conversaciones se centrarían en “poner fin a la división y aplicar las directivas de la conferencia de jefes de facciones palestinas”, en referencia a una reciente reunión conjunta de altos funcionarios palestinos que se reunieron en respuesta a la decisión de los Emiratos Árabes Unidos de normalizar los lazos con Israel.

Será interesante seguir la evolución de las estrategias de Erdogan y los liderazgos palestinos tras la elección de Joe Biden como presidente de los Estados Unidos.

Erdogan probablemente lamentará los buenos días en los que disfrutó de una relación cercana con el presidente Trump.

La autoridad Palestina ya se ha acercado al nuevo liderazgo estadounidense y, como primer paso, ha decidido reanudar la cooperación de seguridad con Israel. Sin embargo, la decisión de la autoridad Palestina ha dañado los esfuerzos por lograr la reconciliación entre Fatah y Hamas. Este último amenaza ahora con socavar los acuerdos alcanzados entre las dos partes en Turquía el 24 de septiembre, cuando anunciaron la decisión de celebrar elecciones legislativas y presidenciales, así como elecciones para el Consejo Nacional Palestino de la Organización de Liberación de Palestina, dentro de seis meses.

MÁS SOBRE ESTE TEMA: