Un hombre ucraniano salvó su vida en una larga caminata desde Mariupol pero teme por la de su perro

Igor Pedin, de 61 años, junto con su perra Zhu-Zhu caminaron 225 kilómetros por una zona de guerra llena de tropas rusas hasta un refugio seguro, una travesía que deterioró notablemente la salud de su can.

Igor Pedin, de 61 años, junto con su perra Zhu-Zhu tras su épica travesía para salvarse de la guerra. Foto: @TheGuardian
Igor Pedin, de 61 años, junto con su perra Zhu-Zhu tras su épica travesía para salvarse de la guerra. Foto: @TheGuardian

Igor Pedin, de 61 años, es un habitante de la región de Mariupol en Ucrania quien para salvar su vida emprendió una travesía de más de 200 kilómetros a pie hasta llegar a la ciudad de Zaporizhzhia donde encontró refugio.

En su eterna caminata sólo estuvo acompañado de su fiel perra Zhu-Zhu por quién teme ahora que ha logrado salvar su vida.

La hazaña de Pedin fue tan extraordinaria que en uno de los 24 puntos de control que hay entre la sitiada Mariupol y Zaporizhzhia, los propios soldados rusos se reunieron alrededor de él en la oscuridad de la noche para escuchar su historia, metiéndole cigarrillos en los bolsillos y dejándolo pasar deseándole buena suerte.

Al lograr llegar a un refugio relativamente seguro, el ex cocinero de barco dijo que estaba “feliz de estar vivo”, y que no necesitaba asistencia médica, pese a la insistencia de los médicos de Zaporizhzhia.

Por el contrario, dijo que su principal preocupación era su leal compañero canino, a quien la épica caminata le está cobrando una factura bastante cara.

Zhu-Zhu, es una terrier mestizo de nueve años, quien ahora se encuentra junto a su amo en Kiev, la capital de Ucrania, en donde todavía reacciona con miedo ante el silbato de un autobús que frena o cualquier ruido estruendoso. Dice Pedin, que el ruido le recuerda a las bombas de Mariupol.

Según su dueño, el sentido del olfato de Zhu-Zhu quedó dañado por el humo acre de las casas y los tanques en llamas, y apenas está regresando lentamente.

El camino que siguieron Igor y Zhu Zhu de Mariupol hasta Zaporizhzhia
El camino que siguieron Igor y Zhu Zhu de Mariupol hasta Zaporizhzhia

Pero Pedin dice que las patas de su perro se cortaron gravemente al caminar sobre vidrios rotos, caminos llenos de cráteres y el marco oxidado de un puente de 30 metros de altura quemado y roto que los dos tuvieron que atravesar durante su aterradora aventura.

Ahora Zhu-Zhu camina cojeando, y a Pedin le preocupa que su perro parezca estar físicamente más débil cada día.

Espera encontrar un veterinario que lo ayude, pero con poco dinero y confiando en sus padres, Georgy, de 87 años, y Yevdokiya, de 84, para el refugio que tiene, Pedin admite que por ahora es solo una esperanza.

“Está coja de la pata delantera derecha y no me deja ver qué le pasa”, dice Pedin sobre su perro a The Guardian. “Ella siempre me muerde cuando quiero mirar su pata… Zhu-Zhu ahora reacciona muy mal a los sonidos. Cuando escucha sonidos agudos, constantemente se estremece y salta a un lado”.

“Está muy asustada por el sonido de los silbidos. Por ejemplo, cuando pasa un autobús y chirrían los frenos. Ella tiene mucho miedo de eso porque este sonido le recuerda el silbido de las bombas que volaron y explotaron entonces en Mariupol. Y luego tuvo miedo del sonido de los aviones militares en Mariupol. Que voló y lanzó bombas. Así que ella todavía tiene miedo de estos sonidos”, contó Pedin.

La ternura de Pedin hacia su perra es evidente. Él acaricia sus oídos, acariciando pedazos de hierba seca. La pequeña perra, a su vez, gime y llora cuando su dueño no está a la vista. Pedin la había llevado colina arriba en su caminata, y solo le reprochó una vez que Zhu-Zhu no iría más lejos. “Si no caminas, ambos moriremos, tienes que caminar”, le había dicho a la perrita en uno de los últimos días de su viaje.

Ahora amo y mascota están en Kiev, donde se encuentran a salvo, pero la salud de la perrita se está deteriorando.
Ahora amo y mascota están en Kiev, donde se encuentran a salvo, pero la salud de la perrita se está deteriorando.

“El tercer día de caminata, Zhu-Zhu estaba muy cansada”, recuerda. “Periódicamente se sentaba, descansaba y a menudo se lamía las patas doloridas”.

Pedin dice que su perra, la más pequeña de una camada de 12 nacidos en 2013, ha sido una compañera leal, brindándole placer y amor constantes. Él está decidido a obtener la mejor atención para ella. “No puedo imaginar mi vida sin ella”, dice. “Antes de la evacuación, le prometí sacarla con vida de Mariupol y llegar a nuestro destino final. Le dije en nuestra casa antes de que nos fuéramos, ‘Solo ve y canta (como un soldado marchando)’, y caminó hacia la puerta.

“Le prometí que estaría conmigo hasta el final, lo prometí”, dice Pedin.

SEGUIR LEYENDO

TE PUEDE INTERESAR