El régimen de China criticó al sector educativo privado y causó una fuerte caída en la bolsa de Hong Kong

Las compañías del área podrían dejar de cotizar en ese mercado, por lo que sus valores se desplomaron. Según las nuevas reglas, las empresas de apoyo escolar deben registrarse como asociaciones sin fines de lucro

Fuerte caída del Hang Seng (EFE)
Fuerte caída del Hang Seng (EFE)

La bolsa de Hong Kong cerró este lunes con una fuerte caída de más del 4%, afectada por la decisión de China de reformar la educación privada para evitar que las compañías del sector tengan ganancias, mientras que las empresas tecnológicas también se vieron impactadas por las medidas contra Tencent.

El índice Hang Seng se hundió 4,13%, o 1.129,66 puntos, hasta los 26.192,32. De su lado, el índice de referencia de la bolsa de Shanghái cayó 2,34% hasta los 3.467,44 puntos, mientras que la de Shenzhen, la segunda más importante de China, perdió 2,28%, a 2.411,81 puntos.

Según nuevas reglas publicadas el sábado por el gobierno chino, las empresas de apoyo escolar deberán a partir de ahora registrarse como asociaciones sin fines de lucro. Además, ya no podrán impartir clase los fines de semana y días feriados ni durante las vacaciones escolares.

Obsesionados con que sus hijos tengan éxito, los padres chinos suelen gastarse importantes sumas en las actividades de refuerzo escolar, lo que dio lugar al nacimiento de verdaderos gigantes en el sector educativo, y algunas de estas empresas cotizan incluso en Estados Unidos. Pero en China cada vez se critica más la excesiva carga de trabajo de los estudiantes y los costes prohibitivos de la educación.

El sector tenía un valor de 260.000 millones de dólares en 2018, impulsada por un sistema muy competitivo que va desde el jardín de infantes hasta la universidad, según la consultora L.E.K. Consulting.

Escolares en Shenzhen, Guangdong (Reuters)
Escolares en Shenzhen, Guangdong (Reuters)

Analistas de JP Morgan Chase dijeron que si por el momento no es seguro de que las compañías puedan continuar cotizando en bolsa, la nueva reglamentación hace que sus acciones no sean atractivas para la inversión.

Una muestra de esto: la compañía New Oriental Education & Technology Group perdió casi la mitad de su valor en Hong Kong y se hundió 41% el viernes en medio de la especulación sobre la movida gubernamental que surgió en las redes sociales. Koolearn Technology cerró con una caída del cerca del 33% y China Maple Leaf Educational Systems cedió en torno del 10%.

Las nuevas medidas, que buscan aliviar la sobrecarga de trabajo de los escolares chinos y la presión financiera de sus padres, coincidieron en un contexto de desaceleración de la economía, que ha llevado a Beijing a querer impulsar la natalidad.

El gasto que acarrean los hijos es una de las principales razones que disuaden a las parejas jóvenes chinas de tener niños.

El endurecimiento de las normas en el sector educativo recuerda al emprendido en el ámbito de la tecnología, donde una legislación relativamente laxa de los datos y la ausencia de competidores extranjeros permitió la formación de gigantes locales. En los últimos meses, el régimen chino se ha mostrado más firme y ha iniciado varios procedimientos contra pesos pesados del sector, a los que pidió que “rectifiquen” unas prácticas toleradas hasta entonces.

Alibaba, el gigante chino del comercio en línea, fundado por el multimillonario Jack Ma, fue condenado en abril a pagar una multa de 2.700 millones de dólares (2.300 millones de euros) por entorpecer la competencia.

Didi, líder en el mercado de la reserva de vehículos con conductor (VTC) en China, está siendo investigado por su sistema de recolección de datos privados. Unos contratiempos que llegaron después de Didi recaudara 4.400 millones de dólares (3.700 millones de euros) durante su salida a bolsa en Nueva York -que el gobierno chino no veía con buenos ojos- a finales de junio.

Por su parte, el mastodonte de internet Tencent ha sido la última empresa en el punto de mira de Beijing. El grupo, líder indiscutible en China en el mercado de la música en “streaming”, fue atacado el sábado por el regulador, que lo acusó de prácticas contrarias a la competencia y le instó a renunciar a sus derechos musicales exclusivos. El lunes, el título de Tencent perdió un 7,7% en la Bolsa de Hong Kong.

(Con información de EFE y AFP)

SEGUIR LEYENDO: