Ucranianos a las armas: civiles cerca de la frontera con Rusia se preparan para lo desconocido

Residentes de Kharkiv dijeron que se quedarían en el lugar y lucharían. Mientras, docenas de reservistas aprenden “cómo manejar armas, comportarse en un entorno de batalla y defender ciudades”

Reservistas de las Fuerzas de Defensa Territorial de Ucrania escuchan instrucciones durante ejercicios militares en un campo de entrenamiento en las afueras de Kharkiv, Ucrania (REUTERS/Vyacheslav Madiyevskyy)
Reservistas de las Fuerzas de Defensa Territorial de Ucrania escuchan instrucciones durante ejercicios militares en un campo de entrenamiento en las afueras de Kharkiv, Ucrania (REUTERS/Vyacheslav Madiyevskyy)

En una zona boscosa a las afueras de la capital de Ucrania , Kiev, tropas rusas simuladas emboscan a reservistas del ejército vestidos de camuflaje.

Los aspirantes a soldados ucranianos, que incluyen arquitectos e investigadores en sus filas, devuelven el fuego con réplicas de Kalashnikovs mientras explotan granadas de humo de imitación a su alrededor.

“Creo que cada persona en este país debería saber qué hacer... si el enemigo invade su país”, dijo a la agencia AFP Daniil Larin, un estudiante universitario de 19 años, durante un breve descanso de los ejercicios.

Larin fue uno de los 50 civiles ucranianos que condujeron desde Kiev a una planta de asfalto abandonada de la era soviética en una tarde a fines de diciembre para entrenarse sobre cómo defender su país en caso de una invasión rusa.

Otros se las arreglan por su cuenta. Mariana Zhaglo, investigadora de mercado y madre de tres hijos, compró su propio rifle de caza. “Como madre, no quiero que mis hijos hereden los problemas de Ucrania, o que les transmitan estas amenazas. Es mejor que me ocupe de esto ahora”, dijo a The Sunday Times la mujer de 52 años, mostrando su carabina Zbroyar Z-15 en la cocina de su apartamento en Kiev.

“Nunca he cazado en mi vida. Compré esta carabina después de escuchar a algunos soldados discutir sobre el mejor rifle para conseguir. Si se trata de eso, lucharemos por Kiev; lucharemos para proteger nuestra ciudad. No veo ningún sentido en que los rusos comiencen una guerra y no vengan a Kiev. Si comienza la lucha, vendrán aquí. Kiev es un objetivo principal”.

Vivir cerca de la frontera

Docenas de ucranianos se unieron a las filas de los reservistas (REUTERS/Vyacheslav Madiyevskyy)
Docenas de ucranianos se unieron a las filas de los reservistas (REUTERS/Vyacheslav Madiyevskyy)

Hace apenas unos días, los residentes de Kharkiv, la segunda ciudad más grande de Ucrania, dijeron que esperaban lo mejor pero que se prepararían para lo peor, ya que Rusia reunió a decenas de miles de tropas cerca de las fronteras de Ucrania y las conversaciones diplomáticas no logran avances.

Kharkiv, una ciudad industrial en el este de Ucrania que alberga fábricas de tanques, aviones y tractores, se encuentra a 42 km (26 millas) de la frontera con Rusia. El presidente de Ucrania, Volodymyr Zelenskiy, lo ha identificado como un posible objetivo de un ataque ruso.

Rusia ha negado sus planes de atacar a Ucrania, pero ha presionado a Occidente para obtener garantías de seguridad, incluido un bloqueo para que Ucrania se una a la alianza de la OTAN.

El alcalde de Kharkiv, Igor Terekhov, ha dicho que la ciudad de 1,4 millones de habitantes estará “tranquila y serena” y que no permitirá que nadie la tome. Entrevistados esta semana, algunos residentes dijeron que se quedarían y lucharían, otros podrían mudarse.

No tengo que quedarme en un solo lugar, si sucede algo, puedo trabajar de forma remota”, dijo la gerente de proyecto Daniella Shatokhina.

Ekercicios militares en Kharkiv (REUTERS/Vyacheslav Madiyevskyy)
Ekercicios militares en Kharkiv (REUTERS/Vyacheslav Madiyevskyy)

“Estoy tratando de no pensar en eso. Espero que todo esté bien, espero lo mejor. Es mejor no entrar en pánico antes de tiempo, sino decidir a medida que sucede, pensar en mis pies”.

Otra residente, la subdirectora de marca Anya Vergeles, comparó la situación con la de 2014, cuando Rusia se apoderó de la península ucraniana de Crimea. “Nadie pensó que esto podría pasarle a Crimea. Nadie podía imaginar eso. No quiero creerlo, pero no sabemos qué pasará después”, dijo.

Zelenskiy dijo en una entrevista publicada el viernes que un ataque a Kharkiv era “factible”, aunque un portavoz dijo más tarde que el presidente estaba presentando un escenario hipotético.

Los principales diplomáticos de Estados Unidos y Rusia no lograron avances importantes en las conversaciones sobre Ucrania el viernes, pero acordaron seguir hablando para tratar de resolver la crisis.

El gerente de ventas, Oleksiy Kormylets, dijo que no se iría de Kharkiv sin importar lo que sucediera.

Entrenamiento militar para reservistas en Kharkiv (REUTERS/Vyacheslav Madiyevskyy)
Entrenamiento militar para reservistas en Kharkiv (REUTERS/Vyacheslav Madiyevskyy)

“¿Huir? No. ¡De ninguna manera! Nací aquí. Crecí aquí. Me quedaré pase lo que pase. Y si tengo que unirme a la defensa de la ciudad, lo haré”, dijo.

El programador de TI Anton Sergeev pensó que Rusia podría estar simplemente haciendo ruido de sables y recordó un intento fallido de las fuerzas separatistas respaldadas por Rusia de capturar la ciudad en 2014.

“Ya fueron ‘bienvenidos’ aquí, así que han aprendido que es mejor mantenerse alejados. O volverán a casa en ataúdes de zinc. Y sus madres llorarán”, dijo.

Unirse a la batalla

Docenas de civiles se han unido a las reservas del ejército de Ucrania en los últimos meses, a medida que aumentan los temores de que Rusia, que según Kiev tiene alrededor de 100.000 soldados en su lado de la frontera, esté planeando lanzar un ataque a gran escala.

El ejército de Ucrania , que cuenta con un total de 215.000 soldados, ha estado luchando contra una insurgencia respaldada por Moscú en dos regiones separatistas desde 2014 en un conflicto latente que se ha cobrado más de 13.000 vidas.

Los reservistas ucranianos, que se han disparado a unos 100.000 miembros, han estado aprendiendo “cómo manejar armas, cómo comportarse en un entorno de batalla, cómo defender ciudades”, dijo Larin a la AFP.

“Solo si todos están listos para defender nuestra tierra, entonces habrá una oportunidad” (REUTERS/Alexander Ermochenko)
“Solo si todos están listos para defender nuestra tierra, entonces habrá una oportunidad” (REUTERS/Alexander Ermochenko)

Marta Yuzkiv, una médica de 51 años, cree que el ejército ruso es “muy superior” al de Ucrania y que el riesgo de una invasión a gran escala es “lo suficientemente alto” como para unirse a las reservas.

“Solo si todos están listos para defender nuestra tierra, entonces habrá una oportunidad”, dijo.

Desde que se unió en abril, cuando Rusia desplegó por primera vez alrededor de 100.000 soldados en la frontera de Ucrania, Yuzkiv se ha entrenado durante varias horas todos los sábados para proporcionar medicina táctica, disparar rifles automáticos y desplegar puestos de control.

Mientras el ejército le proporcionaba un uniforme militar, ella gastó su propio dinero en un casco, un chaleco antibalas y gafas tácticas.

Los aprendices son parte de batallones de reservistas creados para proteger Kiev en caso de un ataque a la ciudad más grande de Ucrania.

Un comandante de batallón, Vadym Ozirny, dijo que después de movilizarse en un punto de encuentro, los reservistas se pondrán a trabajar para proteger los edificios administrativos y la infraestructura crítica, además de ayudar a los residentes a evacuar.

“Estas personas deben llegar, recibir armas y cumplir tareas de mando, defender su hogar”, dijo Ozirny a la AFP.

Denys Semyrog-Orlyk, uno de los reservistas más experimentados de la unidad, dijo que está listo para contrarrestar una ofensiva real. “Llevo ocho años viviendo con la idea de que hasta que no le demos un buen golpe en la cara a Rusia, no nos dejarán en paz”, dijo a la AFP el arquitecto de 46 años.

(Con información de Reuters y AFP)

Seguir leyendo:

TE PUEDE INTERESAR