El primer default de Rusia en un siglo parece inevitable

El Gobierno de Putin embarcó al país en la invasión a Ucrania y lo convirtió en la nación más sancionada del mundo

El presidente ruso, Vladímir Putin (REUTERS)
El presidente ruso, Vladímir Putin (REUTERS)

El primer default de Rusia en un siglo parece ya casi inevitable tras otra semana brutal para las finanzas del país. En primer lugar, el Tesoro suspendió los pagos de la deuda en dólares de las cuentas de Rusia en los bancos estadounidenses, intensificando sus restricciones sobre el país. Luego, cuando se bloqueó un intento de pago en divisas, Rusia incumplió las condiciones de dos bonos al pagar a los inversores rublos en lugar de dólares.

Esto hizo que el reloj de la cuenta atrás se acercara un poco más al impago. Desde que Rusia invadió Ucrania en febrero, Estados Unidos y otros países tomaron medidas contra bancos, empresas y oligarcas. La congelación de las reservas de divisas del banco central desconectó a Rusia del sistema financiero mundial, convirtiéndola en cuestión de días en la nación más sancionada del mundo.

Con el gobierno de Vladimir Putin obstaculizado por los bloqueos de activos y tildado de paria por los países occidentales -política, económica y financieramente-, se ha especulado con que Rusia sólo podría evitar un impago durante un tiempo. Los bonos del país ya cotizan en territorio de riesgo, y los seguros de la deuda sugieren ahora una probabilidad de casi el 90% de que se produzca un impago este año, según las últimas cifras de ICE Data Services.

La última vez que Rusia entró en default fue en 1998, pero sobre deuda interna. El último sobre deuda externa fue tras la revolución de 1917. S&P dijo el sábado que había declarado a Rusia en un impago selectivo después de que utilizara rublos para realizar un pago de un bono denominado en dólares el 4 de abril.

Los bonos en dólares que se pagaron en rublos esta semana tienen periodos de gracia de 30 días, lo que da tiempo al ministro de Finanzas, Anton Siluanov, a encontrar una solución o a defender su argumento de que no se trata de un impago porque técnicamente se hizo. Esta semana dijo que los rublos transferidos en lugar de dólares pueden ser convertidos para los acreedores tan pronto como se alivie la congelación de las reservas.

“Los países occidentales intentan por todos los medios que Rusia declare el default”, dijo Siluanov al servicio de noticias estatal Tass esta semana. También dijo que Rusia utilizará “otros mecanismos” para realizar los pagos.

Mientras tanto, el mundo financiero espera una decisión oficial sobre si se ha producido un default.

Pero no está claro de dónde vendrá esa decisión. Tras una serie de recortes que llevaron a Rusia a la categoría de “basura”, las empresas de calificación están abandonando la cobertura debido a la prohibición de la UE de proporcionar calificaciones al país. Moody’s Investors Service y Fitch Ratings ya se han retirado, S&P Global dijo en su declaración del sábado que respetará la prohibición de la UE del 15 de abril y todas sus calificaciones sobre Rusia fueron retiradas posteriormente.

También está el Comité de Determinaciones de Derivados de Crédito, formado por empresas compradoras y vendedoras que votan si se ha producido un evento crediticio y si se han activado los swaps de impago. El comité ya está revisando una cuestión sobre el posible default del operador ferroviario estatal, que no pagó a tiempo los intereses de los bonos en marzo.

“Si Rusia no consigue organizar una vía de pago a los tenedores de bonos dentro del periodo de gracia y no llegan dólares a las cuentas, entonces se trata de un impago, los CDS se activarán”, dijo Lutz Roehmeyer, director de inversiones de Capitulum Asset Management, con sede en Berlín.

Desde la invasión del 24 de febrero y las amplias sanciones que la siguieron, los deudores rusos han tenido dificultades para hacer llegar los fondos a los acreedores a tiempo. Los departamentos de cumplimiento de los bancos examinaron los pagos con controles adicionales. Al principio, el trastorno se notó más en el sector corporativo, y muchas empresas no han podido pagar sus bonos a tiempo. Esta semana, Sovcombank PJSC se convirtió en el primer banco en decir que no pagará los bonos en moneda extranjera.

Al bloquear el acceso a las cuentas bancarias, torpedeó una exención de las sanciones del Tesoro que había permitido el pago de los bonos desde las cuentas rusas en el extranjero, a pesar de la congelación de las reservas del banco central.

La decisión de bloquear esa vía de pago se produjo tras las informaciones sobre las atrocidades cometidas por Rusia en la ciudad ucraniana de Bucha durante el fin de semana.

Infobae recorrió Bucha tras al masacre (Foto: Franco Fafasuli)
Infobae recorrió Bucha tras al masacre (Foto: Franco Fafasuli)

El objetivo de la medida era obligar a Rusia a recurrir a fuentes de financiación nacionales o a los ingresos en divisas de las exportaciones de petróleo y gas, con lo que se reduciría el efectivo disponible para que el gobierno prosiguiera una invasión que ha destruido ciudades, matado a miles de personas y desplazado a 11 millones.

Impacto económico

El drama del mercado de bonos se desarrolla en un contexto económico distorsionado. Por un lado, la economía está cayendo en una profunda recesión. Por otro lado, los controles de capital han apuntalado un extraordinario repunte del rublo que ha permitido al banco central rebajar los tipos de interés en 300 puntos básicos esta semana en una medida sorprendente.

Aunque los países occidentales se apresuran a reducir su dependencia de las materias primas rusas, el país sigue obteniendo miles de millones de dólares de las exportaciones de petróleo y gas, lo que le permite disponer de mucho dinero por ahora.

Gracias a estos ingresos, el gobierno dice que tiene fondos para pagar a los acreedores. Ha achacado los problemas de pago a la congelación de activos del banco central y a la incertidumbre que la acompaña.

Según Tim Ash, estratega de mercados emergentes de Bluebay Asset Management, no habrá una solución rápida para Rusia porque las sanciones se mantendrán y nadie querrá hacer negocios allí.

“Putin ha cruzado la línea con sus acciones en Ucrania”, dijo. “Rusia estará en default durante quizás una década. Eso significa que no tendrá acceso a los mercados internacionales de capitales, que los costos de los préstamos serán muy elevados -incluso para los chinos-, que no habrá inversiones, que no habrá crecimiento y que el nivel de vida será bajo. Es un panorama terrible para Rusia y los rusos”.

(c) 2022, Bloomberg

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR