Detuvieron en Alemania a un científico sospechoso de espiar para Rusia

Los investigadores creen que se reunió al menos tres veces con un miembro de la inteligencia rusa entre octubre de 2020 y este mes. En dos ocasiones presuntamente transmitió información de la universidad en la que trabajaba. Se sospecha que aceptó dinero en efectivo a cambio de sus servicios

EFE/EPA/IAN LANGSDON
EFE/EPA/IAN LANGSDON

La policía alemana arrestó a un científico ruso que trabajaba en una universidad no identificada, acusándolo de espiar para Moscú, dijeron los fiscales el lunes, en un caso que corre el riesgo de inflamar aún más las tensiones bilaterales.

Los fiscales federales dijeron en un comunicado que el sospechoso, identificado solo como Ilnur N., había sido detenido el viernes bajo sospecha de “trabajar para un servicio secreto ruso desde principios de octubre de 2020 a más tardar”.

Ilnur N. estuvo empleado hasta el momento de su arresto como asistente de investigación para un departamento de ciencias naturales y tecnología en la universidad alemana anónima.

Los investigadores alemanes creen que se reunió al menos tres veces con un miembro de la inteligencia rusa entre octubre de 2020 y este mes. En dos ocasiones presuntamente “transmitió información del dominio de la universidad”.

Se sospecha que aceptó dinero en efectivo a cambio de sus servicios.

Las autoridades alemanas registraron su casa y su lugar de trabajo durante el arresto.

El sospechoso compareció ante un juez el sábado que lo puso bajo custodia.

“Completamente inaceptable”

Ni el gobierno alemán ni el ruso hicieron ningún comentario inmediato sobre el caso.

Sin embargo, Moscú está en desacuerdo con varias capitales occidentales después de una acumulación de tropas rusas en las fronteras de Ucrania y una serie de escándalos de espionaje que han resultado en expulsiones diplomáticas.

Italia dijo este mes que había creado una agencia nacional de ciberseguridad tras las advertencias del primer ministro Mario Draghi de que Europa necesitaba protegerse de la “interferencia” rusa.

La medida se produjo después de que la policía sorprendiera con las manos en la masa a un capitán de la marina italiana mientras vendía documentos militares confidenciales filtrados desde su computadora a un funcionario de la embajada rusa.

Walter Biot, el oficial de la Marina italiana que le entregó documentos top secret a los rusos
Walter Biot, el oficial de la Marina italiana que le entregó documentos top secret a los rusos

Los líderes de nueve países de Europa oriental condenaron el mes pasado lo que denominaron “actos agresivos” rusos que citan operaciones en Ucrania y “sabotajes” presuntamente dirigidos a la República Checa.

Varios países de Europa central y oriental han expulsado a diplomáticos rusos en solidaridad con Praga, pero Rusia ha calificado las acusaciones de su participación como “absurdas” y respondió con expulsiones de ojo por ojo.

El último caso de espionaje también se produce en un momento de relaciones muy tensas entre Rusia y Alemania en varios frentes, incluida la detención en curso del crítico del Kremlin Alexei Navalny, quien recibió tratamiento en Berlín después de un envenenamiento casi fatal.

Además, el gobierno de la canciller Angela Merkel ha trabajado para mantener un régimen de sanciones por la anexión de la península de Crimea por parte de Moscú, escenario de la lucha en curso entre los separatistas pro-Rusia y las fuerzas locales.

Y Alemania ha acusado repetidamente a Rusia de ciberataques en su territorio.

El incidente de más alto perfil atribuido a los piratas informáticos rusos hasta la fecha fue un ciberataque en 2015 que paralizó por completo la red informática de la cámara baja del Parlamento Bundestag, obligando a toda la institución a desconectarse durante días mientras se reparaba.

Los fiscales alemanes presentaron en febrero cargos de espionaje contra un hombre alemán sospechoso de haber pasado los planos del parlamento a los servicios secretos rusos en 2017.

El ministro de Relaciones Exteriores, Heiko Maas, dijo la semana pasada que Alemania esperaba ser el objetivo de la desinformación rusa en el período previo a sus elecciones generales en septiembre, calificándolas de “completamente inaceptables”.

Rusia niega estar detrás de tales actividades.

A pesar de las críticas internacionales, Berlín ha seguido adelante con sus planes para terminar el gasoducto Nord Stream 2, que duplicará los suministros de gas natural de Rusia a Alemania.

(Con información de AFP)

SEGUIR LEYENDO: