Un preso político murió en una cárcel de Irán

Sasan Niknafs cumplía una condena de cinco años. Su abogado dijo que en “repetidas ocasiones” había advertido a las autoridades de que su cliente no se encontraba en óptimas condiciones, pero que aún así le denegaron un permiso para salir

El preso político Sasan Niknafs
El preso político Sasan Niknafs

Las autoridades penitenciarias iraníes confirmaron la muerte de un preso político que estaba enfermo tras sufrir convulsiones bajo custodia, entre críticas de que el estado de salud del detenido no permitía su estancia en la cárcel.

El fallecido, Sasan Niknafs, fue detenido a finales de 2019 y condenado a cinco años de prisión por cargos de reunión y colusión contra la seguridad nacional, propaganda contra el sistema de la República Islámica e insultos contra el líder supremo Alí Jamenei.

La Oficina General de Prisiones de Teherán informó en un comunicado publicado el lunes por la noche que Niknafs fue enviado al centro de salud de la cárcel tras sangrar por la nariz y la boca el pasado sábado.

“Tras el diagnóstico de disminución del nivel de conciencia”, en 20 minutos fue trasladado al centro de salud central, indicó la Oficina, que defendió que fue atendido por un médico especialista en urgencias.

Foto de archivo de una cárcel en Irán
Foto de archivo de una cárcel en Irán

Después del tratamiento, “su estado general era favorable y su estado físico mejoró”, según la nota oficial, que agregó que Niknafs reconoció que había tomado “unas pastillas” proporcionadas por otro preso.

Tras sufrir convulsiones, fue trasladado al hospital Firuzabadí de Teherán, donde falleció.

El abogado de Niknafs, Alí Sharifzadeh, escribió el lunes en su cuenta de Twitter que en “repetidas ocasiones” advirtió a las autoridades de que su cliente estaba “enfermo”.

El letrado también dijo que había pedido que le dieran a su cliente unos días de permiso debido a su enfermedad pero que las autoridades penitenciarias no aceptaron.

Tras la confirmación de su muerte, numerosos internautas iraníes han denunciado lo sucedido y el trato otorgado a presos como Niknafs, quien al parecer fue detenido tras publicar en redes sociales contenido a favor de la depuesta monarquía iraní.

“La muerte de Sasan Niknafs por la indiferencia de las autoridades ante su intolerancia al castigo podría ser un asesinato deliberado”, afirmó el abogado iraní de derechos humanos Saíd Dehqan en su cuenta de Twitte

(Con información de EFE)

SEGUIR LEYENDO: