La Guardia Costera italiana rescató a 244 migrantes en una compleja operación nocturna en el Mediterráneo

El operativo tuvo lugar a unos 80 kilómetros de las costas de la región de Calabria. Entre las personas salvadas hay un bebé recién nacido


La Guardia Costera de Italia rescató a 244 migrantes en el Mediterráneo (Italian Coast Guard/Handout via REUTERS)
La Guardia Costera de Italia rescató a 244 migrantes en el Mediterráneo (Italian Coast Guard/Handout via REUTERS)

La Guardia Costera italiana rescató anoche a 244 inmigrantes, entre ellos un recién nacido, en aguas del Mediterráneo, en el marco de una operación de socorro “muy compleja” debido a las condiciones meteorológicas en el mar.

El rescate tuvo lugar a unas 50 millas (unos 80 kilómetros) de las costas de la región de Calabria, la “punta” de la bota italiana, según un comunicado de los guardacostas.

La operación fue “muy compleja” debido al temporal desatado en la noche en esta zona del Mediterráneo y se extendió por casi dieciséis horas.

Finalmente se consiguió salvar a los 244 migrantes que viajaban en un viejo pesquero de madera, entre ellos 41 declarados menores y un recién nacido, que ya ha sido acogido en tierra por los agentes y voluntarios de puerto.

Entre los rescatados había un bebé recién nacido (Italian Coast Guard/Handout via REUTERS)
Entre los rescatados había un bebé recién nacido (Italian Coast Guard/Handout via REUTERS)

En el rescate participaron los guardacostas de la localidad de Roccella Jonica y una nave rumana de la agencia europea para las fronteras exteriores Frontex, que acogió a una parte de los migrantes salvados.

También participó un buque mercante desviado a la zona de rescate para ayudar en la operación.

Por otro lado, la nave de la organización humanitaria Sea Watch con 461 inmigrantes a bordo espera a completar su desembarco en el puerto siciliano de Augusta (sur), porque hasta ayer solo habían bajado a tierra dos mujeres embarazadas.

La ONG explicó que todos los rescatados habían dado negativo en la prueba del coronavirus pero que, aún así, su desembarco procedía muy lentamente.

Anoche denunció que las autoridades habían “interrumpido” el desembarco de cientos de migrantes, a pesar de que muchos presentan precarias condiciones de salud tras pasar más de una semana en el mar, a merced del frío y la lluvia.

El rescate se llevó a cabo a unos 80 kilómetros de las costas de la región de Calabria (Italian Coast Guard/Handout via REUTERS )
El rescate se llevó a cabo a unos 80 kilómetros de las costas de la región de Calabria (Italian Coast Guard/Handout via REUTERS )

En lo que va del año, según datos actualizados el viernes por el Ministerio del Interior, desembarcaron en Italia 62.236 migrantes, el doble que en el mismo periodo del año pasado (32.542) y seis veces más que en 2019 (10.707).

El papa Francisco expresó este domingo su “dolor” por los migrantes muertos el miércoles en un naufragio en el canal de la Mancha, así como por aquellos bloqueados en la frontera bielorrusa o los que se ahogan en el Mediterráneo, y rechazó “cualquier tipo de instrumentalización”.

“Me duelen (...) los que murieron en el Canal de la Mancha; los que están en las fronteras de Bielorrusia, muchos de los cuales son niños; los que se ahogan en el Mediterráneo”, declaró el Sumo Pontífice durante su ángelus dominical en la plaza de San Pedro del Vaticano.

“Cuántos migrantes están expuestos, incluso en estos días, a peligros muy graves, y cuántos pierden la vida en nuestras fronteras”, clamó el Papa. Y agregó: “Renuevo mi más sincero llamamiento a quienes pueden contribuir a resolver estos problemas, especialmente a las autoridades civiles y militares, para que el entendimiento y el diálogo se impongan finalmente a cualquier tipo de instrumentalización “.

El papa Francisco rechaza "cualquier instrumentalización" del drama de los migrantes (EFE/EPA/FABIO FRUSTACI)
El papa Francisco rechaza "cualquier instrumentalización" del drama de los migrantes (EFE/EPA/FABIO FRUSTACI)

Las declaraciones de Francisco se dieron el mismo día en que se realiza una reunión sobre inmigración entre Alemania, Países Bajos, Francia y Bélgica, en la ciudad portuaria de Calais (norte de Francia). El Reino Unido fue excluido de esta reunión por una disputa diplomática con Francia.

La reunión es una reacción al naufragio que costó la vida a al menos 27 personas el miércoles en el canal de la Mancha, escenario diario de travesías de migrantes a bordo de frágiles embarcaciones que buscan llegar a las costas británicas.

El Papa también tuvo unas palabras para los migrantes que quieren atravesar el Mediterráneo para entrar en Europa: “Que son repatriados al norte de África, capturados por los traficantes, que los convierten en esclavos: venden a las mujeres, torturan a los hombres”.

“Los migrantes que se encuentran en estas situaciones de crisis les aseguro mi oración, y también mi corazón: sepan que estoy cerca de ustedes”, añadió.

Con información de EFE y AFP

Seguir leyendo:


TE PUEDE INTERESAR