Lévy vs Dugin: el filósofo francés acusa de antisemita y racista al mentor intelectual de Putin en un debate imperdible

Hace tres años. los pensadores participaron de un simposio en el que discuten con pasión y mucha altura sus visiones completamente opuestas del mundo moderno. Los momentos más interesantes de la charla

Aleksandr Dugin y Bernard-Henri Lévy
Aleksandr Dugin y Bernard-Henri Lévy

Durante casi medio siglo, el filósofo Bernard-Henri Lévy ha sido uno de los intelectuales públicos más visibles de Francia. Es el filósofo contemporáneo más famoso, provocador y venerado. Recientemente alabó en el dominical de su país, Journal du Dimanche, al presidente ucraniano, Volodimir Zelensky: “Su humor, que no lo abandona ni aunque le lluevan los misiles”.

Zelenski le recuerda a otros luchadores por la libertad que el filósofo ha conocido, que “aprendieron a hacer la guerra sin amarla”. “Este hombre se ha convertido en la pesadilla de Putin. Si le enviamos las armas, aviones y defensas que tanto necesita, puede convertirse en el hombre que acabe con él”, añadió.

Por su parte, Aleksandr Dugin es un intelectual que se ha convertido en una de las grandes influencias de Vladimir Putin. David Von Drehle, en su columna para The Washington Post, describió que “la influencia intelectual de Dugin sobre el líder ruso es bien conocida por los estudiosos cercanos del periodo postsoviético, entre los que a veces se refiere a Dugin, de 60 años, como el ‘cerebro de Putin’. Su trabajo también es familiar para la ‘nueva derecha’ europea, de la que Dugin ha sido una figura destacada durante casi tres décadas, y para la ‘alt-right’ estadounidense”.

Durante los últimos 20 años, es quien creó los relatos necesarios para que el jefe de estado ruso pudiera solidificarse en el poder. Un libro de su autoría, publicado en 1997, titulado Los fundamentos de la geopolítica: El futuro geopolítico de Rusia, afirma: “Los agentes rusos deberían fomentar las divisiones raciales, religiosas y seccionales dentro de Estados Unidos mientras promueven las facciones aislacionistas de ese país. En Gran Bretaña, el esfuerzo de operaciones psicológicas debería centrarse en exacerbar las desavenencias históricas con la Europa continental y los movimientos separatistas en Escocia, Gales e Irlanda. Europa occidental, mientras tanto, debería ser atraída en dirección a Rusia por el atractivo de los recursos naturales: petróleo, gas y alimentos. La OTAN se derrumbaría desde dentro“.

Pero sus puntos de vista completamente diversos ya se enfrentaron tres años atrás.

Fue por invitacióin del Instituto Nexus, una de las organizaciones intelectuales más prestigiosas que mantienen vivo el espíritu del humanismo europeo, que celebró su 25º aniversario en octubre de 2019 con un simposio público, que abrió con un duelo intelectual entre los dos filósofos Bernard-Henri Lévy y Aleksandr Dugin.

Aleksandr Dugin es un intelectual que se ha convertido en una de las grandes influencias de Vladimir Putin
Aleksandr Dugin es un intelectual que se ha convertido en una de las grandes influencias de Vladimir Putin

Comienza el debate Dugin: “Creo que nos acercamos al final de la hegemonía occidental, del dominio estadounidense o del liberalismo global. Me gustaría preguntarle por qué sigue defendiendo este sistema cada vez más abiertamente nihilista, por qué lucha por esta modernidad decadente, en decadencia, y por qué invierte todo su poder intelectual para defenderla”.

“Lucho por la modernidad política, porque significa democracia, libertad, igualdad entre mujeres y hombres, laicismo, etc.”, contesta el francés. “Aunque la modernidad política probablemente esté en crisis, rechazo la idea de su decadencia irreversible y, peor aún, de su desaparición. Y lo rechazo porque creo firmemente que la supervivencia de la democracia liberal es una ventaja para el mundo entero”.

Lévy le dice que ambos piensan de manera opuesta en la mayoría de los temas. “Pero reconozco su importancia, al menos en la escena rusa. Por eso te leo atentamente. Y para mí, la personificación del nihilismo actual eres tú. Y tus amigos. Y la corriente euroasiática. Y el ambiente morboso que llena tus libros. Y la forma en que disuelve la idea misma de los derechos humanos, de las libertades personales, de las singularidades, en algunos grandes bloques de comunidad, grandes religiones, orígenes sagrados”.

“Desafío que el sujeto de la libertad sea el individuo”, contesta Dugin. “Por ejemplo, en nuestra tradición rusa, el sujeto de la libertad o el sujeto humano no es individual, es colectivo. Y eso fue en la época de los zares, eso lo definió la iglesia, después el comunismo. Pero la identidad colectiva siempre fue dominante en nuestra cultura. (...) Solo cuestiono que la única forma de interpretar la democracia es como el gobierno de las minorías contra la mayoría, que la única forma de interpretar la libertad es como la libertad individual, y que la única forma de interpretar los derechos humanos es proyectando un estilo moderno, occidental, versión individualista de lo que significa ser humano en otras culturas”.

Pero Lévy lo contradice: “Soy lo suficientemente amigo de Rusia para saber que lo que acabas de decir sobre el lugar de la subjetividad en la tradición rusa no es cierto. También tienes la tradición de Herzen, de Pushkin, de Turgenev, una parte de Sacharov, toda la gloriosa tradición de los disidentes que lucharon contra el totalitarismo de la Unión Soviética, y que libraron esta lucha en nombre de la individualidad, los derechos del sujeto y los derechos humanos. Ahora bien, ¿qué es la democracia? Es el gobierno de la mayoría y también el gobierno de la minoría. Es una arquitectura muy compleja, que evoluciona a lo largo del tiempo, que se enriquece, y la diferencia entre la democracia y todo tipo de autoritarismo, incluido el de Putin en Rusia hoy”.

Bernard-Henri Lévy ha sido uno de los intelectuales públicos más visibles de Francia
Bernard-Henri Lévy ha sido uno de los intelectuales públicos más visibles de Francia

Y agrega: “La mejor definición de nihilismo la tenemos en nuestra memoria. Es Rusia, con sus 24 millones de muertos durante la Gran Guerra Patriótica. Es Europa, ocupada por el nazismo. Y son los judíos, mi pueblo, casi exterminados, reducidos a la nada por los peores nihilistas de todos los tiempos. Sí, hay una definición verdadera de nihilismo, que es: aquellos que cometieron estos crímenes. Y esta gente, estos nazis, no vinieron del cielo. Provenían de los ideólogos. De Carl Schmitt. De Spengler. De Steward Chamberlain. De Karl Haushofer. Todas las personas que lamento ver que te gustan, y citas, y tomas sus palabras como inspiración. Entonces, para mí, cuando digo que eres un nihilista, cuando digo que Putin es un nihilista, cuando digo que en Moscú hay una atmósfera morbosa de nihilismo (que crea, por cierto, algunas muertes reales: Anna Politkovskaya, Boris Nemtsov y tantos otros, asesinados en Moscú o en Londres), lo digo en serio. Y quiero decir que, por desgracia para esta gran civilización rusa de hoy, hay un viento malo y oscuro de nihilismo en su sentido propio, que es un sentido nazi y fascista, que está soplando en la gran Rusia”.

Dugin, por su parte, dice que el pueblo soviético luchó esta Guerra Patria para detener el fascismo en Europa, en Rusia, y para salvar a todas las personas que sufren en esa situación. “Y culpo fuertemente a todo tipo de racismo. Yo no defiendo eso. Pero el racismo es una construcción liberal anglosajona basada en una jerarquía entre los pueblos. Creo que esto es criminal. Y creo que ahora, el globalismo repite este mismo crimen, porque lo que los globalistas, los liberales, como usted y las personas que apoyan sus ideas, ahora intentan afirmar como valores universales, son simplemente valores modernos, occidentales, liberales. Y ese es un nuevo tipo de racismo; cultural, racismo civilizatorio. Los que están a favor de los valores occidentales, son buenos. Todos los que desafían eso son populistas y están clasificados como fascismo”.

“Cuando dices que creer en valores universales es una nueva forma de totalitarismo, etc., lo siento, pero esto es muy miope”, contraataca Lévy. “Su civilización, la rusa, que venero y respeto, inventó, por ejemplo, a través de Aleksandr Solzhenitsyn, la idea misma de la lucha contra el totalitarismo. En el mismo sentido, Europa también inventó algunas cosas, que son ganancias para toda la humanidad. Por ejemplo, la igualdad de derechos entre mujeres y hombres. Por ejemplo, el derecho de un cuerpo a no ser torturado, a no ser encadenado o esclavizado. Este derecho es universal. La idea no es imponer un patrón a los demás. Es tomar en cada civilización el bien para el resto de la humanidad que inventó. Y uno de esos bienes, en Europa, es la civilización de los derechos humanos, la libertad, la dignidad individual, etc. Esto merece ser universalizado. Esto debe concebirse, salvo si se es racista, como provechoso para toda la humanidad.Ahora, ¿es usted, Sr. Dugin, un racista? Me alegra saber que finges que no te gusta el racismo. Pero no estoy tan seguro de que seas sincero”.

“Leí, hace unos días, un libro suyo llamado La revolución conservadora. Página 256. Y estás hablando, en esta página, de la rivalidad metafísica y la guerra entre arios y judíos. Y dices que esto es un desafío, que esto es un debate, no solo de este siglo sino de todos los tiempos. Por lo tanto, claramente eres antisemita, lo acusa.

Dugin se defiende. ”Tengo muchos amigos en Israel, en círculos tradicionalistas de Israel que comparten mi opinión. Son judíos que creen en Dios. A diferencia de ti, te defines como un judío que no cree en el Dios judío. Para mis amigos, esto sería absolutamente antisemita, porque los judíos son el pueblo de Dios, y esa es la esencia. Así que sin Dios los judíos pierden su esencia, su misión religiosa, su lugar en la historia”.

“La influencia intelectual de Dugin sobre el líder ruso es bien conocida por los estudiosos"
“La influencia intelectual de Dugin sobre el líder ruso es bien conocida por los estudiosos"

Sobre el judaísmo, tienes que revisar tu información. Es un poco más complicado que eso”, lo contradice Lévy. “Ser judío, por supuesto, es tener una relación con Dios. Pero es una relación que se basa en el estudio, más que en el credo. Y esa es, por cierto, la principal diferencia entre el judaísmo y el cristianismo. Y lo que temo cuando te leo, y lo que encuentro cuando te leo a ti y a todos los escritores de esta corriente euroasiática que se supone inspira a Putin, y lo que encuentro tan morboso, tan oliente a muerte y tan nihilista, es el hecho de concebir estas civilizaciones como bloques. Dices que respetas el Islam, respetas la civilización japonesa, respetas la civilización turca, y tal vez a los judíos. Pero con dos condiciones: que cada uno permanezca en su sitio, y que haya la menor comunicación posible entre ellos. (...) Y cuando miras a Vladimir Putin hoy, cuando miras lo que dice cuando se dirige a Europa, cuando se dirige a Estados Unidos, cuando se dirige a los derechos humanos, etc. cuando se dirige a Ucrania, cuando ataca a Ucrania en Crimea, es un discurso de guerra. Entonces, una filosofía de la guerra, una filosofía que considera a las civilizaciones como bloques holísticos en guerra entre sí, tiene como resultado natural una práctica de guerra, que Vladimir Putin implementa hoy”.

”¿Vienes a menudo a los Estados Unidos?”, le pregunta a Dugin, que contesta que ”de vez en cuando, pero ahora estoy bajo sanciones”.

Espero que se le permita volver; descubrirá que en las universidades estadounidenses, nada es más activo que estos departamentos de estudios de la alteridad. Estados Unidos tiene muchos defectos, muchos problemas, pero una de las cosas buenas de Estados Unidos hoy, desde hace mucho, pero hoy más que nunca, es esta atención a la otredad. Por supuesto, esta atención a la otredad también puede tener un lado oscuro y, a veces, es una corrección política obstinada”, y le pregunte: ¿Qué opina de la agresión de su país contra Crimea? ¿Y qué piensa de la agresión contra el este de Ucrania por parte de paramilitares o militares de su país?”.

“Históricamente, a través de la agresión contra los países vecinos, Rusia ha creado Ucrania. Y la última pieza la añadió Stalin, de lo que antes formaba parte del imperio austrohúngaro: Lemberg, o Lwów. Entonces Ucrania es una entidad compuesta que apareció después de la caída de la Unión Soviética. Y existía la posibilidad de crear una identidad ucraniana; tuvo la oportunidad de crear su estructura nacional respetando tanto a las personas que viven allí, en el este de Ucrania como en el oeste de Ucrania, y encontrar un equilibrio. Deberíamos haber liberado el este de Ucrania con Crimea, y deberíamos haber propuesto recrear Ucrania, una Ucrania independiente como puente entre nosotros y Europa, basada en el respeto de ambas identidades. Ese fue el error, que solo tomamos Crimea y el Donbass. Deberíamos haber restaurado y reconstruido Ucrania en su conjunto”.

Veo una pura y rabiosa agresión y violación del derecho internacional, veo un intento de reescribir y revisar la historia, que por cierto, si te entiendo bien, hoy persigues. Cuando dices que Ucrania es un estado nuevo, esto es lo que escuché: ¿cómo puedes decir eso? Ucrania existió antes que Rusia”, cuestiona Lévy. “Ucrania es un país antiguo, más antiguo que Rusia”.

“Es Rusia”, combate Dugin.

Es el filósofo contemporáneo más famoso, provocador y venerado de Francia
Es el filósofo contemporáneo más famoso, provocador y venerado de Francia

Puedes, si quieres, elegir, como el Sr. Trump, tu ‘verdad alternativa’. Pero, por desgracia, los hechos están ahí. Ucrania es una nación antigua. Crimea también. Y Crimea quedó bajo la bota rusa solo debido a un proceso colonial tardío. De todos modos… Las discusiones, sobre estos temas, son tan interminables que lo mejor que podemos hacer, señor Dugin, es respetar, por imperfectas que sean, las leyes internacionales, las leyes que podrían evitar que caigamos en otra catástrofe como la que costó tu pueblo 24 millones de muertos, 24 millones de valientes soldados y civiles destruidos por Hitler, y que tanta ruina le costó a Europa. (...) Y lo que hizo Putin en Crimea va en contra de los intereses de nuestros hijos y nietos”.

“Creo que no podríamos acusar, en esa situación, solo a Putin. Esta es una imagen equivocada. Putin trató de afirmar la voz rusa”, afirma el filósofo ruso.

No se puede encontrar un partido de extrema derecha y neofascista en Europa que no esté al menos bendecido y, en el mejor de los casos, financiado por Rusia. No se puede encontrar una crisis en Europa que no sea alentada por Rusia. No se puede contar el número, en 2014 y 2015, de violaciones del espacio aéreo de Polonia, Lituania e incluso a veces Francia por parte de aviones rusos”.

Luego de varios otros puntos de Debate, Lévy finaliza: “Hay una gran lucha en todo el mundo entre los valores liberales y los valores no liberales. Esta lucha también atraviesa nuestros países. Tienes algunos liberales en Rusia y nosotros tenemos algunos antiliberales en Europa. Y lo que es cierto es que el liberalismo enfrenta el mismo tipo de crisis de credibilidad que enfrentó en la década de 1930 o al comienzo del siglo XX. Pero en esta lucha, señor Dugin, lo confirmo hoy, estaremos en los lados opuestos de las barricadas. Porque para mí, una prensa libre no es totalitarismo. El respeto por las ideas liberales y por la libertad no es otro totalitarismo. El laicismo, los derechos de la mujer no pueden ser colocados, como hicisteis al comienzo de nuestro encuentro, al mismo nivel que el fascismo y el comunismo. Hoy hay un verdadero choque de civilizaciones. Pero no el que mencionas en tus libros, entre el norte y el este y el oeste y el sur y todo eso; hay un choque de civilizaciones en todo el planeta entre los que creen en los derechos humanos, en la libertad, en el derecho a que un cuerpo no sea torturado y martirizado, y los que están contentos con el antiliberalismo y el resurgimiento del autoritarismo y la esclavitud. Y esta es la diferencia entre tú y yo. Lamento haberlo confirmado hoy una vez más”.

Seguir leyendo:

TE PUEDE INTERESAR