La justicia de EEUU suspendió una ejecución con un controvertido cóctel letal que puede producir dolor

La Constitución estadounidense prohíbe las “penas crueles e inusuales”, por lo que la muerte del convicto fue suspendida

La Constitución estadounidense prohíbe las “penas crueles e inusuales”, por lo que la muerte del convicto fue suspendida (Foto: EFE)
La Constitución estadounidense prohíbe las “penas crueles e inusuales”, por lo que la muerte del convicto fue suspendida (Foto: EFE)

La justicia de Estados Unidos suspendió este jueves una ejecución en Oklahoma que iba a realizarse con un cóctel letal de sustancias, sospechoso de causar un dolor insoportable a los condenados.

Oklahoma, estado rural y conservador del sur, preveía ejecutar a John Grant, un hombre afroamericano de 60 años condenado a muerte por el asesinato de un trabajador de la prisión.

“El Décimo Circuito hizo lo correcto al bloquear la ejecución del Sr. Grant el jueves”, dijo el abogado Dale Baich en un comunicado al medio KOCO 5. “La orden de hoy debería impedir que el estado lleve a cabo ejecuciones hasta que el tribunal federal de distrito se dirija al ‘experto creíble’ críticas que identificó en los procedimientos de ejecución de Oklahoma. Esos temas serán revisados cuidadosamente por el tribunal en el juicio programado para febrero“.

Su muerte sería causada por la administración de una combinación de tres sustancias que, tras varias ejecuciones fallidas en 2014 y 2015, había llevado al estado a declarar una moratoria de las ejecuciones.

En 2020, las autoridades locales finalizaron un nuevo protocolo y fijaron varias fechas de aplicación en 2021, empezando por Grant (Foto: EFE)
En 2020, las autoridades locales finalizaron un nuevo protocolo y fijaron varias fechas de aplicación en 2021, empezando por Grant (Foto: EFE)

En 2020, las autoridades locales finalizaron un nuevo protocolo y fijaron varias fechas de aplicación en 2021, empezando por Grant.

“El protocolo ha demostrado ser humano y eficaz”, dijo el servicio penitenciario de Oklahoma en un comunicado, que presiona para hacer efectiva la ejecución de Grant, suspendida desde hace seis años.

Pero para su abogado, Dale Baich, hay “serias dudas” sobre el dolor causado por el cóctel letal y su conformidad con la Constitución, que prohíbe las “penas crueles e inusuales”.

“Corren el riesgo de no poder presentar lo que podría ser un reclamo viable de la Octava Enmienda a los tribunales federales antes de ser ejecutados utilizando el método que han impugnado”, escribieron los jueces.

El miércoles, un tribunal de apelación falló a su favor y suspendió la ejecución, pero las autoridades de Oklahoma apelaron inmediatamente ante la Suprema Corte de Estados Unidos para que anulara la decisión.

Vista exterior del edificio del Tribunal Supremo de Estados Unidos, en Washington (Foto: EFE)
Vista exterior del edificio del Tribunal Supremo de Estados Unidos, en Washington (Foto: EFE)

Se espera que el máximo tribunal emita su decisión el jueves. 36 estados de EEUU y el Distrito de Columbia han abolido la pena de muerte o no han llevado a cabo una ejecución en los últimos 10 años, según el Centro de Información sobre Pena de Muerte.

Oklahoma no ha llevado a cabo una ejecución en seis años, desde tres intentos fallidos que terminaron con la muerte de Charles Frederick Warner en 2015. Warner, quien fue condenado por la violación y asesinato de una niña de 11 meses, fue ejecutado usando la droga equivocada, dijeron los funcionarios más tarde.

El año anterior, Clayton Lockett, condenado por asesinato, violación y secuestro, recuperó el conocimiento y levantó la cabeza después de que comenzó el procedimiento de ejecución, solo para morir en aparente angustia menos de una hora después, según muestran los registros judiciales.

(Con información de AFP y Reuters)

SEGUIR LEYENDO:



TE PUEDE INTERESAR