La canciller británica Liz Truss acusó a Rusia de fabricar pretextos para invadir el este de Ucrania

Tras las escaramuzas entre separatistas y el Ejército ucraniano, el gobierno de Boris Johnson reportó una “actividad militar inhabitual” en la región y dijo que hay “un intento descarado” del Kremlin para iniciar un conflicto militar

Vladimir Putin (AP)
Vladimir Putin (AP)

La ministra británica de Relaciones Exteriores, Liz Truss, acusó el jueves a Rusia de “fabricar pretextos para una invasión de Ucrania”, mientras el ejército ucraniano y los separatistas prorrusos se acusan mutuamente de bombardeos en el este del país.

“Los informes sobre una actividad militar ucraniana inhabitual en (la región del) Donbás son un intento descarado del gobierno ruso de fabricar pretextos para una invasión”, tuiteó Truss, que en esta jornada visita Kiev.

En las últimas horas creció la tensión en la zona, con nuevas violaciones al alto el fuego y acusaciones cruzadas entre el Ejército y los separatistas prorrusos. Mientras Occidente teme que un ataque de falsa bandera sirva de excusa a Putin para lanzar una ofensiva masiva, los separatistas aseguran que las fuerzas gubernamentales los atacaron. Por su lado, Kiev denunció el bombardeo de un jardín de infantes

Esto está sacado directamente del libro de jugadas del Kremlin”, dijo Truss antes de las conversaciones con los líderes ucranianos en Kiev, y añadió que Reino Unido “seguirá denunciando la campaña de desinformación de Rusia”.

Ucrania y sus aliados occidentales afirman que Rusia ha desplegado una enorme fuerza de invasión potencial en las fronteras del país. Los servicios de inteligencia estadounidenses han acusado a Moscú de intentar crear un pretexto fingiendo una atrocidad.

Brigada insurgente del Donbass, región oriental de Ucrania controlada por fuerzas prorrusas
Brigada insurgente del Donbass, región oriental de Ucrania controlada por fuerzas prorrusas

Truss advirtió este jueves que Rusia podría alargar la crisis durante “meses” para desafiar la unidad de Occidente. Advirtió de los “graves costes económicos para Rusia” si invadía el país, y añadió que sería “inconcebible” que su lucrativo gasoducto Nord Stream 2 hacia Europa siguiera adelante.

Ucrania está en conflicto con los rebeldes en el este del país desde 2014, una guerra que ha cobrado miles de vidas.

Según la OTAN, hay más de 100.000 soldados rusos en la frontera, pero Moscú insiste en que busca una ruta diplomática para resolver sus preocupaciones de seguridad ante la creciente influencia occidental en el este de Europa.

Estados Unidos desestimó el miércoles las informaciones de que Rusia estaba retirando tropas y acusó a Moscú de enviar más soldados.

Actualmente no hay pruebas de que los rusos se estén retirando de las regiones fronterizas cercanas a Ucrania”, apuntó Truss en un artículo de opinión para el Daily Telegraph. Dijo que Moscú “podría alargar esto mucho más en una descarada estratagema para pasar semanas más -si no meses- subvirtiendo Ucrania y desafiando la unidad occidental”. “No podemos permitir que esta situación se convierta en una llaga”, añadió.

El jefe de la inteligencia militar británica dijo a última hora del miércoles que “en contra de sus afirmaciones, Rusia sigue aumentando sus capacidades militares cerca de Ucrania”. “Esto incluye avistamientos de vehículos blindados adicionales, helicópteros y un hospital de campaña que se mueven hacia las fronteras de Ucrania. Rusia cuenta con la masa militar necesaria para llevar a cabo una invasión de Ucrania”, declaró el teniente general Jim Hockenhull.

(Con información de AFP)

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR