El Vaticano defendió a Benedicto XVI tras el informe que critica su encubrimiento de casos de abusos

La entidad católica advirtió contra la búsqueda de “chivos expiatorios fáciles y juicios sumarios” y recordó que el Papa emérito fue el primer pontífice en reunirse con víctimas de abusos

Benedicto XVI cuando era Papa (REUTERS)
Benedicto XVI cuando era Papa (REUTERS)

El Vaticano defendió enérgicamente el miércoles el historial del papa Benedicto XVI en la lucha contra los abusos sexuales del clero y advirtió contra la búsqueda de “chivos expiatorios fáciles y juicios sumarios”, después de que un informe independiente criticó su manejo de cuatro casos de abuso cuando era arzobispo de Múnich, Alemania.

El director editorial de la Santa Sede, Andrea Tornielli, proporcionó la primera respuesta sustancial del Vaticano al informe en un editorial que apareció en el portal de medios del Vaticano, Vatican News. En él, Tornielli recordó que Benedicto fue el primer Papa en reunirse con víctimas de abusos, que había emitido normas estrictas para castigar a los sacerdotes que violaban a niños y había ordenado a la iglesia que siguiera un camino de humildad en la búsqueda del perdón por los crímenes de sus clérigos.

“Todo esto no se puede olvidar ni borrar”, escribió Tornielli.

Los libros que contienen un informe sobre el abuso sexual infantil en la Arquidiócesis de Munich-Freising
Los libros que contienen un informe sobre el abuso sexual infantil en la Arquidiócesis de Munich-Freising

Un bufete de abogados alemán publicó la semana pasada un extenso informe que había sido encargado por la iglesia alemana para investigar cómo se manejaron los casos de abuso sexual en la arquidiócesis entre 1945 y 2019. Benedicto, el ex cardenal Joseph Ratzinger, encabezó la arquidiócesis desde 1977 hasta 1982, cuando fue nombrado presidente de la Congregación para la Doctrina de la Fe del Vaticano.

Los autores del informe criticaron el manejo de cuatro casos por parte de Ratzinger durante su tiempo como arzobispo, y también criticaron a sus predecesores y sucesores por su propia mala conducta al permitir que los sacerdotes depredadores permanecieran en el ministerio.

A través de su secretaria, Benedicto, de 94 años, ha dicho que responderá a los hallazgos a su debido tiempo. Ya reconoció un error editorial en su propia presentación a los investigadores sobre una reunión de 1980 en la que se discutió el traslado de un sacerdote pedófilo a Múnich. Benedicto reconoció esta semana que efectivamente asistió a la reunión, pero negó que en ese momento se discutiera su regreso al trabajo pastoral. Posteriormente, el sacerdote recibió una sentencia condicional por abusar sexualmente de un niño.

Tornielli no hizo comentarios sobre los detalles de ese caso ni de ningún otro, aunque lamentó que “previsiblemente” se haya prestado tanta atención al mandato de cuatro años de Benedicto como arzobispo en los medios. En cambio, se centró en el mandato de Benedicto XVI como prefecto de la oficina de doctrina, de 1982 a 2005, y luego como Papa, de 2005 a 2013, cuando se jubiló.

Mientras era prefecto de la oficina de doctrina, Ratzinger en 2001 ordenó que todos los casos de abuso sexual del clero fueran enviados a su oficina para su procesamiento, después de ver que los obispos de todo el mundo estaban trasladando a los violadores de parroquia en parroquia en lugar de castigarlos bajo la autoridad de la iglesia. Durante los últimos dos años de su pontificado, Benedicto expulsó a casi 400 sacerdotes por abuso.

Tornielli señaló que las víctimas a menudo eran tratadas como “enemigas” de la iglesia, y que Ratzinger ayudó a cambiar esa mentalidad escuchando a las víctimas y pidiéndoles perdón, incluso en contra de los deseos de los conservadores que consideraban los informes de abusos de los medios como un ataque a la iglesia.

El papa emérito Benedicto XVI en junio de 2020 (REUTERS)
El papa emérito Benedicto XVI en junio de 2020 (REUTERS)

“Fue Benedicto XVI, incluso en contra de la opinión de muchos autodenominados ‘ratzingerianos’, quien defendió, en medio de la tormenta de escándalos en Irlanda y Alemania, el rostro de una Iglesia penitencial, que se humilla pidiendo perdón, que siente consternación, remordimiento, dolor, compasión y cercanía”, escribió.

Tornielli señaló que el informe de Múnich no era una sentencia judicial y dijo que solo ayudará a combatir el problema si la información “no se reduce a la búsqueda de chivos expiatorios fáciles y juicios sumarios”.

El actual arzobispo de Múnich, el cardenal Gerhard Marx, dará una conferencia de prensa el jueves para discutir los hallazgos del informe.

(con información de AP)

SEGUIR LEYENDO:

TE PUEDE INTERESAR