Perú, ante el desafío de recuperar la institucionalidad democrática

Incertidumbre y complejidad caracterizan al escenario político del país, que debe enfrentar elecciones generales en el mes de abril de 2021

El presidente de Perú Martín Vizcarra
El presidente de Perú Martín Vizcarra

Hablar de “crisis en Perú” parece haberse convertido en una frase demasiado cotidiana para la realidad latinoamericana. El año inició con elecciones extraordinarias el 26 de enero para la renovación del Congreso de la República, luego de la disolución por parte del presidente Martín Vizcarra, por haberle negado de manera fáctica una cuestión de confianza sobre el proceso de selección de candidatos del Tribunal Constitucional.

Vizcarra asumió el gobierno en marzo de 2018, siendo hasta ese entonces vicepresidente, luego de la dimisión de Pedro Pablo Kuczynski -acusado por recibir sobornos de Odebrecht cuando ostentaba el cargo de ministro- y quien también pasó por un proceso de destitución por incapacidad moral permanente, no alcanzando los votos necesarios.

Sin embargo, la situación actual combina las dificultades políticas estructurales con la crisis sanitaria y económica. Los contagios de coronavirus superan los 740.000 y los fallecidos suman más de 30.000, aunque se nota una reducción en los decesos diarios que habían llegado a picos de 300 a mediados de junio. Las perspectivas económicas son críticas, con una caída del PBI estimada en 13% por la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

A todo ello se le sumó que el pasado jueves 10 de septiembre el escenario político se vio nuevamente sacudido con el anuncio de la moción de vacancia por “permanente incapacidad moral” contra Martín Vizcarra, luego de que se difundieran tres audios que lo involucran en el caso “Richard Swing”, referido a contratos irregulares. Al día siguiente, se admitió el pedido, con 65 votos a favor, 36 en contra y 24 abstenciones, generando incertidumbre respecto de la posibilidad efectiva de declarar la vacancia en la sesión que se llevó a cabo el pasado viernes, dado que requería 87 votos de los 130 congresistas.

Vizcarra afirmó que se trata de un “complot contra la democracia” y, resaltó que aquellas grabaciones se hicieron públicas luego de que el Poder Ejecutivo demandara al Poder Legislativo la aprobación de la reforma sobre el impedimento de postular a candidatos sentenciados. El pasado lunes 14 de septiembre, el Gobierno presentó una demanda competencial frente al Tribunal Constitucional (TC) y una medida cautelar. El Tribunal decidió aprobar, por seis votos contra uno, la demanda de competencia, pero rechazar, por cinco votos contra dos, la medida cautelar que tenía como fin elevar la cantidad de votos necesarios para vacar al Presidente de la República durante el último año de gobierno.

De acuerdo con una encuesta de Ipsos, ocho de cada diez peruanos apoyan la continuidad de Vizcarra al frente del Ejecutivo. Respecto a los apoyos internacionales, un documento de la Comunidad Andina de Naciones (CAN) -refrendado por Iván Duque, Lenín Moreno y Jeanine Áñez- expresó su “profunda preocupación por los sucesos que vienen ocurriendo en Perú, que atentan contra su estabilidad y gobernabilidad”. Asimismo, alentaron una pronta resolución, basada en el diálogo, el orden constitucional vigente y el apego al equilibrio de poderes. Luis Almagro, secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), compartió los preceptos expresados en la Declaración.

Así se llegó al tratamiento en el Congreso el pasado viernes 11 de septiembre el pedido de vacancia. A pesar de que Vizcarra no estaba obligado a presentarse, y podía enviar en su lugar a su abogado, ocho de las nueve bancadas solicitaron que se presente para dar explicaciones. Hasta último momento se creía que el mandatario no iba a concurrir, sin embargo, cerca del mediodía llegó a la sede parlamentaria, pidió disculpas por lo acontecido siendo que las grabaciones y filtraciones habían partido de una persona de su entorno, reconoció su voz en uno de los audios, pero no las acusaciones, y agregó: “Dejemos que sea el Ministerio Público el fuero encargado de llegar al fondo de esta investigación”, haciendo énfasis en la falta de investigación previa. Con posterioridad, su abogado continuó la defensa por 45 minutos.

Luego de varias horas de debate de parte de las fuerzas políticas con representación parlamentaria, y con discursos ambiguos de varios legisladores que profundizaban la incertidumbre, se votó en contra del pedido de vacancia con 78 votos en contra, 32 votos a favor y 15 abstenciones, asegurando la continuidad del mandatario a cargo del Poder Ejecutivo.

Esta circunstancia solo añade mayor incertidumbre y complejidad al escenario político peruano, que debe enfrentar elecciones generales en el mes de abril de 2021. Dichos comicios definirán al nuevo presidente y a los 130 miembros del Congreso unicameral, quienes tendrán el mandato de recuperar la institucionalidad democrática del país y canalizar las demandas de políticas publicas inclusivas que hoy está requiriendo el pueblo peruano para achicar las brechas de desigualdad históricas existentes.

Dolores Gandulfo es directora del Observatorio Electoral de la Conferencia Permanente de Partidos Políticos de América Latina y el Caribe (COPPPAL) y profesora de Relaciones Internacionales de la Universidad del Salvador (USAL)

Cecilia Introna es licenciada en Relaciones Internacionales (USAL) e investigadora del Observatorio Electoral de la COPPPAL.



MAS NOTICIAS